elEconomista.es

Nadia Calviño, peor que en Eurovisión ('Nine Points'): la llamada de consuelo que recibió tras la estrepitosa derrota


"Son cosas que pasan", decía en la mañana de este viernes negro Nadia Calviño, para justificar su propio desastre de 'Eurovisión' (nine points), tremenda bofetada a mano abierta que se llevó al perder por un voto la pugna por la presidencia del Eurogrupo. La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital sufrió este jueves una estrepitosa derrota, extensiva al presidente del Gobierno al que pertenece y, por qué no decirlo, a toda España, puesto que perdemos poder en Europa. Es la tercera vez que España pierde en su intento de tomar el Eurogrupo...

Pero, además de su marido, de sus hijos y de sus compañeros de Gobierno, la vicepresidenta contó nada más recibir la mala noticia con un consuelo muy importante: "Me llamó el Rey Felipe VI, muy cariñoso", ha declarado en la Ser.

Tenía todas las papeletas de ser elegida presidenta del Eurogrupo, y contaba con el respaldo de las grandes economías de Europa, como Francia, Alemania o Italia que, junto con España, concentran el 80 por ciento del PIB de la eurozona.

Ahora, con el irlandés y ministro de Finanzas de su país al frente, Paschal Donohoe, el organismo en el que se debaten los asuntos relacionados con nuestra moneda y que hasta ahora presidía el portugués Mário Centeno, está más lejos de la Tasa Google, o de acceder al reparto de fondos sin condiciones que pretenden los países del sur.

La socialista, una de las más conservadoras dentro del Gobierno de Sánchez, es hija del antiguo director general  de RTVE, el gallego José María Calviño, que manejó el la televisión pública de Felipe González nada más llegar al poder el sevillano, entre diciembre de 1982 y hasta 1986.

A sus 51 años, la coruñesa Nadia, que no milita en el PSOE, está casada con un importante empresario, con el que ha tenido cuatro hijos. Sin duda, en uno de los momentos más duros de su exitosa carrera, la europeísta que ha tropezado en el mismo escalón que De Guindos en su día, buscará el amparo y consuelo familiar con los suyos. Ignacio Manrique de Lara, madrileño de origen extremeño, no es asiduo acompañante de la vicepresidenta del Gobierno en actos públicos, aunque se le ha visto en ocasiones especiales, como cuando asistieron juntos a la inauguración del Teatro Real la semana pasada, acto al que también acudieron dos de sus hijos. Viven en una vivienda unifamiliar del costoso barrio de Mirasierra, al norte de Madrid y llevan una vida tan normal como el el cargo de Nadia les permite. Por ejemplo, van al cine Manoteras, cercano a su domicilio, con los niños, a ver películas en versión original. 

En Extremadura vive la suegra de la ministra, María Dolores Fernández Gironza, que atesora junto a su familia una importante finca en estas tierras. La madre del marido de Nadia es sobrina de un antiguo oficial de la Martina, Isaac Albarrán Marzal, que falleció sin descendientes directos repartiendo su fortuna entre los hijos de sus hermanos. Aparte de su labor bajo las órdenes del Estado, el militar poseía importantes fincas dedicadas al olivo, el eucalipto y el ganado. Tanto Ignacio como Nadia visitan con cierta frecuencia estas tierras. 

El primer puesto importante de Manrique de Lara fue el de subdirector general en Santillana Formación, una de las editoriales del Grupo Prisa. También trabajó en Panda Security; fue director gerente de Leaseweb Tecnoogies; directoral general adjunto de WooRank en Bruselas; y director de desarrollo comercial en Brainvestigations. Cuando volvió a Madrid en 2018 junto a su mujer, ejerció de director de alianzas y nuevos negocios en PA Digital y en verano de 2019 dio el salto a la dirección de Marketing y Alianzas, donde se mantiene en la actualidad.

Lea también - Nadia Calviño, propuesta para presidir el Eurogrupo: brillante currículum, amante de los broches y madre de cuatro hijos

Quienes conocen a la menos socialista de los ministros y ministras de de Pedro Sánchez, aseguran que desde niña fue una persona metódica, constante y exigente consigo misma, lo que la convirtió en una de las personas más estudiantes de su quinta: nunca bajó del sobresaliente y terminó sus estudiados con numerosas matrículas de honor. Estudió en el prestigioso Colegio Estudio de Madrid, donde se han formado conocidos rostros patrios como Ana Obregón.

Cumplida la mayoría de edad dio el salto a la Universidad Complutense de Madrid, donde estudió Ciencias Económicas. Tiene una segunda carrera, Derecho, en la que se licenció en 2001 por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Políglota de gran nivel, antes de meterse de lleno en el mundo de la política, ejerció de intérprete en sus años universitarios y dio clases como profesora asociada en la misma Complutense.

Tras ser reclamada por el presidente Pedro Sánchez en 2018, dejó Bruselas, el piso 13 del edificio gubernamental de la Avenue d'Auderghen, la planta que alberga la Dirección General de Presupuestos. Dicen que la ministra es una persona con una enorme capacidad de trabajo, alegre y casi siempre sonriente. "Cuando los niños se acuestan, sigo trabajando en casa. El cargo es así. O se está o no se está", aseguró en una entrevista.

Nadia aprobó una oposición como técnica comercial economista del Estado; es decir, el mismo cuerpo al que pertenecía Luis de Guindos, su predecesor (con permiso de Escolano, el Breve), hoy vicepresidente del banco Central Europeo que también fracasó en su intento de presidir el Eurogrupo.

De hecho, Calviño coincidió con De Guindos en la época de Rodrigo Rato. También ha trabajado con el que fuera vicepresidente económico socialista Pedro Solbes, y ya en 2006, cuando ejercía como directora general de Competencia en España, se mudó a Bruselas como directora general adjunta de esta materia. "Surgió la oportunidad de este puesto tan interesante, me presenté y aquí estoy", aseguraba a La Verdad de Murcia hace años.

Su faceta más personal

La coruñesa nació el 3 de octubre de 1968 y tiene un hermano pequeño llamado Iván. De muy pequeñita se trasladó a vivir a Madrid con su familia por el trabajo de su padre, José María Calviño, el primer director general de la RTVE socialista de Felipe González entre 1982 y 1986: "Mis padres me han ayudado muchísimo pero no, su profesión y la mía no tienen mucho que ver", decía cuando se le preguntaba sobre la influencia que su padre ha podido tener en su carrera profesional.

Por entonces, la futura economista era una adolescente: cuando su padre empezó a dirigir RTVE contaba 14 años y cuando lo dejó había cumplido la mayoría de edad. Nadia puede agradecer a su padre que llevara a la cadena pública programas tan divertidos e innovadores como La Bola de Cristal o La edad de Oro, emblema de la vanguardia en la famosa Movida Madrileña, con míticas actuaciones como la de Almodóvar y MacNamara, allá por 1983. Pero también trajo a España series como Dinastía o Falcon Crest.

Lea también - Nadia Calviño, la ministra que se opone a derogar la reforma laboral: pianista, amante de los broches y madre de cuatro hijos

Para evadirse de la política, la ministra de Economía se sumerge horas y horas en tres de sus grandes pasiones: la música clásica, el piano y el cine, en especial el de los años 50. También le dedica tiempo a la lectura. En alguna ocasión ha confesado que uno de sus libros favoritos es Patria, el bestseller de Fernando Aramburu que trata el conflicto vasco relatando el enfrentamiento de dos familias vascas salpicadas por las consecuencias de ETA. Además, entre sus autores favoritos también se encuentran Stefan Zweig, Sándor Márai y Alan Bennet.

También es una gran cocinillas y entre utensilios y cacerolas pasa parte de su tiempo libre, preparando deliciosas comidas para sus cuatro hijos. Al mismo tiempo, encuentra distracción en la naturaleza, por lo que son habituales sus constantes viajes a la sierra de su tierra natal donde de vez en cuando le hace una visita a la artista de la familia, su tía Mari Carmen Calviño, reconocida pintora en Galicia.

De reojo también está pendiente de las nuevas tendencias para no quedarse atrás, aunque siempre la acompaña un acertado complemento estilístico que se ha convertido en su sello identificable: los broches los combina con todos sus atuendos en el Congreso y en sus reuniones dentro del mundo de la política. En su armario los tiene de lo más variopintos, gracias los cuales nos hace recordar a la demócrata Madeleine Albright, la primera mujer en ocupar la Secretaría de Estado de EEUU, que también los lucía en cada una de sus intervenciones bajo el mandato de Bill Clinton entre 1997 y 2001.







Comentarios 2

#1
10-07-2020 / 09:05
PESOE: ARRUINANDO ESPAÑA DESDE 1931
Puntuación 25   A Favor   En Contra

ESTOS PVTOS SOCIALISTAS SOLO TRIUNFAN EN PAÍSES COMO ESPAÑA REPLETOS DE RETRASADOS QUE LES VOTAN

#2
13-07-2020 / 19:10
...
Puntuación 1   A Favor   En Contra

su padre cerrp LA CLAVE y echó a BALBIN a la calle