elEconomista.es

El príncipe Andrés, acorralado: la presiones para que declare por su vinculación con Jeffrey Epstein aumentan


El caso de Jeffrey Epstein volvió a dar un giro este viernes cuando Ghislaine Maxwell, su compañera sentimental y la encargada de reclutarle a las menores para su entramado de explotación social, fue detenida tras un año en busca y captura. El príncipe Andrés es una de las personalidades vinculadas con el pedófilo y las tensiones para que colabore con el FBI son cada vez mayores.

Audrey Strauss, la fiscal en funciones del Distrito de Nueva York, afirmó después de la detención de Maxwell que sería muy valioso contar con el testimonio del príncipe Andrés para encarrilar la investigación sobre la red del pedófilo, que se suicidó el año pasado en su celda de Nueva York. Tras la presunta negativa del príncipe Andrés a la hora de colaborar, la fiscal asegura que "las puertas siguen abiertas" para que declare: "Nos gustaría que el príncipe Andrés viniese a hablar con nosotros", escribió en un comunicado.

Tras la detención de la socia del magnate también se pronunció Gloria Allred, abogada de algunas de las tantas víctimas de Jeffrey. Considera que el nieto de Isabel II está "evitando y evadiendo" a las autoridades estadounidenses por no tomar declaración después del sonado arresto de Maxwell. La letrada presionó al príncipe Andrés a través de la cadena británica ITV.

Lea también - Nuevo giro en el caso Epstein a favor del príncipe Andrés: el fiscal que le procesaba, destituido

"La pregunta es, príncipe Andrés, ¿cuándo va a contar todo lo que sabe? Debe hacerlo, necesita hacerlo sin demora. Es muy traumático y difícil para las víctimas no saber la verdad y este es un tipo de test de tortura a la que el príncipe Andrés está sometiendo a las víctimas sobre como ¿hará o no dará una declaración, si lo hará, cuándo? Simplemente no es justo", lanzó ante las cámaras.

Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido, también habló sobre la presunta vinculación del príncipe Andrés con el caso tras la detención de Maxwell: "Todo el mundo se solidariza con las víctimas de Jeffrey Epstein, pero no esperen que comente los asuntos que afectan a la familia real", dijo mirando para otro lado en la cadena de radio LBC tras ser preguntado por el tío de Guillermo de Inglaterra y el príncipe Harry. 

Por parte del duque de York no ha habido respuesta oficial, aunque The New York Times señala que está moviendo alguno hilos mediante sus letrados: "Han estado en conversaciones con un grupo de presión de Washington con vínculos con la administración Trump sobre la posibilidad de ayudar al hijo de la Reina con las consecuencias de su relación con Jeffrey Epstein".

Lea tambiénEl príncipe Andrés, llamado a declarar por la fiscalía de Nueva York por el caso de Jeffrey Epstein

El consultorio al que le habría pedido ayuda es el prestigioso de Robert Stryk, pero le habrían dado un espaldarazo: "El Sr. Stryk tiene un historial de asumir clientes con reputaciones desagradables pero expresó su incomodidad por la posibilidad de ayudar al príncipe Andrés, y las conversaciones sobre la representación potencial parecen haber fracasado", aseguró el mismo medio.

A principios de este año, el fiscal del distrito sur de Nueva York, Geoffrey Berman, explicó que el hermano del príncipe Carlos tenía una actitud de "colaboración cero" con el FBI, por lo que se podrían tomar represalias legales si la negativa continuaba. Sin embargo, este fiscal fue destituido de su cargo la pasada semana. Desde Estados Unidos aseguran que Donald Trump está detrás de esta decisión, ya que podría haber pedido al fiscal que dejara de investigar al hijo de Isabel II o sería despedido. Su lugar ha sido ocupado por Audrey Strauss, la misma que ya ha presionado al príncipe Andrés. 

El nombre del hijo de Isabel II está mancillado desde que se destapase su amistad con el pedófilo Jeffrey Epstein. El duque de York trató de limpiar su imagen en una sonada entrevista concedida a la BBC el pasado año, con la que no hizo más que empeorar la situación. Causó un auténtico quebradero de cabeza a su madre, que tras una intensa reunión con el príncipe Carlos, lo animó a renunciar a sus deberes reales, como así hizo finalmente.







Comentarios 0