elEconomista.es

La reflexión de Sara Carbonero tras desvelar el contratiempo vivido con Iker Casillas y sus hijos


Sara Carbonero e Iker Casillas se enfrentan a un verano de cambios tras la salida del portero de su club, el Oporto. Ante la incertidumbre de su futuro y el pequeño contratiempo que la familia vivió esta semana, la periodista ha lanzado una emotiva reflexión sobre esta temporada estival tan atípica, especialmente marcada por la pandemia del coronavirus.

Lea tambiénEva González, ex novia de Iker Casillas, emocionada por culpa de Sara Carbonero

"Verano 2020. Ya sabíamos que iba a ser un verano 'raro' y diferente. Todos o la mayoría lo estamos viviendo 'al día', sin grandes planes ni viajes, improvisando, adaptándonos, estando con la gente que queremos el máximo tiempo posible, buscando la manera de crear recuerdos bonitos y en ocasiones de aislarnos de la realidad", escribió una reflexiva Carbonero este jueves, junto a una foto de la luna y un vídeo, en el que su hijo Martín le pregunta alguna que otra curiosidad sobre una rana que se han encontrado por el campo.

Ver esta publicación en Instagram

Verano 2020. Ya sabi?amos que iba a ser un verano "raro" y diferente. Todos o la mayori?a lo estamos viviendo "al di?a", sin grandes planes ni viajes, improvisando, adapta?ndonos, estando con la gente que queremos el ma?ximo tiempo posible, buscando la manera de crear recuerdos bonitos y en ocasiones de aislarnos de la realidad. Hoy ha sido un di?a de esos en los que todo lo que puede complicarse, se complica. Nada grave, incidentes vacacionales sin importancia, contratiempos que te hacen cambiar los planes y que mientras a ti se te hacen un mundo, tu hijos lo disfrutan como una aventura su?per divertida. Para ellos siempre todo esta? bien, porque lo esta?. De hecho la de hoy ha terminado siendo una de las noches ma?s bonitas de este verano, llena de cosas sencillas: un juego de toda la vida, una misio?n, unas linternas, una rana que aparece de repente, la luna distinta, buenos amigos, buena conversacio?n, un ban?o a media noche, un colcho?n hinchable donde cada di?a cabe uno ma?s, un "perna de pau" (helado preferido), un poco de mu?sica brasileira y muchas risas y complicidad . Probablemente habri?a sido tambie?n un di?a bonito si hubie?ramos seguido el plan trazado pero con toda certeza no hubiese terminado igual. Hoy me duermo agradeciendo que la vida nos siga sorprendiendo y regalando momentos u?nicos y que tengamos la capacidad para apreciarlos. En definitiva que no perdamos nunca esa mirada de nin?o que nos haga ver las dificultades como aventuras y oportunidades para crecer, el Restform como la mejor suite del mundo y la naturaleza como el tesoro ma?s grande . Foto y vi?deo de Marti?n . #buenasnoches #unveranomuyverano #loma?ssimpleloma?sbello #maluqueira #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

La que fuera presentadora de los deportes de Telecinco no tuvo un buen día y por ello lanzó esta reflexión a sus casi 300.000 seguidores de Instagram. "Hoy ha sido un día de esos en los que todo lo que puede complicarse, se complica. Nada grave, incidentes vacacionales sin importancia, contratiempos que te hacen cambiar los planes y que mientras a ti se te hacen un mundo, tu hijos lo disfrutan como una aventura súper divertida", señaló.

Gracias a sus dos hijos, Martín y Lucas, todas las penas se convierten en alegrías. Gracias a ellos, lo que empezó siendo un día para olvidar acabó convirtiéndose en una noche para el recuerdo: "Para ellos siempre todo está bien, porque lo está. De hecho la de hoy ha terminado siendo una de las noches más bonitas de este verano, llena de cosas sencillas: un juego de toda la vida, una misión, unas linternas, una rana que aparece de repente, la luna distinta, buenos amigos, buena conversación, un baño a media noche, un colchón hinchable donde cada día cabe uno más, un 'perna de pau' (helado preferido), un poco de música brasileira y muchas risas y complicidad".

Carbonero se queda con lo positivo del contratiempo, insistiendo en lo importante que es saber apreciar el lado bueno de las inesperadas circunstancias: "Probablemente habría sido también un día bonito si hubiéramos seguido el plan trazado pero con toda certeza no hubiese terminado igual. Hoy me duermo agradeciendo que la vida nos siga sorprendiendo y regalando momentos únicos y que tengamos la capacidad para apreciarlos".

Lea también - Las emotivas palabras de Sara Carbonero a su hermana, su gran apoyo contra el cáncer: "Sin ti no habría podido"

El mensaje de Sara, que hace unos días también compartió una bonita reflexión sobre el inquebrantable apoyo de su hermana, Irene, es claro: "En definitiva que no perdamos nunca esa mirada de niño que nos haga ver las dificultades como aventuras y oportunidades para crecer, el Restform como la mejor suite del mundo y la naturaleza como el tesoro más grande", sentenció, para después indicar que tanto la foto y el vídeo que compartió fueron tomados por su pequeño Martín.

Tras la salida del portero del Oporto, son muchos los interrogantes que se abren entorno al futuro del matrimonio y los pequeños Martín y Lucas. Cabe la posibilidad de que regresen a España para volver a instalarse en Madrid o que pasen un tiempo más en Oporto, ciudad en la que han vivido cinco años maravillosos y de la que por seguro les cuesta decir adiós: "Cuando llegue el momento de regresar, lo afrontaré con muchísimas ganas e ilusión", confesó la presentadora a la revista Elle. La familia se encuentra en un buen momento personal después del mal trago que pasaron en 2019, cuando la periodista le tuvo que hacer frente al cáncer de ovario que le diagnosticaron y el ex jugador del Real Madrid al infarto que lo retiró de los terrenos de juego.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.