elEconomista.es

Se cumplen 10 años del beso entre Iker Casillas y Sara Carbonero: así reaccionan sus hijos al verlo

10/07/2020 - 17:22

Se cumplen diez años desde que Iker Casillas levantara al cielo de Sudáfrica la copa de Campeones del Mundo y, como no, desde su sorprendente beso a Sara Carbonero, en aquellos momentos reportera de Telecinco en el Mundial. El beso es historia de la televisión y también del deporte. El portero ha contado cómo reaccionaron sus hijos, Martín (6) y Lucas (4), al ver el mítico momento.

Lea tambiénSara Carbonero manda un simbólico mensaje a Iker Casillas tras su renuncia a presidir la RFEF

"Sí, lo han visto por ahí, alguna vez lo han visto", ha confesado el futbolista a los micros de Ramón de la Morena con mucha ternura y alegría. Ha explicado cómo es la reacción de su hijo mayor cada vez que lo ve: "Martín se ríe (...) Se lo explicas, pero todavía no entiende, está atento pero tampoco llega a comprender", asegura. Al mismo tiempo, ha asegurado que a sus hijos les cuesta más comprender la emoción que en ese momento sintieron sus progenitores: "No han vivido de cerca todo eso".

El momento está grabado a fuego en la retina de todos los españoles que esa noche del 10 de julio de 2010 permanecían atentos a la televisión para ver celebrar a la Selección su legendario triunfo en el Estadio de Johannesburgo. Ante los micrófonos de Sara Carbonero en Telecinco, Iker intentó agradecer todo el apoyo a sus seres queridos, con la voz entrecortada y sin poder contener las lágrimas: "A mis padres a mi hermano...".

Lea también - Sara Carbonero deslumbra en su primera portada con el pelo corto: "Hay que vivir el presente"

Ante sus dificultades a la hora de poder seguir hablando, Carbonero, visiblemente emocionada también, trató de aliviarlo con un: "No pasa nada...". El portero entonces se declaró a ella en pleno directo: "A mis amigos y a ti". Tras estas palabras, se fundió en un apasionado beso con ella. La presentadora, atónita ante lo que acaba de vivir, miro vergonzosa a la cámara soltando un: "Madre mía".

Cabe recordar que de fondo se escucharon unos aplausos repletos de entusiasmo. El propio Iker reveló que eran los de los mismísimos reyes Felipe y Letizia, por aquel entonces todavía príncipes de Asturias: "Los aplausos que se escuchan son de los actuales Reyes, estaban justo frente a nosotros y empezaron a aplaudir porque nos habíamos emocionado", recordó en una entrevista con Bertín Osborne.

Desde entonces, Iker y Sara se han convertido en una de las parejas más queridas y consolidadas del panorama patrio. Dieron la sorpresa el 20 de marzo de 2016 cuando se casaron en secreto en un juzgado de Boadilla del Monte, en Madrid. Tan íntima fue la ceremonia que tan solo estuvieron presentes el pequeño Martín, que nació tres años antes; y los dos testigos que dieron fe del enlace. El peor año de los dos llegó en 2019, cuando el portero sufrió un infarto que lo retiró de los terrenos de juego del Oporto y Sara hizo frente a un cáncer de ovario del que ya superó con éxito el tratamiento.







Comentarios 0