elEconomista.es

La emotiva reflexión de Anna Ferrer en el verano más difícil de su vida tras la muerte del marido de su madre

27/08/2020 - 16:43

Anna Ferrer se encuentra viviendo el verano más complicado de su vida tras la triste pérdida del marido de su madre, Antonio Vidal, víctima de un cáncer a los 53 años. La influencer, que pasa los últimos días de las vacaciones de verano en Zahara de los Atunes con su novio, Iván, y Paz Padilla, ha lanzado un importante mensaje a través de Instagram.

Lea también - Paz Padilla agradece el apoyo inquebrantable de su hija, Anna Ferrer, durante la enfermedad de su marido: "Estuviste a los pies de su cama"

Tras el duro golpe que le ha dado la vida tanto a su madre como a ella, la joven ha aprendido que lo importante es vivir el momento presente: "El lujo de saber vivir el momento. Siempre he querido llevar a la práctica eso del 'aquí y ahora', pero no lo acababa de conseguir, lo intentaba, pero en seguida me perdía pensando en otras cosas, preocupada por temas futuros, o simplemente pensando en tareas pendientes por hacer", escribió este miércoles junto a un vídeo en el que aparece contemplando el acogedor atardecer de la ciudad gaditana.

Ver esta publicación en Instagram

El lujo de saber vivir el momento - Siempre he querido llevar a la práctica eso del "aquí y ahora", pero no lo acababa de conseguir, lo intentaba, pero en seguida me perdía pensando en otras cosas, preocupada por temas futuros, o simplemente pensando en tareas pendientes por hacer. Pero cuando la vida te enseña que no puedes hacer planes, que no puedes dar por hecho algo tan simple como es la vida, entiendes que el hoy es, simplemente, un regalo. Y lo disfrutas. Cada mínimo instante. Lo exprimes y lo guardas en tu memoria. Y cuando entiendes eso, cuando aprendes que el mañana no está garantizado, te tomas la vida de otra manera, te vuelves fuerte, casi indestructible... La vida es cómo es, y no cómo te gustaría que fuera. Y yo quiero vivirla.

Una publicación compartida de ANNA PADILLA (@annafpadilla) el

La influencer estaba muy unida al marido de su madre, hasta el punto de que lo consideraba como a un padre. En la misma playa donde observa el atardecer se dieron en 2016 el "sí, quiero" su madre y Antonio. "Pero cuando la vida te enseña que no puedes hacer planes, que no puedes dar por hecho algo tan simple como es la vida, entiendes que el hoy es, simplemente, un regalo". 

A la pérdida de Antonio se suma la de la madre de Paz, Dolores Díaz, que murió a comienzos de este año. También la de la suegra de la presentadora, Ana Isabel, que murió pocas semanas después que su hijo Antonio. Duros golpes en muy poco tiempo que han hecho de Anna una mujer más fuerte: "Y cuando entiendes eso, cuando aprendes que el mañana no está garantizado, te tomas la vida de otra manera, te vuelves fuerte, casi indestructible... La vida es cómo es, y no cómo te gustaría que fuera. Y yo quiero vivirla".

Lea tambiénPaz Padilla sobrelleva el duelo por la pérdida de su marido en Cantabria y amparada en los brazos de su hija

Paz, Anna y el joven Iván han regresado a Zahara de los Atunes tras pasar unos días de descanso en Cantabria, hasta donde viajaron tras la muerte de la suegra de Paz. Anna se ha convertido en el gran apoyo de su madre durante estos momentos tan complicados que está viviendo: "La persona más fuerte que conozco con lo pequeñita que todavía eres. Enfrentarte a la muerte sin miedo. No le soltaste la mano, estuviste a los pies de su cama, le diste tanto amor... Podías haber huido como hicieron otros (por cobardía), pero tu amor hacia él, tu amor hacia mí, ha sido tanto... que amortigua un poco mi dolor y me calma", le escribió Paz en Instagram tras la pérdida de su marido.







Comentarios 0