elEconomista.es

Ágatha Ruiz de la Prada dice que se casaría con su novio cañón pero que la experiencia con Pedro J. Ramírez fue "tan horrible"...

29/07/2020 - 10:50

Ágatha Ruiz de la Prada ha entrado en los 60 años y se ha regalado una exclusiva bien pagada. La diseñadora posa acompañada por su novio, el empresario Luis Gasset, pero habla tanto de Pedro J. Ramírez, como del Chatarrero, al que se refiere como El Reciclados de coches. Además, compara lo que vivió durante su divorcio con la situación que está atravesando ahora Paloma Cuevas. Repite que Pedro J. es el hombre que más le ha decepcionado en la vida, dice que no soporta la tacañería y afirma que se casaría pero que "la experiencia anterior fue tan horrible...".

La empresaria posa para Hola desde su casa veraniega de Mallorca luciendo atuendos estivales, un bañador rojo y unas cuantas pamelas. Junto a Luis posa acaramelada, mientras él la abraza por detrás y se dan tiernamente la mano.

"La verdad es que no puedo estar más superagradecida porque han sido sesenta años maravillosos, pero maravillosos. En este momento, como tengo muy mala memoria, no recuerdo nada que no lo haya sido. Y pensar que cuando mi madre tenía mi edad parecía una señora supermayor. No voy a decir que estoy haciendo vida de adolescente, pero casi...", ha dicho sobre el comienzo de su nueva década. 

Lea tambiénÁgatha Ruiz de la Prada celebra su 60 cumpleaños en compañía de su novio empresario por las calles de Madrid

"Que si enamorarte, que si tal, que si te llaman, que si no te llaman, qué me pongo, qué no me pongo... Pero, con sinceridad, nunca llegué a pensar que podría estar tan joven de espíritu a mi edad", dice en el semanario.

Dice que ahora quiere convertirse en abuela, en una abuela de espíritu joven y repleta de alegría. Sin embargo, sus hijos todavía no están muy por la labor: "Los niños de hoy en día tienen poquísimas ganas de tener hijos y yo quiero tener nietos cuanto antes. Pero, bueno, qué le vamos a hacer, toca esperar".

Lea también Ágatha Ruiz de la Prada cuenta cómo se enamoró hasta las trancas de su novio cañón: un amor "de película"

Ahora es el empresario del sector del lujo el que la acompaña en su día a día y el que le saca esas sonrisas de las que ahora presume. Lo suyo se consolidó cuando él estuvo enfermo de coronavirus: "Que te guste un señor y que el tío esté a punto de morirse en el hospital te lleva a pensar que es una situación muy romántica, digna de la película 'Lo que el viento se llevó'".

El ingreso fue una verdadera angustia para Luis: "Fue de los primeros que ingresaron y los médicos no sabían qué hacer. Les daban de todo: medicamentos para el sida, para enfermedades de transmisión sexual... No era como ahora, que vas a un hospital y ya saben mucho mejor lo que tienen que hacer".

Lea también - El nuevo negocio de Ágatha Ruiz de la Prada: pactó las fotografías junto a su nuevo amor y cobra por ir a programas

Cuando rompió con El Chatarrero sus amigas se volcaron en ella para que encontrara un nuevo amor: "Llegó un momento en el que tuve que decirles: 'Oye, dejadme un poco que se me está acumulando el trabajo', porque yo tampoco podía con tanto lío". Por suerte llegó Luis: "Olivia Herbosch, amiga de toda la vida, me lo presentó. Nos fuimos a cenar los tres y, bueno, yo no iba con ninguna idea preconcebida. Tras esa cena, yo me fui a Andalucía a hacer un desfile y adelanté al billete al domingo por la noche para cenar con él. Y el martes es cuando Luis se muso malo con el coronavirus".

Una mujer nueva

La diseñadora piensa que es muy importante no negar el problema en una relación y dar el paso de cortarla cuanto antes cuando las cosas van mal. En este sentido recuerda a Paloma Cuevas, envuelta en una tormenta mediática por su ruptura con Enrique Ponce, que desde hace ocho meses sale con la joven almeriense de 21 años, Ana Soria: "Mientras va pasando el tiempo la cosa empeora mucho para ti. Es lo que he notado un poco con mi amiga Paloma Cuevas, que está viviendo la misma situación: todavía niega lo que es evidente, aunque lo entiendo perfectamente".

Para ella, el divorcio fue un soplo de aire fresco. Tiene claro que no quiere volver a saber nada del padre de sus hijos, Cósima y Tristán: "En mi caso, no me puedo creer la increíble suerte que he tenido después de divorciarme, pues no he vuelto a ver ni a tener trato con esa persona, aparte de que me encantaría no volver a verle nunca más".

También ha hablado de sus primeros amores, con los que sigue manteniendo una estupenda relación y que fueron su apoyo incondicional cuando su vida dio un vuelco tras divorciarse del periodista: "Fíjate que después de mi divorcio volví a ver a algún ex novio y me ayudaron, me sacaron, me mandaban mensajitos... Han estado adorables. Lo que sucede es que me estoy volviendo más romántica con la edad". Si se lo tropieza por la calle: "Giro la cabeza. Claro que la giro. A lo mejor, dentro de diez años no la giro y le digo 'hola' de lejos. No lo sé".

De esta forma, hace todo lo posible por no coincidir con Pedro J. en ningún sarao: "Hago el pino puente para no encontrármelo por la calle, en un restaurante o en un aeropuerto. Pero la verdadera suerte es saber aceptar la situación", sostiene.







Comentarios 0