elEconomista.es

Crónica de la primera corrida de Enrique Ponce sin Paloma Cuevas y el cachondeo en las redes

2/08/2020 - 11:25

Enrique Ponce pintó una A, la incial de Ana Soria, en el albero de la plaza de Osuna en su reaparición. El amor le ha vuelto tan adolescente al diestro de Chiva como cuando tarareaba aquello de Sobre un vidrio mojado escribí su nombre pensando ella, de Los Secretos. 

Y este domingo, vuelve a tentar a la vida en el municipio jienense de Navas de San Juan, a poca distancia de su finca Cetrina, donde su dos hijas y su mujer esperan los triunfos de su padre, de su marido, rezando y sufriendo como cuando su corazón era solo de ellas. Pero no todo es sufrimiento: el culebrón del verano tiene su parte cómica. 

Lea también: Ana Soria "está de los nervios" por los toros a los que se enfrenta este sábado Enrique Ponce: corrida nocturna en Osuna

¡Que no quiero verla! / Dile a la luna que venga, / que no quiero ver la sangre / de Ignacio sobre la arena. / ¡Que no quiero verla! Citábamos este sábado a Federico García Lorca, porque, como el poeta granadino, nadie, y menos Ana Soriaqueremos que este torero, grande como pocos, tenga en las plazas una mala duda, una mirada perdida o momento de imprecisión, una mala suerte frente al astado.

Lea también: Enrique Ponce, el Pagafantas de la pandilla (casi pixelable) de Ana Soria, según el entorno de la almeriense

Aparte de escribir la A de Ana (Soria) en su primer paseíllo, en Osuna el torero valenciano cortó dos orejas (Diego Ventura logró tres trofeos y Javier Conde, el marido de Estrella Morente, que iba de comparsa, pinchó, oyó los tres avisos). 

Ante la gran expectación en el coso sevillano, no solo por los taurinos y admiradores del arte de Ponce, sino por la prensa del corazón, que abarrotaba la zona, el marido de Paloma Cuevas no decepcionó en su primera corrida tras su ruptura con Paloma Cuevas.

Pronto los paparazzi que buscaban a Ana Soria se dieron cuenta de que solo estaba la inicial de la joven estudiante que ha enamorado al torero de Chiva, pero no ella: la leímos tras haberla pintado el maestro al arrancar el paseíllo. "Ponce acaba de dibujar una A en el albero, homenaje a Victorino y Miura", escribía un aficionado en las Redes Sociales. Recordemos que la A ha sido hierro de legendarias ganaderías.

El público ocupaba los tendidos cumpliendo con la obligación de sentarse es localidades alternas, con mascarilla obligatoria y con geles hidroalcohólicos al entrar. Ponce, con un precioso terno rioja y oro y envuelto en un clásico capote de paseo, asumió el segundo toro de la tarde, Mareoso de nombre, primero de su par, herrado con el número 51, nacido en enero de 2016, de Hermanos la Puerta.

Tras la lidia de Jocho, Ponce brinda al público. La montera cae boca arriba. Le da la vuelta. Cosas de la superstición taurina. Así lo relata el cronista de Abc: "Fiel a su estilo en el comienzo genuflexo, con su habitual elegancia. El torete se mueve, va y viene. Cuando cambia al pitón zurdo, se arranca una voz flamenca: 'Tiene arte y majestad/ cuando coge la muleta/ nadie lo puede igualar'. En redondo continúa el de Chiva, relajado ahora, con un precioso cambio de mano. Se alarga el maestro y suena ahora un pasodoble. Pincha al toro y pasea el anillo tras cortar una oreja". Luego, Ponce habló, aunque no de su novia: "Estoy muy contento de volver al toreo. Estoy feliz. ¡Viva el toreo!", dijo. "No dejar la temporada sin toros es clave. Hay que mirar por el interés general de la Fiesta. Todo esto transmite ilusión, no solo al aficionado y al toreo, sino en general a la vida, al amor por la vida. Tengo muchas corridas hechas, algunas en plazas con mucho sabor, con mucha ilusión. Afronto la temporada con muchas ganas. A ver si el Covid no se pone complicado y nos deja echar la temporada para delante, sale la vacuna y pasa esta pesadilla. Por mi parte, tenían que televisarse todas (las corridas)", explicó Ponce en Canal Sur.

El segundo de Ponce (quinto de la tarde) fue más voluminoso y el valenciano no pudo lucirse en el saludo capotero: "Brutote este toro", escriben los especialistas. "Enrique atempera el viaje del toro, suenan Alfileres de colores. Buena tanda a derechas, con temple y gusto, hilvanada a un molinete y un pase de pecho. De nuevo, un pasodoble, el bellísimo Nerva esta vez. Echa la muleta por delante al natural, en una serie rematada con su clásico molinete, en el que parece dibujar otra vez una A. Sonríe el veterano matador, que abrocha con muletazos por bajo. Entierra ahora una estocada desprendida. Tiene que descabellar. Falla con el verduguillo. Aun así, le piden (y corta) la oreja".

Cachondeo total en redes

El programa Viva La Vida de Telecinco contribuyó este sábado a que se encendiera una buena corriente de bromas en las redes sociales por el rótulo que aparecía en pantalla durante un directo sobre Enrique Ponce y su relación con la jovencísima Ana Soria.

El espacio que presenta de Toñi Moreno sigue los pasos de Ponce y en Osuna  conectaban con la reportera descatacada en la localidad sevillana. En la pantalla se podía leer el siguiente rótulo: "Primera corrida de Enrique sin Paloma". Bastan unos ejemplos para hacerse una idea del cachondeo general por el doble sentido:

.

Hemos sabido que Ana Soria estaba preocupada antes de la corrida, como lo está este domingo, que repite su novio. "Está de los nervios", nos dijo un amigo muy cercano al que no podemos poner nombre, pero que tiene contacto muy cercano con la familia y las amistades de la estudiante de Derecho. "Es taurina y poncista, y tiene cuajo, y valor, pero siente como suyo el peligro de un contratiempo", comenta esta magnífica fuente. No hace falta, no obstante, recurrir a informadores ni confidencias para confirmarlo porque la propia Ana Soria nos lo dice así de claro: "Empieza a torear y lo que a mí me pase a él le afecta", advierte la joven almeriense.

Lea también: Enrique Ponce, el Pagafantas de la pandilla (casi pixelable) de Ana Soria, según el entorno de la almeriense

"Estamos viviendo el noviazgo", repetía en televisión 24 horas antes de que su novio pise el albero. La novia de Enrique Ponce atendía a la llamada del programa para que respondiera sobre unas imágenes que han emitido sobre un piso que compartió con otros compañeros de universidad. Una Chorrada sobre si era limpia o no por dejar su habitación desordenada, pero suficiente para comprobar que mantenía la voz firme, lo cual no desvelaba la realidad de que su Ponce se enfrente a la muerte. Y es así, aunque duela, porque no hay toros si no hay riesgo, peligro, pasodoble y olor a albero, incluso con la mascarilla puesta.

Lea también: De Lucía Rivera a Froilán, de Andreíta a Mar Torres: la novia de Enrique Ponce pone nombre a la Generación Ana Soria

"No voy a vivir justificándome y aclarando tonterías porque sé cómo soy", decía la voz rubia de Soria a micrófono abierto, toreando a los contertulios de Sálvame. "Lo que a mí me pase a él le afecta. No puedo estar con cada cosa que se inventan y cada cosa que se diga de mí todos los días", añadía. De momento estamos viviendo el noviazgo", confesaba. Preguntada por cómo lleva que se hable de ella, y de la diferencia de edad que los separa (Ponce es 26 años mayor que ella), Ana va asumiendo las críticas: "Me voy a acostumbrando y me voy mentalizando. Hay gente mala que se aburre mucho, yo solamente quiero ser feliz, vivir mi vida y ya pasará".

Sobre Paloma Cuevas, la mujer que este domingo sufrirá también cuando Ponce esté frente a los toros de su propia ganadería, Ana dijo esto: "No la conozco, no he hablado con ella nunca", decía. "Lo del divorcio es la vida personal de cada uno, no todo lo que se cuenta es verdad, solamente ellos tienen la verdad", aclaraba. "No me pongáis en más aprietos y más preguntas", rogaba.

Ana Soria compartía este viernes una fotografía junto a Ponce con esta declaración de amor "El corazón más noble que he conocido nunca. Te quiero (más que ayer, y menos que mañana) ??", escribía en su perfil de Instagram. El valenciano respondía a la imagen proclamando su amor con palabras en inglés y en castellano: «Te AMO más que a mi vida!!! ???? Forever!!!".







Comentarios 0