elEconomista.es

Chelo García Cortés estalla tras ser tachada de morosa: "¿Por qué no te metes la lengua en el culo?"

24/07/2020 - 12:02

Ya sabemos que la mayoría de los contertulios y personajes de Sálvame son más que nada los muñecos de ese guiñol que monta Telecinco para entretener mañana, tarde, noche y madrugada a quienes ven sus culebrones entre anuncio y anuncio. Pero el teatrillo contra Chelo García Cortés y su morosidad no tiene parangón.

Este jueves, las brujas malas del guiñol pegaban con el palo a su compañera Chelo García Cortés, a la que acusan de morosa y de estar perseguida por El Cobrados del Frac. En concreto, decían que Chelo debe dinero a una persona, y por supuesto Kiko Hernández desveló que llevaba todos el corte de publicidad llorando como una magdalena. Chelo se vino abajo, porque no quería que  el público supiera que es morosa. 

Tal fue el llanto de la periodista de 68 años que a alguno de sus compañeros le preocupó y llegó a afirmar que , nunca la habían visto así en el programa. "En mi vida he hecho un 'sinpa", se defendía la reportera el pasado viernes.

Pero en el magacín relataron que Chelo decidió irse sin pagar dos euros y medio de la Muralla. Desde primera hora de la mañana de este jueves, El Cobrador del Frac la persiguía para que pagara los dos euros y medio. Y Antonio David dijo que estaban con Chelo de acuerdo para contar esto. Pero Chelo no lo admite: "No los debo. El menú son dos platos, postre y café. Tomé solo un plato, una copita de vino y le di el vale de 9 euros", explicó Pero el cobrador sigue negándolo todo y asegura que además hay testigos. Al parecer hay más casos, y ha empezado a salir el tema de otro restaurante. "Nunca he usado el ser periodista para comer gratis", dice, además de asegurar que ella paga a Hacienda. Para enrarecer aún más el asunto, Antonio Montero dijo que a él nunca le ha pedido dinero: "Pero se lo ha pedido a gente menos amiga que yo", dijo. "A mí me has pedido dinero, veinte euros para un taxi hace muchos años…", dijo Montero. "Y no me lo devolvió", aseguraba.

La cuestión es que, teatrillo o no, Chelo tenía este jueves detrás a El Cobrador del Frac y un testigo aseguraba que la periodista dejó un ticket de nueve euros, y cuando le solicitaron otro, porque con uno no llegaba para pagar en el bar, dijo que no, que ya le hacía bastante publicidad al bar y que con eso pagaba. "Hace mucho que voy a comer allí, tienen un menú, nunca tomo dos platos. Me tomé un plato, copa de vino y café", explicó Chelo. El Cobrador insistió en que "doña Consuelo tiene una deuda con un cliente nuestro, y aseguró que iba a  tener que acudir a los tribunales, que le tendrá siempre detrás", y acusó a Chelo de usar su "prepotencia como periodista rosa". Entonces Chelo estalló: "O me quitáis esto o me voy a casa", y cerró la puerta a El Cobrador del Frac. "Llevo toda la tarde con este señor y me produce bochorno", reconoció Chelo. "Considero que no les debo nada, en cinco años nunca me han pedido nada. No voy a ir a hacerle más publicidad a este señor. Que no vuelvo a pisar La Muralla. Me fui pensando que no debía nada. Tienen mi teléfono, pero no piso La Muralla ni aunque me muera", zanjó. "¿Por qué no se va a perseguir al rey emérito y a Pujol que deben millones de euros?", preguntaba para defenderse Chelo. "¿Por qué no te metes la lengua en el culo?", le dijo a Montero cuando preguntó si a Hacienda también le debía. "Pago lo que no debo, pero no pisaré La Muralla aunque me muera", repetía. "No me merezco el sofocón que me llevo, queríais que llorara y ya estoy llorando, me siento avergonzada. Me parece un bochorno cuando encima no lo debo. No me merezco el bochorno, no lo merezco" se lamentaba. "Querías verme hecha polvo y llorando, es una vergüenza lo que me están haciendo", repetía. 

"No estoy mareada, estoy avergonzada. Tengo mi dignidad como persona y como ser humano. No hay nada más, y si lo hubiera no os lo iba a contar… ¿sabes la vergüenza que he pasado hoy, el hotel estaba flipando… Una bromita dura diez minutos, no cinco horas

Finalmente, Serafín, el dueño del bar La Muralla, admitió que o se debe dinero, que se pagó: "Lo abonó el compañero que venía con ella. Dio un cheque más. Cada uno tenemos nuestra forma de ser. Yo no he mandado a El Cobrador del Frac", se excusó.







Comentarios 0