Actualidad

Doña Sofía, apartada de la agenda de la Casa Real, decide dónde va a vivir ahora

La reina Sofía se ha quedado sola. Desde que su marido, el rey emérito don Juan Carlos reside, se supone que por decisión propia, en un hotel lujoso de Abu Dabi, la madre de Felipe VI se refugia en el palacio de Marivent, en Mallorca, con una agenda institucional vacía. La soledad de la Emérita es objeto de comentario este miércoles. Pilar Eyre no se corta: "Aunque se diga hipócritamente que la rodea el cariño de todos los españoles, en realidad, la reina Sofía está muy sola", asegura la periodista en Lecturas. Mientras tanto, como en aquella inmensa canción de The Clash, Should I stay or should I go (¿Debo irme o quedarme?)se debate entre quedarse en España o seguir los pasos de su marido y exiliarse.

La cronista catalana afirma que la esposa del Juan Carlos I echa de menos salir a navegar, pero cree que nadie la invita a sus barcos y que tampoco se siente autorizada a utilizar los de la familia "por la imagen de despilfarro y frivolidad que ofrecería".

Lea también: La prensa francesa habla de doña Sofía como víctima de los escándalos de don Juan Carlos

La marginación de la suegra de doña Letizia procede también, según la columnista, desde dentro de su propia familia. "Le duele que su agenda, antes tan repleta de compromisos, esté vacía. Cada mañana pregunta: '¿Qué tenemos hoy?'. Y cuando le contestan: 'Nada, señora', cae en el desaliento más absoluto. Ahora su teléfono está mudo", explica la Pilar Eyre, quien añade que todo el mundo se aparta de la Reina Emérita pero que todavía le queda una amiga íntima que no la ha dejado de lado. "¡Es su único apoyo! ¡Sofía solo puede recurrir a ella!". Se refiere a su pariente lejana pero cercana amiga, la multimillonaria Tatiana Radziwill: "Ha puesto su fabulosa fortuna y su cariño a disposición de su prima, quiere ayudarla, como ha hecho siempre. Son primas terceras, pero, sobre todo, son íntimas amigas a las que la desgracia ha unido desde que nacieron".

Cuando el matrimonio entre don Juan Carlos y doña Sofía fracasó, Radziwill se puso de parte de su prima; quien siempre le había aconsejado que tuviera una vida independiente. Ahora querría que se marchara con ella a Francia: "Le ha ofrecido su elegante casa familiar en París, donde la reina se ha refugiado varias veces", asegura Eyre.

"Ha sido apartada de la agenda real y desconoce qué va a ser de su vida", escribe. Sofía, cuyo futuro no está claro, después de que se haya hablado de que podría exiliarse en su país, en Grecia, podría también quedarse en la Zarzuela o tal vez instalarse en un piso en Madrid. Uno de los problemas para doña Sofía es estar cerca de sus seres queridos, como sus nietas la princesa Leonor y la infanta Sofía, y también los hijos de la infanta Elena, que residen en Madrid. Sus otros nietos, los Urdangarin, residen en Ginebra con cu madre, la infanta Cristina, aunque sus visitas a Madrid, para visitar a Iñaki en la Cñárcel de Brieva, eran frecuentes cuando el COVID-19 no lo impedía. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin