elEconomista.es

Pilar Rubio explica los momentos más amargos tras dar a luz a Máximo Adriano: "Es más doloroso que las contracciones"


Pilar Rubio ha desvelado cómo se encuentra 11 días después de haber dado a luz a Máximo Adriano, su cuarto hijo junto a Sergio Ramos. La colaboradora, que ya presumió hace unos días del tipazo que se le ha vuelto a quedar después del parto, ha confesado los momentos buenos y amargos que está viviendo en su cuerpo después del nacimiento de su pequeño.

"Hace 11 días que dí a luz. Todavía estoy en proceso de adaptación y mi cuerpo es una fiesta de hormonas, aun así he querido compartir con vosotros uno de los momentos más importantes de mi vida", ha escrito junto a un vídeo de siete minutos en el que lo explica todo con pelos y señales.

La colaboradora de El Hormiguero, que hace unos días compartió su primer paseo con Máximo Adriano, lo grabó desde uno de los rincones donde más calma encuentra en su hogar: "Me he venido al rinconcito porque me gustaría agradeceros el apoyo que he recibido en los meses de embarazo y porque como hemos compartido tantas cosas me gustaría contaros cómo fue el día del parto y cómo me encuentro ahora", explicó. 

Lea tambiénPilar Rubio luce un tipazo post-parto de escándalo durante su primer paseo con Máximo Adriano

Ha detallado cómo fueron los momentos antes del parto, que tuvo lugar el pasado domingo 26 de julio: "El sábado anterior llevaba una dilatación de tres centímetros, el domingo me levanté, me duché, cogimos las maletas y nos fuimos al hospital. Os tengo que confesar que llegué bastante baja de energía porque llevaba varias semanas sin dormir bien por las molestias del embarazo y también por las preocupaciones y la incertidumbre de lo que va a pasar. Yo estaba tranquila pero eso siempre está en el subconsciente".

El proceso de dilatación no fue muy complicado porque ya se había preparado antes con unos pequeños trucos: "Empecé el proceso de dilatación, varias horas. Las contracciones no son agradables pero fueron llevaderas porque estuve haciendo ejercicios con el fit ball para abrir el canal del parto. Esos ejercicios me ayudaron mucho. Las contracciones duelen pero si te vas moviendo son más llevaderas", añadió. 

Lea también - Pilar Rubio desvela el motivo del extraño nombre de su cuarto hijo con Sergio Ramos: Máximo Adriano

El momento de dar a luz llegó y así lo recuerda la mujer del defensa del Real Madrid:  "Cuando ya estaba bastante avanzada y no podía aguantar más el dolor después de unas horas, pedí la epidural. A partir de ahí todo de maravilla (...) Pasamos al paritorio y ahí empecé a poner en práctica los ejercicios posturales y de respiración para el momento de la expulsión", señaló. 

Sergio y ella no pudieron evitar contener la emoción durante este momento tan mágico de sus vidas: "Todo maravilloso, el papá y yo pudimos disfrutar el momento y a partir de ahí empezaba algo nuevo. Un bebé te cambia la vida, a mejor, pero requiere, sobre todo en los primeros meses, dedicación absoluta", recordó.

Lo peor sin duda ha llegado durante el post parto, pues los primeros días después del nacimiento no son nada fáciles de llevar: "Yo les doy el pecho y hay una cosa más dolorosa que las contracciones: son los entuertos. Hablo desde mi experiencia y desde cómo lo siento yo. Los entuertos son una especie de contracciones uterinas que hacen que el útero involucione y vuelva a su forma original poco a poco".

Para ella lo peor es el momento de la lactancia: "Yo cuando más las noto es cuando el bebé empieza a mamar. Suele durar unas cuarenta y ocho horas pero os juro que se me pone la piel de gallina de pensarlo. En el momento, cada vez que mamaba se me saltaban las lágrimas. Eso me ha pasado a mí, a lo mejor a vosotras no. Cada una es distinta", explicó.

Lea también - Cachondeo en redes con el nombre del hijo de Sergio Ramos y Pilar Rubio: "Es un nombre bonito si vives en el 48 a.C."

Aunque por su estilizada figura apenas se aprecie que ha dado a luz, para ella todavía queda mucho que hacer para sentirse bien y totalmente recuperada: "No me he recuperado del todo, no hay milagros. Es cuestión de trabajo y constancia pero creo que ha bajado bastante el volumen de mi tripa. Poco a poco. De momento, la cuarentena me la voy a tomar con tranquilidad, es importante no forzar. Como mucho haré estiramientos porque estoy sufriendo de la espalda por el tema de dar el pecho. Yo intento coger una buena postura pero...", sentenció.







Comentarios 0