elEconomista.es

Esther Doña, la viuda recupera la sonrisa cuatro meses después de la muerte de Carlos Falcó

8/07/2020 - 10:51

Esther Doña se ha dejado ver por segunda vez tras la muerte de su marido, Carlos Falcó, que perdió la vida el pasado mes de marzo a los 83 años. La socialité se dirigió este miércoles hasta la estación del Ave en Madrid para recibir a una gran amiga. Doña se apoya en sus amigas tras ser 'desahuciada' de El Rincón, el palacio donde vivía felizmente con el marqués de Griñón.

Lea también - Esther Doña: viaje a los barrios de Málaga que conocen su misterioso pasado

Para recibir a su fiel compañera, Esther se decantó por un maxivestido de color blanco con topos azules, que combinó con unas alpargatas de esparto y unas grandes gafas de sol para pasar desapercibida entre la muchedumbre. Lució una gran sonrisa, demostrando que poco a poco se está recuperando del varapalo que supuso para ella la muerte de su compañero sentimental.

Es la segunda vez que las cámaras captan a la socialité tras la pérdida del padre de Tamara Falcó. La primera fue durante el entierro de Manolo Seguro, el ex de Carmen Cervera y padre de Borja Thyssen, que falleció el pasado 25 de junio a los 77 años tras no superar un cáncer por el que llevaba un tiempo batallando en absoluto silencio. Protegida por una mascarilla, lució un look compuesto por un vestido largo con formas rectangulares en colores blanco y negro, acompañando la prenda con unas deportivas blancas y un bolso oscuro.

No son buenos tiempos para ella. Tres meses después de la muerte de su marido, ha abandonado el palacio de El Rincón, en el que compartió vida conyugal y en el que permanecía desde su fallecimiento. Este había sido el hogar que compartieron durante los tres años que duró su matrimonio y allí se quedó, en la más absoluta soledad, cuando uno de los hijos de su marido le llevó para que fuera ingresado en el hospital. Después, Esther ha pasado allí, enferma y contagiada ella también, el período de aislamiento, hasta que se repuso del coronavirus, que también a ella le tocó de lleno.

Allí seguía hasta hace unas semanas, tal y como le corresponde por derecho, en régimen de usufructo, hasta que decidió traspasar el umbral e intentar rehacer su vida. La voluntad de los hijos del marqués era echarla, pero finalmente ella se fue por su propio pie. Y lo hizo sin alcanzar ningún acuerdo con ellos.

Lea tambiénCómo se llevaron a Esther Doña del palacio de Carlos Falcó, que está semiruinoso

Doña se llevó sus pertenencias y lo que más quiere en estos momentos, su perrita Chloé, la bichón maltés que Carlos le regaló hace dos años por Navidad. La malagueña, que sigue luciendo su alianza de boda, reside ahora en el piso que tiene en la localidad madrileña de Majadahonda, donde se la ha podido ver haciendo la compra y paseando a su mascota.

Por el momento se desconoce cómo ha sido el reparto de los bienes de Falcó entre sus hijos pero, tal y como adelantó Informalia, la familia ha decidido desprenderse del palacio de El Rincón, en Aldea del Fresno, y lo ha puesto a la venta.

Tal y como contamos desde Informalia, Doña no figuraba en el testamento del marqués, ya que habían hecho separación de bienes antes de su boda en 2017. En consecuencia y dadas las deudas que deja su difunto marido, no le queda otro bien material que el dinero que negocie con los representantes de sus cinco hijos, Manuel Falcó, Xandra, Tamara, Duarte y Aldara a cambio de abandonar el castillo.







Comentarios 0