elEconomista.es

Primeras imágenes de Isabel II en el confinamiento: montando a caballo a los 94 años


La reina Isabel II permanece confinada en el Castillo de Windsor a la espera de que todo vuelva a la máxima normalidad posible. La Casa Real Británica ha difundido las primeras fotografías de la soberana durante el confinamiento. En ellas, a sus 94 años, aparece montando a caballo por los jardines de la fortaleza.

"Fotografiamos a la Reina montando a Fern, un Fell Pony de 14 años, en Windsor Home Park este fin de semana. Su Majestad disfruta cabalgado desde la infancia y está estrechamente involucrada con el bienestar de los caballos que posee para la cría, la equitación y las carreras", han escrito en Instagram, junto a unas instantáneas del agradable paseo y otras rescatadas del pasado, en las que la madre del príncipe Carlos practica una de sus actividades favoritas. 

Lea también - Isabel II convierte el Castillo de Windsor en un búnker frente al Covid-19: sus férreas medidas

Con estas nuevas instantáneas Isabel II demuestra que con sus 94 años, cumplidos el 21 de abril, está en plena forma. A su alrededor la están protegiendo del coronavirus con mucho esfuerzo, pues desde que se confinara en Windsor no ha visto tan siquiera a ninguno de sus familiares y sus empleados siguen un estricto protocolo para evitar contagios. En la residencia cuenta con la agradable compañía de su marido, el duque Felipe de Edimburgo, que tiene 98 años.

Bien es sabido que la abuela del príncipe Guillermo y Harry es una gran aficionada a los caballos. El primero de ellos, un poni llamado Shetland, lo tuvo cuando tan solo tenía 4 años. Una pasión que ha ido transmitiendo de generación en generación, pues su hija, la princesa Ana, se convirtió en el primer miembro de la realeza británica en competir en unos Juegos Olímpicos, concretamente en los de 1976 celebrados en Montreal.

Lea también - Isabel II y su decisión más importante: planea retirarse de la vida pública durante unos meses

Su hija, Zara Tindall, siguió la estela de su madre compitiendo en los Juegos Olímpicos de Londres, celebrados en 2012 y ganando incluso una medalla de plata junto al resto de miembros del equipo.

Isabel II está considerada como una de las mejores criadoras de caballos y es por ello que sus animales fueron una de sus grandes preocupaciones cuando se desató la pandemia del coronavirus y se tuvo que confinar a rajatabla en el castillo. Antes de poner rumbo a la fortaleza de Windsor, ordenó que todos sus preciados sementales fueran trasladados de los jardines de Buckingham, tal y como anunció la familia real mediante un comunicado. 

"Los caballos del carruaje de la reina han sido trasladados al Palacio de Hampton Court, donde permanecerán mientras no sean necesarios para actos oficiales", señalaron por aquel entonces. Situado a las afueras de Londres, Hampton Court es uno de los palacios reales menos conocidos, en el que no habita ningún miembro de la familia real desde el siglo XVIII.







Comentarios 0