elEconomista.es

Enrique Ponce defiende a Paloma Cuevas y asegura que no pedirá la nulidad matrimonial

19:30 - 30/08/2020

Enrique Ponce confirmaba este domingo, punto por punto, todo lo adelantado por Informalia respecto de su situación actual con Paloma Cuevas y sus planes de futuro con Ana Soria: no piensa pedir la nulidad matrimonial, su relación con la madre de sus hijas es buena y el romance con la estudiante empezó hace meses, cuando ya había convenido con Paloma el fin de su relación, y no hace más de una año, como habían especulado en algunos medios.

Respecto del proceso de separación y divorcio de Paloma no ha dicho nada, aunque fuentes cercanas a la hija de Victoriano Valencia aseguran que no se ha formalizado aún, si bien hay un despacho matrimonialista de Madrid que defiende los intereses de ella, y otro distinto que representa los del torero. Eso no significa que, una vez limados determinados aspectos relativos al reparto de bienes y la custodia de las dos menores, los cónyuges puedan llegar a un acuerdo. Ésa es su voluntad al menos.

Lea también: Paloma Cuevas desvela sus ilusiones actuales y resalta el amor infinito hacia sus hijas: "Las tres somos una"

La buena relación entre Paloma y Enrique, confirmada una vez más por el diestro en el programa de Telecinco Viva la vida, juega a favor de la consecución del perseguido acuerdo, si bien hay que fijar determinados puntos que aún no están cerrados.

Toñi Moreno

Enrique Ponce mandaba un comunicado en defensa de Paloma Cuevas a Telecinco, probablemente la cadena donde más zascas se han llevado tanto él como Ana Soria: al mismo espacio, donde, por ejemplo, fue a hablar previo pago el anterior novio de la estudiante. Toñi Moreno habló con Enrique Ponce y contó su conversación. El torero se muestra con la periodista muy preocupado porque cree que en algunos medios se ha dado la impresión de que Paloma ha sido una persona que ha vivido de él, cuando él insiste en que eso no es cierto.

Ponce quiso dejar claro que la relación con Paloma es maravillosa, que hablan constantemente, y que no es verdad lo que se ha dicho en ciertos medios sobre que la relación estaba rota desde hace dos años.

Dijo que hace cinco meses que Paloma y él se sentaron después de darse un tiempo y hablar con las niñas tranquilamente. El diestro da a entender que sus hijas han visto una relación de dos personas que se respetan y se quieren, que ni Palomita ni Bianca han notado ninguna discrepancia entre ellos.

La niña se entera de la ruptura

La mayor, de doce años, se enteró porque le mandaron un pantallazo de una revista, en la que salía su padre, según relató Toñi Moreno. Admite Ponce que lo están pasando mal pero incide en que lo importante es que la relación entre ellos es buena.

El diestro recordó en su contacto con Telecinco que Paloma ha tenido su propia trayectoria profesional, su carrera. Que estudió, que empezó una relación de 28 años con Enrique Ponce cuando ella tenía 18 años.

El torero recuerda que durante la relación (antes de casarse), él siguió con su trayectoria taurina pero que ella se fue a Boston e hizo la carrera de Económicas y un máster. También quiso insistir Ponce ante Toñi Moreno en que Paloma ha tenido sus empresas en estos años,. Enrique hizo hincapié en que Paloma le ha ayudado mucho a él en sus finanzas. Y que no solamente no ha dependido de él, sino que ha sido pieza fundamental en sus negocios.

Según el relato de Ponce, Paloma está especialmente dolida porque ella no es derrochona, como se ha dado a entender en algu

ún medio, y que por ejemplo tiene el mismo coche desde hace 20 años o que ha ido a cuatro fiestas. Ponce recuerda también que se conocían desde niños, y que tardaron diez años en tener hijos porque hablaron de que el torero se podría retirar a una determinada edad y pensaron en tener una familia a partir del momento en que dejara de jugarse la vida en los ruedos.

Pero finalmente, por la razón que sea, que no explicó, Enrique no se pudo retirar de los toros, y eso tuvo como resultado que seguía siendo un padre ausente por sus compromisos taurinos. La cuestión es que Paloma y Enrique, tras intentarlo todo, decidieron separarse porque realmente había una familia donde el padre no estaba, porque estaba todo el día trabajando y eso al final suponía desgaste.

No es verdad que hace dos años esta relación estuviera rota, como ya adelantó Informalia. Por ejemplo, se puede demostrar que Ponce le hizo un regalo (una joya) a su mujer por el 20 aniversario, o que se iban a volver a casar, renovando sus votos. Y que fue entonces cuando ocurrió la tragedia: se murió el hermano de Paloma. La realidad es que el año pasado estaban juntos. Paloma es quien, en el hospital, cuando Enrique tuvo una lesión de rodillas, dormía con él, a su lado. 

Comunicado

Ante las últimas informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación, aclaramos que se está especulando de manera continuada sobre la vida de Enrique y Paloma con informaciones que no se corresponden con la realidad, que Paloma Cuevas es independientemente económicamente, y con experiencia propia en el ámbito laboral y empresarial, que se tomarán las acciones legales oportunas sobre los medios de comunicación que viertan informaciones falsas, y mandamos este comunicado para que se deje de especular sobre sus vidas, y sobre todo, sobre sus hijas, que son menores de edad.

Nulidad

También se dijo en Viva la vida que nadie tiene intención de pedir la nulidad eclesiástica. Paloma ha estado 28 años esperando a su marido en su casa o en el hotel rezando cuando toreaba. Ella se casó para toda la vida. Y ninguno de los dos tiene intención de pedir la nulidad eclesiástica.

Corrida en Mérida

Por otra parte, Ponce toreó este fin de semana en Mérida. Enrique Ponce ya aprendió que el uso de la mascarilla es obligatorio en espacios públicos, pero aun le queda un largo camino que recorrer si quiere cumplir con exhaustividad todas las medidas anti-covid-19. De momento, el ex de Paloma Cuevas y novio de Ana Soria vuelve a suspender al no respetar la distancia social en espacios cerrados, dice Europa Press en una una nota

Celebraba una corrida en Mérida y, tras llegar al hotel una hora tarde perdiéndose la entrevista que tenía concertada con un medio taurino, Enrique no dudó en subirse a un ascensor junto a su cuadrilla al completo. La imagen que nos dejó el diestro de Chiva con cuatro personas más en el reducido habitáculo es la ilustración viva de la conocida expresión "como sardinas en lata". Y así, como las primas de las anchoas y los arenques se presentan en el cotidiano embalaje subió Enrique Ponce a sus aposentos emeritenses para iniciar el rito de 'calzarse' el traje de torero antes de ir a la plaza.

En esta ocasión no contaba con la presencia de Ana Soria entre el público, pero esto no fue óbice para que el torero, entre faena y fanea, estuviera muy pendiente de su teléfono móvil. Seguramente comentándole en tiempo real a su amor el devenir de la corrida y lo mucho que la echaba de menos en el tendido.

A pesar de las duras críticas recibidas por el cambio radical que ha dado su vida sentimental en los últimos meses y la exposición que de ella hace, Enrique Ponce sigue contando una ingente multitud de seguidores, quienes se encargan de que las preguntas sobre su vida privada, planes de boda y divorcio con Paloma Cuevas incluidas, no perturben, molesten y atormenten al diestro.







Comentarios 0