elEconomista.es

Los planes de verano de Tita Cervera en el año del coronavirus pasan por la Costa Brava

30/05/2020 - 10:47

Los planes veraniegos de la familia Thyssen para este 2020 nada tienen que ver con las vacaciones que disfrutaban otros años Tita Cervera y sus hijas Carmen y Sabina.

El coronavirus ha trastocado la vida y el calendario tanto de ricos como de pobres, artistas, empresarios, políticos o aristócratas como la viuda del barón Heinrich Thyssen. Tita Thyssen, con 77 años cumplidos en abril, en pleno confinamiento, sigue enserrada desde el mes de febrero en Andorra, junto a sus hijas de 14 años y con su hijo Borja en la casa vecina. Carmen y las niñas habían planeado recorrer el Mediterráneo en el Mata Mua, el fabuloso yate que heredó la baronesa de su difunto marido, pasar por las costas de Ibiza, quedarse unos días en Saint Tropez, seguir al sur de Italia y quizá encontrarse con Borja, Blanca y los niños en algún puerto de moda durante el recorrido.

Lea también - Tita Thyssen, muy enfadada por el trato de la prensa a su hijo Borja: "Se ha hecho mucha propaganda"

Pero los planes han cambiado y lo único que Tita tiene claro es que cuando se pueda salir de Principado, donde el confinamiento es estricto y controlado en las fronteras, irán a Mas Mañanas, la finca de la localidad de San Feliú de Guixols en plena Costa Brava, comprada por Lex Barker, actor que encarnó a Tarzán de los Monos, primer marido de la antigua Miss España, con quien estuvo casada entre 1965 y 1972. "Será un verano muy tranquilo, más que nunca", nos dice Manolo Segura. Tampoco tiene claro el padre biológico de Borja si Tita y las niñas coincidirán con Borja y los suyos, como sí ha ocurrido en veranos anteriores cuando madre e hijo se vieron en Marbella.

Lea también - Tita Thyssen quiso pagar los dos millones de euros que Hacienda reclama a su hijo y Borja se negó

Borja 'confinado' por Hacienda

Borja está obligado a residir en Andorra para eludir los impuestos que debería pagar si viviera todo el año en España, pero ha quedado atrapado en el principado desde que se decretó el estado de alarma. Y allí pasó el la enfermedad tras ser contagiado del virus, que al parecer fue leve, como ha explicado Tita en la revista Hola, aunque para no asustar a su madre, no le dijo nada hasta que estuvo totalmente repuesto.

Procesado por la justicia española por sus posibles deudas con Hacienda, el hijo biológico de Tita Cervera y Manuel Segura, adoptado por Heinrich, se vio obligado a cumplir con su estatus de residente durante seis meses al año en Andorra, una situación que le separaba de su esposa Blanca y sus cuatro hijos. La antigua modelo y los niños siguieron viviendo en el chalé que el matrimonio compró en La Finca, la urbanización más lujosa y exclusiva de Madrid. Sin embargo el matrimonio se veía a menudo, cuando Borja viajaba a la capital o asistía en nombre de su madre a distintos eventos en el museo Thyssen. Esta separación ha sido más larga, más dura y más difícil para ellos.

Una de las últimas apariciones públicas de Tita fue cuando acudió al solemne funeral en memoria de la infanta Pilar en el Monasterio de El Escorial. Allí coincidió con los reyes actuales, con los hijos y nietos de doña Pilar, con doña Sofía. Y con don Juan Carlos.







Comentarios 0