Actualidad

Las primeras imágenes de Paloma Cuevas tras su separación de Enrique Ponce: con mirada perdida desde su refugio en Jaén

Paloma Cuevas está refugiada en Jaén junto a sus padres, Victoriano Cuevas y Paloma, y sus dos hijas, Palomita de 18 años y Bianca de 8, mientras pasa la tormenta mediática desatada tras su separación de Enrique Ponce. En la finca familiar Cetrina está tratando de pasar página mientras manda mensajes en los que dice encontrarse "serena" y mirando siempre por el bien de sus dos criaturas. El torero, mientras, se refugia en los brazos de la joven almeriense de 21 años que lo ha enamorado, Ana Soria.

En las imágenes difundidas por la revista Hola, Cuevas pasea por su finca luciendo un semblante serio y una mirada perdida dirigida hacia el suelo. Luce un elegante vestido estampado en tonos azules, rosas, amarillos y blancos, mientras que con sus manos sostiene un sombrero de paja. Paloma habla del punto en el que se encuentra su relación con Ponce tras tomar caminos separados.

Mantienen el contacto todos los días, sobre todo pensando en el bien de las dos niñas: "Enrique y yo nos hemos querido muchísimo. Siempre hemos sido los mejores amigos y esa parte de nuestra relación va a seguir siendo así. Siempre hemos afrontado nuestros problemas juntos y, esta vez, también estamos hablando mucho, todos los días, nos estamos apoyando el uno en el otro". 

Lea tambiénDiez cosas que nos cuenta Enrique Ponce sobre su idilio con Ana Soria y su ruptura con Paloma Cuevas

Dice que el amor que sienten el uno por el otro no ha acabado, aunque ahora se ha transformado en cariño: "Ninguna separación acabará con el cariño y el respeto que nos profesamos el uno al otro y a nuestras respectivas familias, con las que mantenemos una relación extraordinaria. La vida es así y hay que vivirla, sin dramas, abrazándola con todo el cariño del que somos capaces". 

Además, sostiene que todavía no han iniciado el proceso legal para divorciarse ni tienen la intención de hacerlo por el momento: "Ninguno de los dos tenemos intención de solicitar el divorcio, a día de hoy. Ni siquiera hemos firmado los trámites de la separación de hecho. Hemos sido muy felices. Han sido muchísimos años de un amor muy profundo". 

Paloma echa la vista atrás para valorar cómo ha sido su matrimonio con el torero, con el que llevaba unida desde 1996: "La vida nos ha dado amor, una relación maravillosa y una bonita familia, que es nuestra pasión. Pero la felicidad a veces se bifurca en caminos diferentes y, hace tiempo, decidimos recorrerlos, pero unidos siempre en un horizonte común, ver crecer a nuestras hijas en familia". 

La ex del torero dice encontrarse "serena" ante la gran polvareda levantada y el cambio que ha dado su vida: "Serena. La palabra es serena. Serena porque mi fe me permite estar tranquila, y serena porque la felicidad de mis hijas está por encima de todo". También está muy preocupada por sus padres, con los que algunos medios aseguraron que Ponce tuvo un encontronazo estos días: "Estoy en el campo, cuidando de ellos e intentando que esta situación les afecte lo menos posible. Quiero que la felicidad de mis hijas continúe como hasta ahora", expresa.

Lea tambiénLa llamada de Genoveva Casanova a Paloma Cuevas tras las especulaciones de su estrecha amistad con Enrique Ponce

Además, hace un par de días, Paloma y Enrique enviaron un comunicado conjunto en el que piden respeto para sus hijas: "Ha sido una decisión muy meditada, tomada de mutuo acuerdo, y desde el profundo cariño y respeto mutuo que nos tenemos, y que hemos demostrado durante todo nuestro matrimonio. El único fin de hacerlo público es para proteger a nuestro entorno familiar, y en especial a nuestras dos hijas menores de edad", explicaron.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin