elEconomista.es

Marta Gayá regresa a su casa de Palma de Mallorca justo don Juan Carlos en el ojo del huracán

10/06/2020 - 8:30

Después de una estancia de varios meses en su residencia suiza de Gstaad, Marta Gayá ha vuelto a Mallorca, a su casa. La mujer que ha sido el gran amor del rey Juan Carlos, como él mismo desveló en una conversación privada con su amigo y compañero de regatas Josep Cusí, llegó el pasado fin de semana a la isla para empezar sus vacaciones de verano. Estos días está preparando su nuevo barco para salir a navegar prácticamente cada día.

Salir al mar, poner rumbo a Formentera y quedarse en las distintas calas de las islas, es lo que más le gusta hacer a la mallorquina en verano. Siempre muy celosa de su intimidad, prefiere el mar a las citas sociales. La amiga del rey, que jamás ha hablado de su relación con el marido de doña Sofía, huye de periodistas y cámaras, aunque la prensa de la isla la ha respetado siempre.

Lea también: Marta Gayá, la amiga de don Juan Carlos, regresa a Palma de Mallorca por Navidad

Desde la muerte de su madre en 2019, Marta Gayá espació sus viajes a Mallorca y ha pasado la mayor parte de su tiempo viajando por el mundo, pero sobre todo en Suiza, donde ha obtenido la residencia, lo que le permite contar con las ventajas fiscales del país helvético.

Marta Gayá, de 71 años, regresa a Mallorca, justamente cuando don Juan Carlos, de 82, vuelve a estar en el ojo del huracán. La Fiscalía General del Estado acaba de encargar a la del Tribunal Supremo que continúe la investigación por las comisiones del Ave a la Meca. La posibilidad de que un día el padre de Felipe VI se siente en el banquillo de los acusados ya no es una fantasía que nadie habría imaginado hace solo unos años.

¿Podría Marta Gayá ser llamada a declarar algún día, como lo ha hecho y lo volverá a hacer sin duda Corinna Larsen, como beneficiaria de la suma de 65 millones de euros que el rey emérito habría trasferido de una cuenta en Suiza a otra de la aristócrata alemana?

Tampoco es imposible. Y es que las investigaciones sobre las finanzas opacas del rey emérito desvelaron que don Juan Carlos había donado a Marta Gayá, dos millones de euros, entre 2011 y 2012, operación perfectamente documentada por los investigadores suizos, que fue ejecutada por los testaferros del rey a través del Banco suizo Mirabaud, de donde salieron también en 2012, los 65 millones de euros como regalo a Corinna Sayn Wittgenstein.

Como residente en Suiza, Marta Gayá no tiene que pagar sus impuestos en España ni dar cuentas de sus finanzas bancarias en entidades de aquel país, pero quizá don Juan Carlos tenga que explicar en algún momento el origen de esas donaciones a las mujeres más importantes de su vida y un juez le pregunte al rey por Marta Gayá.







Comentarios 1

#1
20-06-2020 / 06:47
el borbon los cria y ellos se juntan
Puntuación 0   A Favor   En Contra

otra republicana de suiza, como colon de carvajal y suma y sigue...