elEconomista.es

La otra preocupación del ministro Salvador Illa (y no es por el coronavirus)

29/06/2020 - 15:09

Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha vivido los meses más intensos y complicados de su vida al luchar contra la pandemia del coronavirus, una enfermedad que ha provocado una alarmante crisis sanitaria y que ha dejado más de 28.340 personas muertas en España hasta el día de hoy, según datos oficiales.

El trabajo del ministro socialista ha sido de tal magnitud que apenas ha podido echar la vista a una de sus pasiones, el fútbol. Illa es reconocido seguidor del Espanyol, equipo al que sigue por tradición familiar y que ahora no pasa sus mejores días. De hecho, tiene pie y medio en Segunda División.

El político ha hablado sobre la delicada situación de su equipo: "¿Qué se ha hecho mal? Muchas cosas, aunque no he podido seguirlo demasiado estos meses", ha confesado este lunes durante una entrevista a El Món a Rac1. Salvador ha tratado de desgranar las causas del desastre del conjunto perico, representado por los cuatro entrenadores distintos en una sola temporada: "No es normal. Es un síntoma y una explicación de que las cosas no van bien", ha explicado.

Lea también - Sergio Ramos planta al Gobierno por discrepancias personales: no quería salir en la foto con Fernando Simón y el ministro Illa

Pese a que la salvación está a 10 puntos y tan solo quedan seis jornadas, el ministro aún cree en el milagro: "Es muy difícil pero no perdamos la esperanza hasta el último minuto, a eso los pericos estamos muy acostumbrados. Intentemos al menos, no tirar la toalla", ha declarado con optimismo.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.