elEconomista.es

El regalazo que ha recibido Ana Soria de manos de otro hombre que no es Enrique Ponce

27/08/2020 - 17:46

Ana Soria vive el verano más feliz de su vida gracias a su tórrido noviazgo con el todavía marido de Paloma Cuevas, Enrique Ponce. Pero no es la única alegría que ocupa su vida. Recientemente, la joven de 21 años ha recibido un regalazo de la otra persona que más la quiere en este mundo: su padre.

Tal y como ha contado este jueves Adriana Dorronsoro en El programa del verano, Federico Soria le ha regalado a su hija un piso de dos plantas que está situado en la zona de Ciudad Jardín, cerca de la vivienda familiar donde viven los Soria. El abogado recibió este piso de la herencia de una de sus tías, con la que estaba muy unido en su infancia. 

Lea también - Enrique Ponce y Ana Soria salen de excursión: pasean su amor por el campo y sin mascarilla

El piso se construyó en los años 50, por lo que necesita algún que otro arreglo para acondicionarlo al gusto de la estudiante de Derecho. Un detalle que no se le ha escapado a Federico, que ya habría dado orden para que la reformen de arriba a abajo. Este podría ser el nuevo nido de amor de Enrique y Ana durante los días que pasen en Almería, aunque el diestro también estaría interesado en comprarse una finca en la provincia de su chica.

No obstante, si en el proceso de divorcio con Paloma Cuevas todo va según lo previsto, el de Chiva se quedará con la mansión que el matrimonio comenzó a construirse en la exclusiva urbanización madrileña de La Finca. Este sería el lugar que los tortolitos tomen como primera residencia.

Lea tambiénEnrique Ponce estalla contra una persona que lo graba en la playa mientras se come a besos a Ana Soria

La joven ha estudiado durante estos últimos años en Granada, pero para el próximo curso podría haber pedido el traslado a Madrid para asentarse con el torero en la capital. Mientras Ponce y Soria disfrutan de su amor, Paloma Cuevas permanece en la finca de Cetrina, en Jaén, cuidando a sus dos hijas, Palomita (12) y Bianca (9). También se refugia en el calor de sus padres, Victoriano y Paloma.







Comentarios 0