elEconomista.es

Enrique Ponce, el Pagafantas de la pandilla (casi pixelable) de Ana Soria, según el entorno de la almeriense

31/07/2020 - 11:03

Desde que en este portal publicamos antes que nadie la fotografía de Enrique Ponce con su novia de 21 años y la pandi de Ana Soria, no han sido pocos los medios que han recogido la imagen publicada por una de las amigas de la estudiante. Pero, más allá del significado que encierra la visión de un torero de 48 años, casado y con dos hijas, con un grupo de Milenials, o incluso de habitantes de la generación Z, hemos averiguado que el diestro, millonario y generoso, paga prácticamente todo cuando los chavales y su novia le dejan.

Nadie que sepa lo que es el amor debe criticar a una persona porque se le acabe el amor y empiece a querer a otra porque, como cantaba Peret, el amor lo pintó un ciego con los ojos vendados.

Lea también: De Lucía Rivera a Froilán, de Andreíta a Mar Torres: la novia de Enrique Ponce pone nombre a la Generación Ana Soria

Sin embargo, la exhibición constante, permanente y hasta empalagosa del torero Enrique Ponce con su chica 27 años menor ha hecho que al valenciano le estén diciendo de todo. Aunque entre los detractores no está Paloma Cuevas, su mujer, que repite como un mantra que "Enrique es una buena persona", "Enrique es un buen padre" y este tipo de cosas mientras su marido hace el coco guagua en un cocodrilo hinchable con la futura abogada, esa belleza rubia que sonríe como un estrella de cine.

Lea también - Enrique Ponce y Ana Soria exhiben su pasión ante los padres de ella: el tiempo entre posturas

Tampoco es verdad que Ponce, de 48 años, llevara 24 meses de relación con la que hoy es su novia oficial, Ana Soria, de 21. El diestro tonteaba, pero no entró a matar hasta la segunda quincena de enero de este año, cuando viajó a México y Estados Unidos con la joven. Ni qué decir tiene que los gastos en Las Vegas, el país Azteca y Aspen corrieron a cargo del de Chiva, si bien una buena parte de los lujos, como algún avión privado que corrió a cargo de amigos poderosos del torero, los pagó Ponce.

Lea también - La madre de Ana Soria estalla cuando le preguntan por Enrique Ponce: "No veo programas de este tipo, veo La 2"

Si la relación entre Enrique Ponce y Paloma Cuevas hacía años que no iba bien, Paloma no supo con certeza hasta entrado junio que el padre de sus hijas había iniciado una relación paralela con Ana, que salió a la luz a comienzos de julio.

Estos días están en Almería y se han dejado ver con los amigos de ella. Todos muy jóvenes, y nos cuentan que Ponce paga las motos de agua, las copas y lo que haga falta, siempre que le dejan. O sea, que es el Pagafantas de la pandi de Ana. Eso le honra.

No es que le quieran para que pague las copas, pero por lo que nos cuentan desde el entorno almeriense, de Mojácar y de San José, Enrique saca la cartera y mete el estoque: "Esto me lo cobras a mí", nos cuentan que dice. No es el caso del padre de Ana, el abogado mercantilista, que paga barco, gasolina, amarre, avituallamiento y hasta la cena el restaurante Cuatro Nudos, donde no dejó pagar a su yerno. Y no es barato.

Tampoco es de extrañar que gente con poderío económico y de mayor edad tire de generosidad cuando sus compañeros de juerga son milenials: ¿Quién paga en las relaciones de Risto Mejide (45) y Laura Escanes (24), Kiko Matamoros (62) y Marta López (21) o Ben Affleck (47) y Ana de Armas (31)?







Comentarios 5

#1
31-07-2020 / 11:14
TÍTERE
Puntuación 20   A Favor   En Contra

QUÉ VERGÜENZA DE TÍO, PARECE UN ADOLESCENTE SALIDO

SE MERECE QUE SU MUJER LE DESPLUME ECONÓMICAMENTE CON LA SEPARACIÓN

#2
31-07-2020 / 21:27
Asaltacunas
Puntuación 5   A Favor   En Contra

La pandilla de Ana Soria:

Oye tia te lias con este tio y que nos compre cervezas que nosotros aun no podemos.

Ella:

Pues me da un poco de asquete pero por la fama que voy a conseguir me da igual, luego me busco a uno de mi edad que me empotre en condiciones.

Pd: Y este cuando debe durar en la cama con ella y cuantas pastis azules se debe tomar?

#3
02-08-2020 / 15:32
Nikky
Puntuación 2   A Favor   En Contra

Vaya que sí....a pesar que los medios hablen de mucho amor entre ellos, yo en las fotografías lo que veo es, a el que parece un ave rapaz que no le quita las manos de encima y ella no se ve tan receptiva, se ve como algo forzado, no se mutua la emoción, ella se deja hacer y tocar pero no se le ve ese ímpetu de enamorada, o será que le da un poco de vergüenza

#4
03-08-2020 / 19:01
María
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Seguía al maestro Enrique Ponce, y digo seguía... porque ir a la plaza a ver al pagafantas de "Quique y su pandilla". .. de una cultura arraigada y con señorío está haciendo un circo vergonzoso....y yo no pienso asistir, no voy a las plazas de ruedo a ver semejante bochorno...es insultante y patético...

#5
03-08-2020 / 19:03
Maria
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Seguía al maestro Enrique Ponce, y digo seguía... porque ir a la plaza a ver al pagafantas de "Quique y su pandilla". .. de una cultura arraigada y con señorío está haciendo un circo vergonzoso....y yo no pienso contribuir, no voy a las plazas de ruedo a ver semejante bochorno...es insultante y patético...


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.