Actualidad

Así eran las 'idílicas' vacaciones de la familia real en Mallorca: cuando don Juan Carlos intentó ligar con Lady Di

Las vacaciones estivales de la familia real este año se verán empañadas por el devastador paso del Covid-19. Muy probable es que el rey Felipe VI, doña Letizia y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, no vayan hasta Mallorca para pasar unos días de desconexión y relax. Mientras los reyes se recorren España como parte del tour por las comunidades autónomas que están realizando, Pilar Eyre ha echado la vista atrás para recordar como eran las vacaciones estivales de la corona española antes de aterrizar en ella la reina Letizia.

Lea tambiénEl primer amor de Felipe VI: esta es la periodista que lo enamoró antes que la reina Letizia

En sus primeros años de reinado, los eméritos don Juan Carlos y doña Sofía eran asiduos a pasar parte del verano en Mallorca, pero no lo hacían en Marivent sino en el hotel Son Vida, el Victoria o el Club Náutico, al que tanto apego le tienen especialmente durante la Copa del Rey de Vela, este año suspendida por la pandemia. El palacio de Marivent no lo adquirieron como residencia oficial de sus vacaciones hasta 1973, año en el que el Govern de Mallorca se lo cedió a la Casa Real.

La periodista ha recordado en su blog de Lecturas como era el verano de unos jovencísimos Felipe, Cristina y Sofía: "Ambas princesas participaban en los stages deportivos de Calanova. También pudimos asistir a las risas cómplices del rey y sus amigos de toda la vida –Karim Aga Khan, Zu Tchokotua, o su compañero de regatas Josep Cusí– en el restaurante Flanigan de Puerto Portals". El emérito le tenía mucho apego a este restaurante y cada vez que acudía a él "solía vestir pantalón rojo, camisa blanca y mocasines sin calcetines, atuendo que se convirtió en un clásico de todos los señores 'bien' españoles".

Durante estos años, era habitual que a la reina Sofía la acompañaran sus inesperable hermana y una de sus primas, con las que disfrutada de agradables jornadas de compras y paseos por la tierra mallorquina: "Su hermana Irene y su prima Tatiana Radziwill, las únicas personas que gozaban de su intimidad. Las tres solían cargar personalmente con las mismas bolsas de las rebajas de unos grandes almacenes de Palma", señala. A día de hoy, Irene la sigue acompañando en casi todos sus habituales viajes a Palma.

Al contrario que doña Sofía, don Juan Carlos no disfrutaba del calor de su familia y eso que coincidía en muchas ocasiones con su padre, Juan de Borbón, en la isla: "Yo no soy nadie, no saben dónde colocarme, soy un estorbo para todos", le dijo el propio padre del rey a Eyre en una ocasión. Lo mismo sucedía con la infanta Pilar, fallecida a primeros de año, que no solía visitar en Marivent a su hermano y al resto de la familia real: "Tal circunstancia importaba poco a la aguerrida infanta, que a bordo de su pequeño velero, Doña Pi, se cruzaba sin complejo alguno en la bahía palmesana con el fabuloso yate Fortuna, un regalo del rey Fahd de Arabia Saudí".

Lea también Felipe VI y Letizia vuelven a Cuenca, donde arrancó su luna de miel: el mono de 40 euros elegido por la reina

Cuenta la periodista que los dos hermanos guardaban rencillas porque don Juan Carlos "no hizo nada para evitar que la casa donde veraneaba fuese demolida por una infracción urbanística, aunque no dejó de acudir a Mallorca ya que se compró un chalet en el municipio de Calviá". La otra hermana del rey, la infanta Margarita, no se dejaba caer por Mallorca puesto que para sus vacaciones se decantaba por Portugal.

Cabe recordar una de las visitas más especiales que la familia real recibió durante unas de sus vacaciones en el Palacio de Marivent. Los mismísimos Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, con unos pequeños Guillermo y Harry, se dejaron caer por la residencia de los reyes en 1986 y pasaron unas cuantas semanas en la isla. Algunos biógrafos como Lady Colin Campbell destacaron hace unos años que Diana convirtió a don Juan Carlos en su confidente aprovechando que "a menudo se quedaba sola en Marivent, porque Carlos pasaba menos días en España". Para Lady Di no fueron días fáciles: "Después comentó que el rey había intentado ligar con ella", recuerda Eyre. 

Como anécdotas, la periodista recuerda el primer amor del rey Felipe VI y la fama de don Juan Carlos con las mujeres que, según ella, caían derretidas a sus pies. Por parte de Felipe VI, la periodista recuerda sus paseos en lancha con Isabel Sartorius, la novia más conocida de Felipe antes de que doña Letizia conquistara su corazón. Sin embargo, desde Informalia este miércoles recordamos quién ocupó su corazón antes de Sartorius, la periodista y aristócrata Victoria de Hoyos y Carvajal, que pertenecía a su misma pandilla de amigos de Mallorca y compartían el mismo colegio en Madrid, el exclusivo Santa María de los Rosales, al que también van la princesa Leonor y la infanta Sofía en la actualidad. 

Según Eyre, esto le decían sobre la fama de mujeriego de don Juan Carlos: "El rey, bronceado, sexy, atlético, elegante, luciendo carillas y el postizo que le arreglaba Iranzo todas las semanas, era no solo el rey de España, sino el rey del mundo. Como me dijo un amigo suyo entonces: '¡Se le ofrecían todas! ¿Que con cuántas estuvo? ¡Yo qué sé! ¡Mil quinientas!'.

Lea también: La reina Letizia se pasea por Aragón con un flamante look black & white y unas alpargatas de 105 euros

Las últimas vacaciones de la familia real han estado empañadas desde que saliera a la luz el caso Nóos e Iñaki Urdangarin ingresara en prisión. Desde entonces, la infanta Cristina puso rumbo a Ginebra con sus hijos y no ha vuelto a pisar Marivent. La infanta Elena tampoco ha acudido desde entonces "por solidaridad con su hermana". La periodista también cuenta que a Letizia "no le gusta Mallorca y procura pasar menos días cada verano", mientras que "Leonor y Sofía no tienen ningún arraigo en la isla".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin