elEconomista.es

La reina Isabel II, angustiada: detienen a uno de sus guardaespaldas por poseer bolsas de cocaína

31/07/2020 - 14:12

La reina Isabel se ha despertado estos días con una noticia que ha hecho tambalear los cimientos de Windsor. Según informan los tabloides británicos, un guardaespaldas de la monarca ha sido arrestado por la Policía Real tras tener en su haber cocaína y ketamina. Parte de las sustancias ilegales fueron encontradas en uno de los palacios de la realeza, el de St. James de Londres.

Lea tambiénLa reina Isabel II quiere invitar a los héroes del coronavirus a una fiesta en Buckingham

La detención se produjo este martes 28 de julio, según han informado algunos medios como el Daily Mail y The Sun. Comenzaron a investigar a Jack Prescott, el joven detenido de 19 años, a raíz de que encontraran sospechosos polvos blancos en uno de los tantos baños del palacio. "Podemos confirmar que un soldado de la Guardia de Coldstream ha sido arrestado por la Policía Real Militar por ser sospechoso de una falta relacionada con las drogas", informó una fuente cercana al palacio a través del Daily Mail.

Registraron de arriba a abajo su habitación, su coche y sus pertenencias hasta encontrar un total de nueve bolsas de estas sustancias. "Otro soldado encontró las drogas en una caja de limpieza, donde guardan barniz, trapos y cepillos para mantener sus uniformes brillantes", aseguran en The Sun. El joven ha sido retirado de sus deberes reales mientras se esclarece la investigación sobre lo ocurrido. 

Lea también - Felipe de Edimburgo, el conquistador de Inglaterra, cumple 99 años: posado junto a su mujer Isabel II

La reina Isabel permanece confinada en el Castillo de Windsor, donde se instaló a mediados de marzo tras estallar la pandemia del coronavirus en el Reino Unido, donde ya hay 46.000 fallecidos. Allí cumplió los 94 años en abril muy bien acompañada por su marido, Felipe de Edimburgo, que en junio entró en los 99. Los dos, por su avanzada edad, son personas de riesgo frente al Covid-19 por lo que han convertido su residencia en un búnker frente a la pandemia. Además, por el momento, han prescindido de sus tradicionales vacaciones en el Castillo de Balmoral, en Escocia.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.