Actualidad

Iñaki Urdangarin podría vivir en Abu Dabi junto al rey Juan Carlos cuando salga de prisión

Iñaki Urdangarin está a un paso de recibir el tercer grado, lo que le dejaría a las puertas de la libertad, que podría conseguir en un año y medio o, como mucho, dos. Una vez abandone la prisión de Brieva, en Ávila, el marido de la infanta Cristina podría comenzar una nueva vida en Abu Dabi junto al rey Juan Carlos, según cuenta la periodista Pilar Eyre.

En tierras árabes contaría con la ayuda del jeque de Abu Dabi, Hamed Bin Ahmed, que estaría dispuesto a ofrecerle un trabajo a petición del rey emérito en la importante entidad financiera que dirige, Al Farida Investments. Hay que recordar que Urdangarin ha cursado Ciencias Empresariales, es licenciado en ADE y tiene un máster en negocios en Esade.

No sería el primer favor del jeque de Abu Dabi a la infanta Cristina y su esposo. Cuando ellos se trasladaron a Washington, Hamed Bin Ahmed alquiló su casa en Barcelona durante un año por 432.000 euros. El jeque nunca llegó a ocupar la vivienda, dejando patente así que se trató de un favor al matrimonio, ya que con ese dinero consiguieron pagar los gastos de la hipoteca. Para agradecerle el gesto, Cristina de Borbón acudió al gran premio de Fórmula 1 de Abu Dabi, donde coincidió con Corinna Larsen.

Lea también - Iñaki Urdangarin, tras el tercer grado: sabemos dónde vivirá y en qué trabajará

Tampoco es la primera vez que Urdangarin planea trasladarse a tierras asiáticas. En el año 2013, Valero Rivera, seleccionador del combinado de balonmano de Qatar, le ofreció un puesto como segundo entrenador. Finalmente, el exduque de Palma se vio obligado a declinar la oferta por el escándalo del caso Nóos. Oficialmente se dijo que rechazó el propuesta porque "no tenía el título de entrenador".

Lea también - La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin retoman su vida conyugal con el tercer grado

De mudarse a Abu Dabi, el cuñado del rey Felipe VI no se iría solo. Junto a él viajaría su mujer, que podría pedir una excedencia en su trabajo en la fundación Aga Khan, amigo del emérito, después de unos años agotadores. También les acompañarían sus hijos menores, Irene y Pablo. Todos ellos se reunirían con don Juan Carlos, en el caso de que continuara allí. El emérito sigue teniendo debilidad por su yerno, que pese a todo le sigue apoyando y teniendo en buena estima.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud