elEconomista.es

Andrea Levy y el hijo de Alberto Ruiz-Gallardón, juntos pero no revueltos en la reapertura del Teatro Real


El Teatro Real volvió a abrir sus puertas este miércoles tras 90 días de silencio como consecuencia de la devastadora pandemia que ha paralizado al mundo. 'La Traviata' sonó con más fuerza que nunca ante la atenta escucha de los invitados que asistieron al acto, en el que se respetaron todas las medidas de seguridad para evitar contagios. Entre todos ellos se encontraban la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; Carmen Lomana; o Pedro J. Ramírez muy bien acompañado por su mujer, Cruz Sánchez de Lara. También la nueva pareja sorpresa en el mundo de la política.

Una representación en concierto semi-escenificada de La Traviata de Giuseppe Verdi ha sido la ópera elegida para el regreso del Teatro Real, al que tampoco faltaron el Alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y la Concejala de Cultura, Turismo y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy.

Esta última, enfundada en un espectacular traje chaqueta de color fucsia del diseñador Jorge Vázquez y un pequeño bolso de Louis Vuitton, no entró al espacio junto a su novio Pepe Ruiz-Gallardón, que también disfrutó del espectáculo entre las butacas. La concejala y el abogado consolidaron su amor durante la pandemia, aunque de momento van con pies de plomo y prefieren no oficializarla ante los medios de comunicación.

Lea también - Andrea Levy, influencer institucional: usa ropa gratis a cambio de publicidad para las marcas

También se dieron cita otras personalidades como el padre del susodicho, Alberto Ruiz Gallardón; el joyero Emiliano Suárez, marido de la actriz Carola Baleztena; e Iñaki Gabilondo junto a su mujer, Lola.

Carmen Lomana también deslumbro con su presencia.  Apostó por un atuendo en azul y blanco muy conjuntado con su mascarilla - la misma que usó Isabel Preysler durante una tarde de café con sus amigas y Tamara Falcó - un bolso beige de Chanel y unos salones de Valentino. 

Habitual en este tipo de actos, Pedro J. Ramírez y su mujer Cruz Sánchez de Lara fueron unos de los primeros invitados en llegar a esta noche tan especial. Ambos posaron de lo más sonrientes ante las cámaras. Por allí también merodeaba Tristán Ramírez, uno de los dos hijos del periodista con Ágatha Ruiz de la Prada, que ahora está muy ilusionada con su nuevo novio, el empresario Luis Gasset. 

Del mundo de la política se dieron cita las vicepresidentas del Gobierno de España, Carmen Calvo y Nadia Calviño. La primera optó por un pantalón estampado en beige, un top negro y una levita holgada del mismo color. La segunda, en cambio, lució un pantalón ancho de color blanco que combinó con una americana azul marino y una camisa negra con escote palabra de honor. En cambio, se dejó en casa su complemento estilístico favorito: el broche que la acompaña en las citas más especiales. 

Isabel Díaz Ayuso, por su parte, llevó un vestido de estampado animal print y de estilo midi que complementó con unos finos salones de color beige y con su larga y ondulada melena recogida. 

El Teatro Real abrió sus puertas para un aforo reducido al 50%. Todos los asistentes disfrutaron de la Ópera adecuadamente ataviados por las pertinentes mascarillas para evitar contagios por coronavirus y también respetaron las distancias de seguridad dentro del teatro. Sobre el escenario se llevaron a raja tabla las medidas con los solistas cantando desde cuadrículas, el coro sin moverse y los músicos separados en el foso por unos cuantos paneles.







Comentarios 0