elEconomista.es

De Lucía Rivera a Froilán, de Andreíta a Mar Torres: la novia de Enrique Ponce pone nombre a la Generación Ana Soria

15/07/2020 - 12:41

Si Paloma Cuevas (47) hubiera dejado a Enrique Ponce (48) para tener un romance apasionado con Froilán Marichalar, este país se hubiera vuelto loco. Sin embargo, la diferencia de edad entre el torero y Ana Soria es mayor que la que separa a Cuevas y al hijo de la infanta Elena. Por situarnos, buscamos coetáneos de la estudiante para entender hasta qué punto estamos ante dos generaciones muy distintas.

Paloma Cuevas, su marido y la jovencita han puesto a la prensa del corazón patas arriba desde que se conoció que el diestro se separaba y de que había una tercera persona. Después, el diestro confirmó que estaba perdidamente enamorado de una estudiante de Derecho rubia, de 21 años. Con ella ha sido fotografiado haciéndose mimos y arrumacos en Mojácar.

El amor no tiene edad pero la almeriense pertenece a una generación muy alejada de la del torero. No son solo 27 años de diferencia sino dos generaciones separadas por casi tres décadas. Para situarnos, en la Generación Soria  encontramos algunas famosas que están pisando fuerte en el papel couché, como Lucía Rivera, Andreíta Janeiro (que cumple 21 la semana que viene), Froilán o incluso su hermana Victoria Federica Marichalar Borbón, que cumple 20 años en septiembre. El novio de la infanta Elena, el Dj Jorge Bárcenas (1998) es mayor que la novia de Enrique Ponce, y comn apenas un año menos que Ana Soria tenemos por ejemplo a las gemelas de Julio Iglesias.

Lea también - Ana Soria, pillada en bikini y haciéndose mimos con Enrique Ponce: besos, caricias y juegos en el mar

Ponce y Soria no esconden su amor y tras publicar su primera imagen juntos en las redes sociales, la revista Diez Minutos los fotografió disfrutando de un día de playa, a bordo de un cocodrilo hinchable y regalándose arrumacos y mimos. Aparecen muy sonrientes en Mojácar mientras juegan al trenecito subidos al flotador.

No obstante, el torero y la estudiante tendrán que hacer frente a diferentes barreras generacionales para que su amor se consolide con el paso de los años. Los dos tendrán que poner de su parte para amoldarse a los hábitos de cada uno, pues pertenecen a dos tiempos bien diferentes con costumbres que no siempre son compatibles.

Ponce nació en 1971, en la España del tardofranquismo, al final de la dictadura y antes de que comenzara la Transición política y el reinado de don Juan Carlos. Soria llegó al mundo en 1999, con la democracia asentada y con José María Aznar como presidente del Gobierno. 

Lea tambiénEnrique Ponce reaparece tras la tormenta desatada por su separación y su romance con Ana Soria

Ana Soria pertenece a la generación Z, aquella que le corresponde a los nacidos a mediados de la década de los 90 hasta los de mediados de los 2000. La generación Z ha crecido con el auge de las nuevas tecnológicas y actualmente se mueven en las redes sociales como pez en el agua. La propia Ana Soria dio fe de ello el pasado fin de semana cuando compartió su primera romántica foto con Ponce en Instagram y dejó un recadito que bien podría ir dirigido a Paloma Cuevas: "Dedica tu tiempo a buscar tu propia felicidad y no trates de impedir que otros encuentren la suya", expresó. Ella niega que fuera contra Paloma, lógicamente.

La generación de Enrique Ponce, en cambio, es la que se ha ido adaptando poco a poco y con más dificultades a los smarthphones y a los tantos y tantos dispositivos que ahora inundan nuestras aceleradas vidas. El diestro también tiene activa una cuenta de Instagram, donde las referencias a su vida personal son escasas. De hecho, no compartía una foto con Paloma desde hacía dos años, cuando la crisis entre los dos saltó por los aires. Utiliza la red social del postureo más bien para mostrar sus andanzas dentro del mundo del toro. 

Hasta ahora, la pandilla de amigos de Ana Soria estaba poblada de estudiantes y jóvenes que salen de fiesta y están pendientes de quién sigue a quién, de los stories que han publicado y, por supuesto, de sacar adelante sus carreras, como en el caso de Ana.

En común, Ponce y Ana, además del amor, tienen que la almeriense es muy taurina, por lo que es muy probable que sus mejores amigos también lo sean. Ponce le puede hablar de sus aventuras en los ruedos, sus viajes, sus anécdotas, o incluso de su experiencia como "buen padre", como le describe Paloma Cuevas, siempre respetuosa con el diestro de Valencia, pesar de todo.

Lea también - La angustia de Paloma Cuevas por los movimientos de Ana Soria en las redes: sufre por sus hijas

De momento, y como adelantábamos esta semana en primicia, Ana Soria ha abandonado la idea de irse de Erasmus a Polonia, como tenía previsto en un principio. Pero va a terminar su carrera, porque se ha comprometido con sus padres, aunque no sabe si en Granada, como hacía hasta ahora, o en una universidad que le permita estar cerca de su novio, como en Madrid. 

La generación 'Ana Soria'

En el panorama de famosos patrios, encontramos varios ejemplos de jovencitas y jovencitos que, por su edad, conforman junto a la novia de Ponce y tantos otros la Generación Soria. 

Entre los más mediáticos están Victoria Federica, a punto de cumplir 20 años. A la hija de la infanta Elena la hemos visto bajo la estela de su hermano mayor, Froilán, algo mayor que Ana Soria tras cumplir los 22 este viernes.

Victoria Federica es toda una mujer que ya ha experimentado con intensidad el poder del amor. Se supone que la nieta de don Juan Carlos mantuvo un romance con el torero Gonzalo Caballero, con el que rompió a finales de 2019. Poco tiempo después comenzó otro noviazgo con DJ Jorge Bárcenas. Con él ha desatado su pasión por España tras pasar el confinamiento juntos en Jaén y otros días de relax en Jávea.

La ex de Froilán, Mar Torres, con los 22 recién cumplidos, también pertenece de lleno a la generación Ana Soria. La joven influencer saltó a la palestra mediática durante el verano del año pasado por su romance con el sobrino de Felipe VI. Con Froilán rompió su relación antes del confinamiento: "Yo tome la iniciativa, pero le sigo queriendo muchísimo", aseguró. La heredera de El Pozo está despegando como influencer en Instagram, donde cuenta con casi 40.000 seguidores. Tal vez ese sea el camino de Ana Soria, que aumenta sus seguidores de diez mil en diez mil desde que saltó al escenario rosa.  

Froilán también es de la misma quinta que Soria, algo mayor. Dicen que el hijo de Jaime de Marichalar ha madurado y es un hombre nuevo, con una vida no tan escandalosa como antaño, cuando protagonizaba páginas de la crónica social por dar patadas de niño, pegarse tiros en el pie de adolescente, o salir de fiesta casi constantemente de chaval. Lo último que se sabía del hermano mayor de Victoria Federica antes de confinarse es que se mudó a Londres en enero para realizar unas prácticas laborales en el marco de sus estudios en Administración de Empresas. Que sepamos, el corazón lo tiene libre tras su ruptura con Mar. 

Su primo Juan Urdangarin (20) también pertenece a la que hemos llamado 'generación Soria' en honor a la mujer que le ha robado el corazón a Enrique Ponce. El hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin hizo las maletas en 2013 junto a su madre cuando saltó el escándalo Nóos para vivir en Ginebra junto a ella y sus hermanos. En 2018 comenzó a estudiar en la Universidad de Essex, en Inglaterra, aunque en 2019 puso rumbo a Madrid para instalarse en la capital, continuar sus estudios y poder estar así más cerca de su padre, que cumple condena en la cárcel de Brieva (Ávila). 

Julio Iglesias, gran amigo de Enrique Ponce, tiene a sus famosas gemelas, de 20 años, en la generación de Ana Soria.

Ver esta publicación en Instagram

Me and my 50%

Una publicación compartida de Victoria (@victoriaiglesiasr) el

Las dos están afrontando una época muy importante en sus vidas. Cristina ha renunciado a ser agente del FBI (quería estudiar Criminología) y ha optado finalmente por el diseño de interiores y la economía, para lo que se prepara en una prestigiosa escuela de Manhattan. Victoria tiene claro que su vocación es ser modelo profesional. Las dos son muy activas en Instagram, donde comparten fotos de sus viajes y también de sus perros. 

También está muy de moda la actriz Ester Expósito (20), concretamente desde que se diera a conocer en 2018 gracias a la popular serie adolescente de Netflix, Élite. La madrileña es una de las jóvenes patrias más famosas y punteras del momento, hasta el punto de que se ha convertido en la española más seguida del momento en Instagram, donde cuenta con más de 24 millones de seguidores. La joven alborota la red social del postureo con sus fotografías, pues se ha consolidado como una de las actrices más guapas del momento. Actualmente, mantiene una relación sentimental con el actor mexicano Alejandro Speitzer, con quien ha encontrado la estabilidad tras romper con su compañero de Élite, Álvaro Rico

Andreita Janeiro cumple 21 años esta semana. La hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique es una de esas personas que es famosa desde el mismo momento en el que abrió los ojos por primera vez. Pero ella quiso estudiar y desaparecer del mundo del famoseo.

Al contrario que sus padres, la joven ha optado por seguir un camino alejado del foco mediático. Para ello, al terminar el bachillerato en 2017, el mimso año que lo hizo Soria, puso rumbo a Inglaterra, donde estudia Comunicación en la prestigiosa Birminghan Metropolitan College (BMet). Cuando estalló el coronavirus, la hija de La Esteban regresó a España para estar amparada bajo el regazo de su madre, desconsolada porque por su situación de riesgo, padece diabetes, no podía vivir bajo el mismo techo que su marido Miguel. El conductor de ambulancias hizo las maletas durante esos meses, pero ya se encuentra felizmente de regreso en casa. 

Aitana Ocaña (21), la triunfita, nació también en el mismo año que Ana Soria y también sabe lo que es enfrentarse a las críticas de salir con una persona mayor que ella. La cantante entró en la academia de Operación Triunfo en 2017 manteniendo una relación sentimental con un joven de su pueblo, Vicente, aunque dentro del concurso los planes con él se le trastocaron tras conocer a Cepeda, de diez años más. Con el cantante inició un efímero romance tras hacer muy buenas migas en el concurso, aunque a los pocos meses de terminar OT su relación se fue por la borda. La catalana comenzó a salir después con el hijo de Ana Duato, el actor Miguel Bernardeau (23), algo mayor que Ana Soria, con el que ha pasado el confinamiento en Ibiza. 

Su compañera Amaia Romero (21) también pertenece a la 'generación Ana Soria' y para muchas jóvenes se ha convertido en un estandarte feminista por sus continuos alegatos dentro y fuera del programa. Lo suyo con Alfred García también acabó a los meses de terminar Operación Triunfo y después de pasar por Lisboa, donde actuaron en el Festival de Eurovisión no quedando en muy buen lugar. La joven es muy reservada con su vida privada y apenas hace uso de sus redes sociales, aunque trascendió que después de su noviazgo con el catalán, mantuvo una bonita historia de amor con Diego Ibañez, el vocalista del grupo underground Carolina Durante, diez años mayor que Ana Soria o que su novia. 

Lucía Rivera nació 1998 y a los 21 años se ha convertido en una de nuestras jóvenes modelos más aclamadas y populares. La joven, que ahora tiene el corazón libre tras su ruptura con Marc Márquez, lanzó hace unas semanas un alegato feminista, mostrándose cansada de que solo le preguntaran por hombres: "Nunca me emparejáis con mujeres", soltó ante los medios de comunicación durante su primer photocall post confinamiento.

La hija de Blanca Romero, adopatada por Cayetano Rivera, ya tiene preparadas las maletas para comenzar sus vacaciones estivales, tal y como ha anunciado en Instagram. 

Alba Díaz (20), la hija de Vicky Martín-Berrocal y Manuel Díaz 'El Cordobés', copó un sin fin de titulares en la prensa del papel couché cuando comenzó un tórrido noviazgo con el empresario Javier Calle de 33 años, con el que ha llegado a romper hasta en dos ocasiones. En cuanto a estudios, la hija de la diseñadora comenzó el pasado curso a estudiar en París, pero por razones que se desconocen en enero regresó a España. De todos modos no ha tirado por tierra sus estudios en Business & Communications, pues sigue hincando codos en España. En las redes también se maneja muy bien y es toda una influencer con más de 200.000 seguidores, con los que estos días está presumiendo de unas envidiable vacaciones por Ibiza. 

En el círculo de hijas de toreros también ronda la misma edad que Ana Soria Tana Rivera, un año menor. La primogénita de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, nieta de la duquesa de Alba, se inclinó por ADE en la universidad privada y católica San Pablo CEU en Madrid después de suspender la selectividad en 2018 hasta en dos ocasiones. Comenzó prácticas en la compañía Global Talent Services, que está vinculada a Universal y se dedica a la organización de conciertos y festivales. Sin embargo, con el estallido de la pandemia no sabemos si las ha podido continuar desde casa o si por el contrario las tendrá que retomar más adelante. En su currículum amoroso se encuentran los jóvenes Quique González y Curro Soriano, aunque ahora (según dijo) su corazón está libre. 







Comentarios 1

#1
20-07-2020 / 13:46
dsa
Puntuación 0   A Favor   En Contra

mas bien son la generacion de que potr dienro y fama me folloo hasta un perro si hace falta


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.