Actualidad

Los hermanos de Ana Obregón y la actriz, juntos en casa de sus padres por su aniversario de bodas

Hace un año, Ana Obregón subía una fotografía a sus redes sociales pregonando a todos sus seguidores lo feliz que era de estar con sus padres en una fecha tan importante. Celebraba por todo lo alto el amor de sus padres, que festejaban el aniversario de boda, nada más y nada menos que 65 años de amor absoluto.

Este año las cosas han cambiado para todos. El 13 de mayo Álex Lequio fallecía en un hospital de Barcelona tras dos años luchando contra el cáncer. Desde entonces nada ha vuelto a ser igual.

Lea también - Ana Obregón recuerda a su hijo Álex: "Te echo insoportablemente de menos"

Este sábado se celebraba un mes de la pérdida del niño bonito de la familia Obregón. Aún así, todos los hermanos sacaron fuerzas suficientes para reunirse en casa de los padres para celebrar este aniversario de boda, este año un más, casi siete décadas de amor.

Javier García Obregón llegaba a casa de sus padres en un día terriblemente duro para todos ellos, un mes desde que su sobrino falleciera. Aún así, sacaban fuerzas para estar apoyándose mutuamente. A su llegada, el hermano de Ana Obregón confesaba que sus padres se encontraban: "Bien" y que todos los hermanos se estaban volcando con la actriz.

Juancho llegaba a casa de sus padres, pero se metía directo con el coche y no bajaba la ventanilla. Su rostro, visiblemente serio y triste, expresaba el dolor tan grande que siente en estos momentos.

Las hermanas de Ana Obregón, Amalia y Celia, que no se han separado ni un solo momento de ella, llegaban juntas a casa de sus padres para celebrar el aniversario de bodas.

Los tres coches entraban muy deprisa y sin querer hacer declaraciones a la prensa. Aunque no nos hemos podido percatar de la presencia de Ana Obregón en ninguno de ellos, imaginamos que iba sentada en el de las hermanas, para no perderse esta visita a sus padres. Los cristales de los coches son tintados y por ello, dificulta visualizar en el interior de ellos.

A su salida, los rostros seguían siendo el mayor reflejo de la delicada que todos están pasando en estos momentos. Aún así, imaginamos que ayer sábado pasaron un rato agradable con sus padres, disfrutando de la buena noticia de que un año más siguen viviendo su amor como el primer día.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments