elEconomista.es

Paloma Cuevas desvela sus ilusiones actuales y resalta el amor infinito hacia sus hijas: "Las tres somos una"

29/08/2020 - 10:43

Hay que ser mucha mujer para aguantar, siendo la esposa del protagonista, los embates mediáticos constantes de la que ha sido y es la pareja del verano. Pero Paloma Cuevas tiene alma y fuerza para eso y para mucho más. Y encima lo hace con clase, y sobre todo con educación. Un vídeo compartido en su cuenta de Instagram da pistas de cómo se encuentra y a qué se agarra. Y la conclusión más importante es que en esta cordobesa guapa no hay odio ni despecho, y sin embargo está llena de amor: a sus hijas y a su tierra. Lo demás llegará.

Enrique Ponce no tiene la culpa de que su corazón dejara de sentir los latidos del de su mujer, ni de que llegara el amor de la mano de una joven de 21 años llamada . Si acaso, el torero valenciano podría haber tenido algo de consideración a la hora de exhibir hasta el empalago sus interminables gestos de amor hacia la estudiante. Por respeto a la mujer con la que sigue casado y a sus hijas, una de ellas adolescente, podía haber amado a su novia almeriense sin necesidad de convertir sus apasionados encuentros en una verbena de fotografías, carantoñas, posturas y besos en la boca que luego se paseaban de forma deliberada por el guiñol de las Redes Sociales para que todo el mundo fuera testigo de su desatado romance.

Lea también: Desmienten que Enrique Ponce y Ana Soria tuvieran una bronca a gritos por Paloma Cuevas

Pero no se trata en cualquier caso de juzgar a Ponce sino de alabar la admirable actitud de Paloma Cuevas. Ni un mal gesto, ni una mala palabra, ni el menor atisbo de descalificación hacia su marido ni hacia la amante del diestro.

Mientras Ponce han estado disfrutando de las playas de Almería, con Ana Soria, en un barco, en un cocodrilo hinchable, en un restaurante, en otro, en un tentadero, Paloma permanecía con sus hijas y sus padres, no demasiado bien de salud, en la Finca Cetrina de Jaén, con alguna visita esporádica a Madrid.

Lea también: Enrique Ponce da órdenes a sus abogados para que agilicen su divorcio de Paloma Cuevas: quiere casarse cuanto antes con Ana Soria

Se dice en algunos medios que Paloma Cuevas pedirá la custodia de sus hijas y el domicilio conyugal, es decir la casa del matrimonio en el Paseo de Moret, pero ella no ha hecho ninguna declaración pública. Pasa sus vacaciones en Jaén. Y desde allí ha compartido un vídeo lleno de vida, de hermosura, positivo y repleto de amor, amor de madre y amor a su tierra.

Ver esta publicación en Instagram

no rush, September ?????

Una publicación compartida de Ana (@anasoria.7) el

Desvela Paloma en el vídeo que recupera, francamente bonito, que sus ilusiones ahora son sus caballos, su Córdoba ("Os comparto el aire de mi Córdoba"), y sobre todo sus hijas. "Mis niñas", dice, "mi vida", "Las tres somos una", "Os amo con toda mi alma chiquitinas", dice con toda la fuerza que le queda, que parece que es mucha.

Las cien palabras de Paloma, concedidas a su querida revista Hola, confirmaron al principio del verano que estamos ante una señora de los pies a la cabeza. 

Aquella mujer de 31 años que lució el icónico modelo de Eduardo Ladrón de Guevara en la boda de Felipe y Letizia, pasando por la izquierda a toda la sangre azul a este lado del Danubio, es hoy la mujer con la que todo cronista de la cosa rosa quería hablar. Y Paloma habló; cambió la elegancia del silencio, que es la fácil pero también la cobarde, por la elegancia valiente de dar la cara sin perder la compostura.

Lea también: Enrique Ponce y Ana Soria se reencuentran tras el confinamiento: primera imagen juntos

"Son momentos dolorosos", dijo. "Los que nunca me hubiera gustado protagonizar. Momentos difíciles en los que encuentro la fuerza en el amor de mis hijas y el cariño de mi familia", expresó para explicar lo que ahora confirma de nuevo: en primer lugar, que vive por los suyos, especialmente por las niñas. "Me refugio en una profunda fe y en la prioridad absoluta de intentar, por todos los medios, que esta situación tan desbordante no afecte a mis niñas. Quiero que la felicidad de mis hijas continúe como hasta ahora", dijo.

.

Frente a la jovencita que admira a Ponce (y viceversa) Paloma Cuevas permanece, no inalterable, porque es imposible, pero sí elegante. "Jamás voy a hablar mal de su padre. Nunca voy a decir nada negativo de él. Hemos tenido un matrimonio precioso durante 24 años, y un amor muy real, muy verdadero".







Comentarios 0