elEconomista.es

Beatriz de York se casa en secreto: alejada de los escándalos que rondan sobre su padre, el príncipe Andrés

17/07/2020 - 14:35

La hija del príncipe Andrés ha dado la sorpresa por todo lo alto. Beatriz de York y el empresario italiano Edoardo Mapelli Mozzi se han casado en secreto y alejados del ruido mediático que acecha sobre su padre, vinculado con la red de entramado sexual del pedófilo Jeffrey Epstein. La ceremonia se celebró el pasado viernes con el máximo hermetismo posible en los terrenos del Castillo de Windsor.

La reina Isabel y su marido, Felipe de Edimburgo, han asistido a la íntima ceremonia, que se ha celebrado en secreto después de que se pospusiera por el azote del Covid-19. Se iba a celebrar el 29 de mayo de 2020, tal y como tenían previsto los ahora recién estrenados como marido y mujer.

La realeza británica ha enviado un comunicado en el que han anunciado a bombo y platillo el nuevo estado de Beatriz de York: "La ceremonia de boda privada de la princesa Beatriz y el señor Edoardo Mapelli Mozzi tuvo lugar a las 11 am del viernes 17 de julio en la Capilla Real de Todos los Santos en Royal Lodge, Windsor. La pequeña ceremonia contó con la presencia de la Reina, el duque de Edimburgo y su familia cercana. La boda se llevó a cabo de acuerdo con todas las directrices gubernamentales pertinentes", expresaron, por lo que es de suponer que el príncipe Andrés también asistiera al día más feliz de la vida de su hija.

La Capilla Real de Todos los Santos o la Capilla de la Reina Victoria es una iglesia que se encuentra en el Gran Parque de Windsor, en los terrenos del Royal Lodge, un lugar que sin duda es muy especial para la nieta de Isabel II. Allí se encuentra la residencia oficial de sus padres, el príncipe Andrés y Sarah Ferguson, que continúan viviendo bajo el mismo techo a pesar de que se divorciaran en 1996. 

Si todo hubiera transcurrido según lo previsto, la boda se hubiera celebrado en Capilla Real del palacio de St. James y hubiera contado con una pomposa recepción en el mismísimo Palacio de Buckingham. Los enamorados se hubieran dado el "sí, quiero" ante la atenta mirada de todos los royals británicos y sus amigos más allegados.

Era uno de los grandes eventos marcados en la agenda de la realeza británica para este año, para el que había depositada mucha expectación por la aparición del príncipe Andrés y la vuelta de Meghan Markle y el príncipe Harry, que viven en Estados Unidos desde que el pasado mes de marzo abandonaron oficialmente sus deberes en la corona británica.







Comentarios 0