elEconomista.es

Núñez Feijóo afronta su cuarto mandato en Galicia con el apoyo en casa de la ex ejecutiva de Zara, Eva Cárdenas

13/07/2020 - 12:55

Alberto Núñez Feijóo (58) volvió a obtener este domingo la mayoría absoluta en sus cuartas elecciones al Parlamento de Galicia. Tras lograr 41 escaños, el gallego celebró su victoria asegurando que ha ganado el entendimiento frente el enfrentamiento. En palabras suyas, el político no desea una Galicia "dividida en bloques irreconocibles", sino que aboga por mantener posiciones "moderadas" frente a la radicalización de la izquierda y la derecha.

Al frente de su cuarto mandato desde que ostentara el mando de la Xunta de Galicia en 2006, el del Partido Popular cuenta con el apoyo en casa de su mujer, Eva Cárdenas (54), y con el de su pequeño Alberto, que vino al mundo cuando el político tenía 55 años.

Con ella celebró este domingo su triunfo electoral. Tras conocer los resultados, los dos se prodigaron en una tierna mirada y un abrazo que ya ha pasado a la historia de la vida personal y profesional de Feijóo. Para acompañar a su marido en esta noche tan especial, la empresaria apostó por una camisa azul celeste satinada, un pantalón negro de tiro alto y un cinturón de estilo cowboy.

Alberto y Eva coincidieron en un viaje de avión entre Madrid y A Coruña, donde entablaron una bonita conversación que les supo a poco. Quedaron semanas después a solas para profundizar en la charla y fue ahí donde terminaron de surgir las chispas del amor. Desde 2019, los dos viven según la prensa local en una finca de más de 700 metros cuadrados de la localidad de Moaña, que habrían adquirido por un coste de 700.000 euros. La vivienda tiene una superficie de 150 metros cuadrados, tiene estupendas vistas al mar y un jardín ideal en el que el pequeño de la casa hace sus trastadas.

Eva conoció al político popular cuando era una de las personas de confianza de Amancio Ortega, ocupando el puesto de presidenta de Zara Home, cargo que ostentaba desde el año 2003. La empresaria abandonó por decisión propia su valorado puesto en Inditex el año pasado para dedicarse más a la familia y también para emprender otro camino empresarial: con su hija Gabriela fundó su propia compañía, Nieba Azul. Antes de adquirir su nueva vivienda, la familia residía a caballo entre la urbanización Icaria de Oleiros, donde residen los altos ejecutivos de Inditex, y el Palacio de Montepío, la residencia oficial que les pertenece a los presidentes de la Xunta.

La mujer que ocupa su corazón nació en el seno de una familia acomodada y muy popular en las calles de A Coruña. Su madre es Cristina Botas, hija de Santiago Botas, dueño de una conocida farmacia en el centro de ciudad y cuya familia tenía grandes extensiones de tierra por la zona. Su padre, él ya fallecido Antón Cárdenas, fue durante un tiempo director de personal en Caixa Galicia. El matrimonio tuvo otros tres hijos.

El político y la ejecutiva no han dado el paso de darse el "sí, quiero" ni por lo religioso ni por lo civil, aunque en 2017 le pusieron un bonito broche de oro a su consolidada historia de amor con el nacimiento del único hijo del político, el pequeño Alberto. Fue un embarazo de riesgo puesto que Eva dio a luz a los 51 años. Lo hizo en la clínica privada HM Belén bajo todos los cuidados médicos. Al popular le llena de vida pasar tiempo con su hijo y desde que llegara al mundo intenta dejarse libre los fines de semana para pasar tiempo con él. También intenta acabar cada día a temprana hora sus labores, para no perderse parte de la tarde, el momento de la cena y el de llevarlo a la cama.

Su vida amorosa antes de Eva Cárdenas

Durante algo más de diez intensos años, Feijóo, gran aficionado del Depor, mantuvo un consolidado noviazgo con la periodista madrileña de ascendencia filipina Carmen 'Chinny' Gámir. Los dos se conocieron a principios de los 2.000 cuando Carmen lo entrevistó para el diario La Región. Por aquel entonces, el del Partido Popular acababa de aterrizar en la presidencia de Correos. Cuando Feijóo tomó posesión en su cargo de presidente de la Xunta en 2009, se fundió en un apasionado beso con ella en las Escaleras del Parlmanto.

Sin embargo, la relación entre ambos se fue trastocando con el paso de los años. Al comienzo de su primer mandato vivían juntos en la casa que Feijóo poseía en Vigo, gracias a la excedencia que ella se pidió en su trabajo en Madrid para poder comenzar una nueva etapa junto a él. No eran dados a aparecer juntos en actos oficiales porque preferían mantener su relación en un discreto segundo plano. Tras romper con el político, por motivos que no trascendieron públicamente, 'Chinny' volvió a la capital española y ostentó el puesto de jefa de prensa del Ministerio de Hacienda.







Comentarios 0