elEconomista.es

Cayetano Martínez de Irujo vende a su hermano Carlos su parte de la marca Casa de Alba

25/07/2020 - 9:11

La noticia es que Carlos Fitz-James Stuart le ha comprado a su hermano Cayetano Martínez de Irujo lo que aún le quedaba al duque de Arjona de la empresa que comercializa los productos gourmet de la Casa de Alba. Pero la historia de la compañía familiar, con la voluntad de la fallecida duquesa de Alba de por medio, y lo que esta venta ha significado para finiquitar la relación entre el primogénito de la familia y el ex marido de Genoveva Casanova es todo un culebrón aristocrático.

En 2013, a la manera de los aristócratas ingleses, nació la marca Casa de Alba como un proyecto para comercializar manjares gourmets que se elaboraban a partir de los productos de las enormes propiedades agrícolas de Cayetana Fitz-James Stuart y Silvia, la duquesa de Alba.

Con la bendición de su señora madre, Cayetano Martínez de Irujo se puso al frente de la nueva empresa, contando con su hermano mayor Carlos, futuro titular del ducado, y algunos de sus hermanos, como asociados minoritarios del proyecto.

Lea también: Cayetano Martínez de Irujo arremete contra su hermana Eugenia: "No puede hablar, ha estado siempre en un pedestal"

Casa de Alba se estrenó sacando al mercado, con Cayetano como imagen de la marca, aceite de oliva, cerdo 100% ibérico, quesos, miel, legumbres, cerveza artesanal, carne de vacuno y dulces tradicionales. Las galletas llevan en la caja la foto de la duquesa.

El arranque no fue fácil y el duque de Arjona no estuvo nunca contento con el equipo encargado de las relaciones públicas y la promoción en prensa. A esta situación se sumó la muerte de su madre en noviembre de 2014, un duro golpe personal para él, por supuesto, para también para la joven empresa.

Lea también: Cayetano Martínez de Irujo, sobre Letizia: "Creo que se tiene que relajar un poco"

Carlos Fitz-James Stuart, duque de Alba tras suceder a Cayetana como titular, le exigió a Cayetano que dejara el palacio de Liria, donde vivía desde su separación de Genoveva Casanova, y le despojó de su tarea como encargado de la parte económica y agrícola de la Casa. Esa labor se la había encomendado la duquesa a Cayetano, incluso por escrito. Y estaba dando frutos positivos para las amenazadas rentas de la familia.

Lea también: Cayetano Martínez de Irujo dice que él acabó con la "administración corrupta" de la Casa de Alba

La ruptura entre el primogénito y su hermano el jinete fue pública y notoria. Cayetano habló en muchas ocasiones con amargura de este destierro familiar, dejando incluso su despacho en el palacio que todavía conservaba para llevar la empresa Casa de Alba y se instaló en una oficina cercana, desde donde siguió llevando la marca.

Sin apoyos y con sus propios problemas personales, además de las gravísimas intervenciones quirúrgicas que casi le cuestan la vida, Cayetano se vio incapaz de seguir al frente del negocio que había creado con tanta ilusión.

Se acaba de saber que en noviembre de 2019, el cuarto hijo de la duquesa le vendió la empresa a su hermano Carlos por 300.000 euros, asumiendo también el duque de Alba la deuda de más de un millón de euros que arrastraba la marca.

El jinete rompía así el último lazo que mantenía con su hermano mayor. A Cayetano le había ofrecido algún grupo del sector comprar la marca y dejarle a él como imagen visible del aristocrático apellido que daba nombre al negocio. Pero se negó, ya que no tendría ningún poder ejecutivo.

Ahora es Carlos Fitz-James Stuart el dueño de Casa de Alba, nunca mejor dicho y Cayetano ha dejado con tristeza su antiguo sueño.







Comentarios 0