elEconomista.es

Esther Doña, fuera del testamento de Carlos Falcó pero agarrada a El Rincón: los hijos del marqués de Griñón quieren comprarle el usufructo del Palacio

8/06/2020 - 8:25

Desde antes del 20 de marzo lleva Esther Doña, marquesa viuda de Griñon, confinada en el Palacio de El Ricón, la mansión que fue su domicilio conyugal mientras estuvo casada con Carlos Falcó.

El padre de Tamara Falcó y la modelo pasaron los últimos meses de su vida juntos, alternando El Rincón con un piso del Barrio de Las Letras en Madrid, cedido por Javier Chico de Guzmán, descendiente del fundador de la Guardia Civil y actual duque de Ahumada, íntimo amigo de Carlos Falcó. La viuda del aristócrata no pudo visitarle en la clínica de La Concepción donde el marqués falleció víctima del Covid-19. Tampoco pudo estar junto a los cinco hijos de su marido cuando recogieron sus restos mortales para ser incinerados, ni con el resto de la familia cuando el funeral íntimo en la finca Casa de Vacas, donde se encuentran los viñedos que llevan el nombre del marquesado de Griñón. Esther estaba también contagiada de coronavirus y debía guardar la cuarentena obligatoria.

Lea también: Tamara Falcó, contra la viuda de su padre: la frase que desvela su enfrentamiento con Esther Doña

Pero han pasado ya tres meses y la guapa malagueña no se ha movido de ese hermoso aunque deteriorado palacio donde en el verano de 2017 celebró en total intimidad su matrimonio, para después hacer una gran fiesta en otoño, publicada en exclusiva para la revista Hola.

La marquesa viuda podría aplicarse a sí misma, la canción: Resistiré, el tema popularizado por el Dúo Dinámico, convertido en bandera de la pandemia. Doña aseguró a algunos de los amigos de su marido que la llamaron para darle el pésame que abandonaría el palacio en pocas semanas, para irse a uno de los dos pisos que tiene en Las Rozas, adquiridos por su anterior marido, un empresario que fue Letrado de las Cortes y con el que acabó peleando en los tribunales.

Más deudas que bienes

Sin embargo, cuando se hizo público el testamento de Carlos Falcó, sus herederos confirmaron sus sospechas de que el difunto aristócrata dejaba más deudas que bienes. Deudas millonarias y perfectamente documentadas que contrajo con su hijo mayor Manolo Falcó Girod, convertido en su mayor acreedor. Cuentan allegados a la familia que su cuarta esposa ni siquiera figuraba en su testamento. Carlos Falcó no le ha dejado nada. Seguramente porque nada le correspondía, ya que ambos habían acordado separar sus respectivos patrimonios. Ella misma daba pistas en una entrevista: "Nos casamos por amor, no por bienes materiales".

No hay duda que de que sus abogados han aconsejado a la viuda que no se mueva del hogar conyugal, del que puede disfrutar (usufructo) por tiempo indefinido. Los cinco hijos de Falcó quieren El Rincón, el único bien que han heredado de su padre y que el marqués puso en venta hace años por 10 millones de euros, sin encontrar comprador.

Pero el palacio que requiere arreglos y restauración inmediata, y cuantiosos gastos de mantenimiento. Por otra parte, si llega a venderse, gran parte de esos beneficios serían para satisfacer las deudas del marqués con Manolo su hijo mayor. Por el momento, haciendo gala de su caballerosidad, los herederos del marqués, con Manolo a la cabeza, y el más rico de todos ellos, pagan todos los gastos del palacio, ya que Esther Doña es incapaz de sufragar ese importe.

Estos días, los herederos del marqués negocian comprarle a Esther el usufructo del palacio, darle la cantidad que convengan y que abandone la mansión. Mientras se ponen de acuerdo, Ester sigue entonando su particular "Resistiré".

Lea también: Tamara Falcó sufrió un ataque de ansiedad cuando supo que su padre había muerto







Comentarios 0