elEconomista.es

Esther Doña vende su primera exclusiva a cinco meses de la muerte de Carlos Falcó

2/09/2020 - 12:10

Esther Doña no olvidará jamás aquel 20 de marzo, en pleno confinamiento, cuando la muerte se llevó a Carlos Falcó, a sus 83 años recién cumplidos, por culpa del maldito coronavirus: "No me pude despedir ni cogerle de la mano", declara en la revista Hola, donde ha vendido una exclusiva, dicen que muy bien pagada, cinco meses después de quedarse viuda y como aperitivo de su anunciado desembarco en TVE, donde concederá su primera intervención televisada y colaborará como comentarista de la crónica social.

La marquesa viuda de Griñón, de 42 años, tiene que vivir, y una de sus fuentes de ingresos es hablar de su vida privada y ahora parece que las de los otros, aunque llega a un programa de corazón blanco, amable y alejado del griterío de otro tipo de espacios más dados al griterío, a la bronca y al famoseo de la llamada realidad paralela, repleta de advenedizos, restos de realitys y otra fauna barata y maleable pero eficaz de cara a la audiencia.

Lea también: Esther Doña se pone a trabajar: la viuda del marqués de Griñón ficha por TVE y concede su primera entrevista televisada

La marquesa viuda de Griñón, a cambio del importe en el que ha fijado el valor de airear sus emociones y sentimientos, dice que estos meses han supuesto para ella "la peor época" de su vida. "Perder a tu marido es una de las peores cosas que pueden pasar en la vida. Pero perderlo de esta manera, sin poderte despedir, sin poder cogerle la mano, sin esperarlo... es terrible", lamenta recordando con dolor que no pudo despedir a su marido debido a que ella también estaba infectada por la Covid-19, enfermedad que apagó la vida del marqués de forma repentina pese a que él le había prometido estar "por lo menos" 15 años más a su lado.

Esther pasé el duelo en soledad, confinada en el palacio El Rincón, el fue su hogar conyugal, embadurnada de recuerdos como, aquel del Marqués probando en su cuerpo los beneficios de su famoso aceite terapéutico. "Estaba rodeada de sus cosas, de sus viñedos, que tanto amaba. Cada día salía a pasear y me hacía creer que en cualquier momento aparecería por casa", dice evocando sus primeros días como viuda. Hasta que no pudo resistir la presión de esas paredes que habían sudo testigos de sus años de pasión con el padre de Tamara Falcó, a quien nunca importó la diferencia de edad interestelar que les separaba, y por la que fueron tan criticados. 

Lea también: Esther Doña: viaje a los barrios de Málaga que conocen su misterioso pasado

Esther sostiene que la presencia del marqués, en cada estancia, en cada objeto, en los olores, en sus pensamientos, la ahogaba y que por iniciativa propia abandonó la que fue su casa: "Eran demasiados recuerdos, una casa demasiado grande y sentía mucha inseguridad allí viviendo sola", revela al semanario que le dedica la portada.

Hablando por vídeoconferencia

Esther desnuda lo más hondo de sus sentimientos en Hola y dice que cuando supo que se iba su marido sin remedio ella se negó a aceptarlo como una "niña caprichosa". "Pensaba que si no lo aceptaba, no sucedería. Estuvimos hablando por videoconferencia hasta unas horas antes. Él estaba mal, pero con el mismo ánimo que tanto le caracterizaba", confiesa. "¡Teníamos todos los planes del mundo! Me lo iba recordando desde el hospital. Por eso yo no podía creer que Carlos ya no volvería. Era imposible de aceptar para mí", lamenta la marquesa viuda de Griñón.

Relación con los hijos de Carlos

Sobre la situación con los hijos del marqués, la modelo malagueña afirma que "está todo bien", y desvela que la herencia del marqués ha quedado como su marido "quiso en su momento". Además, asegura que Carlos decidió "hace mucho tiempo" nombrar a Tamara Falcó como marquesa de Griñón "por orden de sucesión".

Hay que comer

El dolor y las emociones no dan de comer, salvo que se compartan en una revista que pague por ellas, o en una televisión. Y Esther, como la mayoría de los mortales, debe pagar las facturas. Su modus vivendi pasa por un piso de su propiedad (además del que ella habita) que tiene alquilado al noroeste de Madrid, algún bolo como modelo, como los que hace con Rosa Clarà, que vive una temporada muy complicada por la anulación masiva de bodas, sus exclusivas, y su fichaje en La 1, hasta donde sabemos. "Mi colaboración es sobre actualidad, llevaré contenidos de tema social que a todos nos interesan", explica. Asegura que todo su entorno la animó trabajar en TVE. Esther Doña, que hablará de moda, belleza y crónica social, tiene la esperanza de que este trabajo, además de reportarle unos 1.200 euros al mes, le ayude que los espectadores la conozcan mejor: "En mi tiempo con Carlos se ha podido ver un poco de mí, y eso a veces puede dar una imagen errónea de cómo es la persona, porque siempre es de forma más superficial". 

Ver esta publicación en Instagram

Esther Doña, la marquesa viuda de Griñón, concede a ¡HOLA! la primera entrevista de su nueva vida y nos habla de su duros momentos y sus grandes proyectos. En exclusiva, Alejandro Sanz y Raquel Perera ponen fin a su guerra y firman un acuerdo de divorcio. Claudia Schiffer celebra con ¡HOLA! sus fabulosos cincuenta años y nos descubre en exclusiva el secreto de su éxito. El divorcio de Paloma Cuevas y Enrique Ponce será de mutuo acuerdo, manteniendo el cariño que les une tras veinticuatro años de matrimonio. Y además... toda la actualidad de la semana y noticias y reportajes que te sorprenderán. ¡No te quedes sin tu revista! ????? #hola #revistahola #estherdoña #alejandrosanz #raquelperera #enriqueponce #palomacuevas #claudiaschiffer #portada #actualidad #noticias #revista

Una publicación compartida de Revista ¡HOLA! (@holacom) el







Comentarios 0