elEconomista.es

El sufrimiento de Ana Soria tras la fuerte cogida a su enamorado, Enrique Ponce

7/08/2020 - 10:40

Ana Soria se ha llevado su mayor susto desde que vive su tórrido romance con Enrique Ponce sin esconderse de las cámaras. El todavía marido de Paloma Cuevas lidió con una nueva corrida este jueves en el Puerto de Santa María, en Cádiz, pero no todo fue tan bien como ellos esperaban. El diestro sufrió una aparatosa cogida que mantuvo con el corazón en un puño a la joven enamorada.

Lea también - Enrique Ponce y Ana Soria se instalarán en Madrid tras el verano: los detalles de su nueva vida juntos

El torero se llevó un buen revolcón cuando se dispuso a matar a su primer toro de la tarde, bautizado como Rompeolas. El toro lo prendió por el brazo, lo encunó unos segundos y lo lanzó por los aires hasta caer al suelo. Un infortunio que hizo que Ana Soria se levantase de su asiento y se llevase las manos a la cara atónita ante lo que estaba viendo desde la barrera, la primera fila de la plaza.

Se trata de la primera cogida de su enamorado desde que su amor es público y lo pasean sin reparos a bordo del barco familiar de la futura abogada y también por los restaurantes y hoteles de las ciudades en las que Ponce torea. Tras recuperarse del susto, el valenciano se repuso, recibió una ovación del público y se dirigió hacia la estudiante de 21 años para estrecharle la mano ante la atenta mirada de todos los aficionados y presentes en la plaza. Ponce se encuentra bien porque la herida no lleva cornada, pero el impacto fue grande y actualmente siente fuertes molestias que se le irán calmando gracias al amor y compañía de su chica.

Antes de que comenzase la corrida, la estudiante de Derecho fue fotografiada a la entrada de la plaza mientras se tomaba la temperatura, una práctica habitual para evitar que entren personas a lugares públicos con síntomas de Covid-19. La almeriense eligió para la tarde de toros un vestido de gasa con originales estampados y unas cómodas sandalias de tira blanca. Después de la corrida se fue de cena con su inseparable amiga Pilar, en la que también estuvo Ponce a buen seguro. 

Lea tambiénAna Soria y Enrique Ponce, tarde de toros y noche de amor y cumpleaños en Extremadura

Es la tercera corrida que Ana Soria vive desde el tendido desde que su amor con el torero más mediático del momento es público. Faltó a las citas del torero en Sevilla y Jaén el pasado fin de semana para calmar la repercusión mediática, pero desde esta semana no se perdió sus corridas en Huelva y Extremadura. Tras la corrida de Huelva se fundió a apasionados besos con Ponce desde el balcón del lugar donde se hospedaban y tras la corrida de Plasencia se fueron de cena con los amigos de Soria y su padre para celebrar el cumpleaños de la mejor amiga de la futura abogada.







Comentarios 0