Actualidad

La explicación más complicada que dar a Leonor y Sofía: "¿Qué pasa con el abuelo Juan Carlos?"

Lejos queda aquel momento solemne, pero muy emotivo, entre el rey Juan Carlos y su nieta Leonor, cuando la Heredera recibió la insignia del Toisón de Oro y, tras saludar a sus padres, se acercó hasta sus abuelos paternos, les hizo a cada uno una reverencia y les besó. Esa admiración de la futura reina al antiguo monarca ahora hay que matizarla. Y eso es labor de Felipe VI y de Letizia.

"Hijas, a partir de ahora no veréis en persona a vuestro abuelo Juan Carlos", podría ser la frase empleada por don Felipe o doña Letizia para explicar a la Heredera al Trono de España y a su hermana Sofía, segunda en la Línea de Sucesión a la Jefatura del Estado, que el Emérito vivirá fuera de España. Desde luego, no conocemos las palabras exactas con las que los Reyes han abordado ante Leonor y la infanta el turbio asunto que ha llevado a Juan Carlos I a dejar España, aunque sea por un tiempo indeterminado, pero, dado que tienen casi 15 y 13 años, resulta absolutamente inverosímil imaginar que su padre o su madre han optado por el silencio, como hasta ahora han hecho con sus súbditos.

Si damos por bueno que ha habido conversación en este sentido entre el Monarca y las nietas de don Juan Carlos, igualmente impensable resulta establecer que dos jovencitas de esa edad, en plena adolescencia las dos, por muy bien educadas que estén y muy disciplinadas que sean, no hayan hecho la pregunta clásica que todos nos haríamos, y no digamos en esas edades: "¿Por qué?".

Puede alguien hablar de periodismo ficción, pero no cabe en cabeza humana que los Reyes, en privado, no hayan abordado el espinoso tema de aclararles a las niñas por qué no verán a su abuelo a menudo o simplemente por qué vivirá fuera. Tampoco es fácil asumir que la princesa de Asturias, que cumple 15 años el 31 de octubre, e incluso su hermana menor, permanezca completamente ajena al tsunami mediático que abre telediarios hace muchos días, recorre las redes, puebla periódicos, revistas, digitales y Redes Sociales, y no solo en España.

Lea también - Así llegó el rey Juan Carlos a Abu Dabi: partió el lunes desde Vigo alterando la hoja de ruta y en un avión de 50 millones de euros

Es relevante tal vez en esta materia el papel de la reina Sofía como abuela, y puede que ella, que coincide estos días con sus nietas en Marivent, haya sido diana de las preguntas de la princesa y de la infanta sobre la situación del Rey emérito, un abuelo querido al que pueden abrazar, y no por el COVID, y no van a ver con frecuencia, al menos en el corto plazo.

Cabe recordar por cierto que Leonor no se refirió a su abuelo en el que fue su primer discurso, en octubre del año pasado, y que sí dirigió unas sentidas palabras de cariño hacía doña Sofía. La ausencia de don Juan Carlos en Oviedo, donde sí estuvo doña Sofía, como recordábamos, fue muy comentada en los últimos Premios Princesa de Asturias, y más teniendo en cuenta que Leonor estuvo en su estreno arropada por la práctica totalidad de su familia materna, desde el otro abuelo, Jesús Ortiz, hasta la abuela Paloma Rocasolano, pasando por Telma y hasta su novio. La ausencia de don Juan Carlos en un día clave para la heredera del Trono, su nieta, puede entenderse ahora tal vez. Esa foto para la historia fue borrada antes de que pudieran hacerla.

Otros nietos más mayores de don Juan Carlos gozaron en su adolescencia y en su infancia de un abuelo que era poco menos que el héroe de nuestra Democracia. Desde el mayor, Froilán, o su hermana Victoria Federica, hasta Juan, Pablo y Miguel Urdangarin, vivieron el reinado de un don Juan Carlos inmaculado, querido y hasta idolatrado por la inmensa mayoría de los españoles. Hasta las implicaciones de Urdangarín en el Caso Nóos, la familia Borbón no era de cara a a galería un clan desestructurado: aparte del divorcio ("suspensión temporal de la convivencia") de la infanta Elena u Marchalar, de las amantes y los negocios se hablaba con eufemismos o en voz baja, y pensar en un Borbón sentado en una banquillo, no digamos en un Rey, era ciencia ficción. Ahora la tía Cristina es una apestada que se sentó en el banquillo, el tío Iñaki es un preso común, un ladrón que cumple condena y tiene suerte de salir a hacer voluntariado, y el abuelo, inocente hasta que se demuestre lo contrario, ha sido puesto a los pies de los caballos por su propio hijo, don Felipe, que le ha quitado el sueldo, y es un señor de 82 años que vaga por el mundo sin explicar su versión de lo sucedido. Panorama distinto. 

Leonor no había cumplido 7 años cuando acompañó a su padre y a su madre al hospital para visitar al abuelo. "Se ha roto la cadera en una cacería en Botsuana", tuvieron que explicarle. Tal vez no lo hicieron, y menos que mataba animalitos como Dumbo por diversión. No le dirían que fue junto a Corinna tampoco, pero probablemente, después, la princesa y su hermana hayan escuchado ese nombre muchas veces, igual que ahora escuchan Abu Dabi. Leonor, que habla ya varios idiomas, es por fortuna una adolescente muy inteligente.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

explicar
A Favor
En Contra

Más dificil resulta explicar a un hijo que al Jefe del Estado no lo eligen los ciudadanos. Es dificil de entender hasta para los adultos.

Puntuación 11
#1
TU PVTA MADRE...
A Favor
En Contra

MÁS VALE QUE SEA ASÍ

PORQUE CON RETRASADOS COMO TÚ SALDRÍA ELEGIDO EL HP DE ZAPA TERO O ALGUNO PARECIDO

Puntuación -10
#2
salva
A Favor
En Contra

2.- Si todos los monárqicos son como tú vamos mal. Careces de educación y modales. Necesitas enjuagues bucales con lejia.

Puntuación 10
#3
pepemadrid
A Favor
En Contra

Es una papeleta cuando se reunan las familias y los hijos de CRISTINA y los de LETICIA pregunten..y el tio iñaqui donde esta...en la carcel por ladron y el abuelito JUAN CARLOS..no sabemos si esta con alguna querida o huido de la justicia por supuesto ladron..menuda familia

Puntuación 7
#4