elEconomista.es

Susanna Griso levanta pasiones en bikini desde Gran Canaria: los 50 años le sientan de maravilla


Susanna Griso todavía no ha comenzado sus vacaciones estivales, pero eso no quita para que de vez en cuando se dé algún que otro remojón en el mar. La presentadora se ha sumergido en las aguas de Gran Canaria, hasta donde ha viajado por motivos laborales, y ha lucido un tipazo más que envidiable. A sus 50 años, la catalana demuestra que está estupendamente.

Lea también - Echenique, contra Susanna Griso por su comentario sobre la foto feminista de Pablo Iglesias: "La paja mental..."

La comunicadora viajó hasta la isla con su programa Espejo Público, para grabar allí unas entregas especiales con el objetivo de promover el turismo nacional, tan golpeado por el devastador paso del coronavirus. La periodista, tal y como se ve en la revista Diez Minutos, se lo pasó pipa en el agua, mientras presumía de figura luciendo un sencillo y acertado bikini blanco, que combinó con un sombrero de paja y unas gafas de sol para protegerse de los rayos de luz y al mismo tiempo pasar algo desapercibida. 

Lea también - Susanna Griso cuenta que hizo de celestina entre Guti y Romina: "Me siento madrina de esta relación"

La presentadora también se tomó unas instantáneas en la playa de Maspalomas que luego compartió con sus más de 100.000 seguidores de Instagram. En una de ellas aparece caminando por la arena mientras luce un look muy playero compuesto por una falda corta vaquera y una camiseta gris. La publicó con la siguiente reflexión: "El confinamiento nos ha enseñado a valorar las pequeñas cosas: volver a pisar la arena mojada, una playa que no se acaba, el mar con resaca. Cuántos pequeños placeres en barbecho...". También subió otra fotografía con una amiga en la que se lo estaban pasando "como niñas".

Este remojón en el mar le sienta a las mil maravillas después de los arduos meses de trabajo en los que no le ha quitado ojo a la evolución de la pandemia desde su programa. En casa también se evade de la actualidad junto a su marido, el periodista catalán Carles Torras, y sus hijos: Jan, Mireia y Dorcette. A esta última la adoptó en 2018 en Costa de Marfil mediante un proceso legal que no le resultó nada fácil, tal y como ella misma explicó.







Comentarios 0