elEconomista.es

Miguel Báez "El litri", enamorado tras su divorcio de Adriana Carolina Herrera: así es la aristócrata que lo ha conquistado


Miguel Báez "El Litri" vuelve a tener el corazón ocupado tras divorciarse de Adriana Carolina Herrera hace ya tres años. La afortunada que ha ocupado su corazón responde al nombre de Casilda Ybarra Fontcuberta, es sevillana y pertenece a una acomodada familia de la aristocracia y la empresa española. Los dos están llevando con mucho hermetismo su bonita historia de amor.

Según ha podido saber El Español, a los dos se les ha visto pasear por el centro de Sevilla en varias ocasiones. El empresario estuvo hace poco en el club náutico de Punta Umbría, aunque al parecer lo hizo solo, sin la compañía de su nuevo amor.

Casilda es la mujer que le ha robado el corazón al diestro. Se dedica a la gestión cultural en la empresa Cultural Projects Associate desde hace ya cuatro años y tiene una licenciatura en la Facultad de Geografía e Historia del Arte de la Universidad de Sevilla. Además, en su currículum también cuenta con un máster de Museografía y Exposiciones en la Universidad Complutense de Madrid. 

Lea también - La nueva vida de Carolina Adriana Herrera sin El Litri: trabajo, hijos, amigas y alguna ilusión

Ybarra Fontcuberta tiene sangre aristócrata. Por parte de madre tiene parentesco con los duques de Medinaceli, los marqueses de Bellamar y el ducado de Estremera. Su padre, además, es el popular empresario Jaime Ybarra, y tiene tres hermanos: Antonio, Iván y Pablo. El segundo estuvo relacionado sentimentalmente con Teresa Baca Astolfi, modelo, periodista y, a su, vez, sobrina del primer novio de la infanta Elena, Luis Astolfi.

Lea tambiénDiez cosas que nos cuenta Enrique Ponce sobre su idilio con Ana Soria y su ruptura con Paloma Cuevas

Miguel Báez "El Litri" despertó un sin fin de titulares en 2017 cuando se divorció de Adriana, la hija de Carolina Herrera. Los dos pusieron fin a su matrimonio tras darse el "sí, quiero" en una pomposa boda celebrada en 2004 en Cáceres, a la que acudieron los rostros más aclamados del mundo del toro como Enrique Ponce y Paloma Cuevas, tan en boca de todos por su reciente divorcio y el nuevo amor del diestro, una joven almeriense de 21 años por la que ha perdido los vientos. 

El diestro y la hija de la diseñadora mantienen una buena relación a pesar de su ruptura y están en permanente contacto por el bien de sus tres hijos: Olimpia de 14 años, Miguel de 13 y Atalanta de 11. Al mismo tiempo que El Litri rehace su vida con Casilda, Adriana hace lo propio con el empresario argentino Francisco Bosch, con el que ya pasea en actitud muy cariñosa por las calles de Madrid.







Comentarios 0