elEconomista.es

Tamara Falcó: "No seré marquesa de Griñón hasta que lo decida el Rey"


Tamara Falcó está recuperando poco a poco la sonrisa y la ilusión. La hija de Isabel Preysler sufrió un duro golpe el pasado 20 de marzo cuando su padre, Carlos Falcó, perdió la vida a los 83 años como consecuencia del coronavirus. El marqués le dejó como herencia su título más preciado, el marquesado de Griñón, algo de lo que está muy orgullosa. No obstante, todavía no tiene el título aristocrático bien atado entre sus manos.

Lea también - Tamara Falcó, del low cost al lujo: luce en la misma semana un look de 25 euros y otro de 471

"Aún no soy marquesa, hasta que lo decida el Rey", ha dicho en la revista Hola tras ser preguntada sobre el cambio que ha dado su vida tras la muerte de su progenitor. La televisiva se trasladó a la mansión de su madre, Puerta de Hierro, cuando su padre murió, para estar arropada de su calor y sobrellevar la triste pérdida. Allí también cuenta con Mario Vargas Llosa y su hermana, Ana Boyer, que se trasladó al hogar de Preysler para pasar el resto del confinamiento junto a Fernando Verdasco y el hijo que tienen en común, el pequeño Miguel de 1 año. 

La vida de Tamara Falcó está en boca de todos desde que el pasado año deslumbrara ante los fogones de Masterchef Celebrity, edición de la que resultó ser la flamante ganadora. Ahora se enfrenta a nuevos y apasionantes retos profesionales, pues ya está al frente de las grabaciones de Cocina al punto, su nuevo programa en TVE junto al chef Javier Peña. Por el pasarán rostros tan conocidos como el de Ágatha Ruiz de la Prada o su buen amigo, el diseñador Juan Avellaneda. Ante estos nuevos horizontes, confiesa que está "llena de nuevas ilusiones". 

La televisiva asegura que desde su paso por Masterchef no ha vuelto a coger "un cuchillo en casa" por "compromisos laborales", aunque tiene intenciones de seguir profundizando en este mundo: "La cocina me encanta y, de hecho, iba a formarme más y hacer un curso que empezaba en abril y que se ha retrasado hasta octubre". No obstante, de momento no aspira a ganarse la vida con ello, aunque no descarta abrir un establecimiento en el futuro: "Para gestionar un restaurante es necesario tener muchos otros conocimientos de negocio que no son puramente culinarios. Me encantaría, pero creo que sería un proyecto a largo plazo". 

Lea también - Isabel Preysler y Tamara Falcó, con mascarillas y a lo loco: quedada con amigas en casa

Tamara va poco a poco recuperando la sonrisa tras la muerte de su padre, Carlos Falcó. La socialité lo ha recordado estas semanas con tiernas fotografías en Instagram, agradeciéndole todo lo que ha significado en su vida: "Gracias Papi por dejarme el legado más bonito que se le puede dejar a una hija: tu amor". Además de su eterno cariño, su progenitor al partir también le dejó su título más preciado: el marquesado de Griñón.







Comentarios 0