elEconomista.es

Harry y Meghan Markle denuncian el vuelo de unos drones sobre su mansión: piensan en "amenaza terrorista"

28/05/2020 - 16:41

La nueva vida de Meghan Markle y el príncipe Harry en Estados Unidos genera un gran interés para los diarios de todo el mundo. Los duques de Sussex han denunciado a la policía de Los Ángeles estar vigilados por una serie de drones que los persiguen constantemente. Los artilugios vuelan sobre su flamante mansión y también siguen cada uno de sus pasos fuera del hogar.

Lea tambiénHarry y Meghan Markle pagan la deuda de Frogmore Cottage gracias a que el príncipe Carlos les costea la seguridad

El nieto de Isabel II y su mujer están muy preocupados por los aparatos que sobrevuelan sobre su casa, tal y como informa el Daily Best: "Ven que estos drones se les acercan y suponen que están siendo operados por fotógrafos, pero no pueden asumir eso", ha indicado una fuente cercana, señalando que puede tratarse de algo mucho más grave que unos paparazzis: "Meghan recibió amenazas de muerte racistas en el momento de su boda, por lo que la amenaza terrorista es muy real para ellos". 

A lo largo del último mes han denunciado la presencia de cinco drones, que vuelan incluso cuando los duques están relajándose en su piscina y disfrutando de la inmejorable compañía del pequeño Archie: "Pero, aparte de eso, imagina que si estuvieras en sus zapatos enfrentando eso, ¿cómo se sentiría eso? ¿Tener drones zumbando a unos 20 pies por encima de tu cabeza cuando intentas jugar con tu hijo?".

Lea tambiénEl príncipe Harry disfruta de su nuevo pelo alborotado tras someterse a un presunto tratamiento contra la calvicie

Además, también están preocupados por las "inimaginables" persecuciones que los periodistas les hacen fuera del hogar, normalmente subidos en coches que conducen de manera "temeraria": "Los siguen todos los días. Un vez casi causan un accidente, que fue increíblemente peligroso, impactante y aterrador", desvela la fuente. Algo que atormenta al príncipe Harry, que recuerda día tras día la dolorosa muerte de su madre Lady Di en 1997, mientras era perseguida por la prensa.

El hermano de Guillermo de Inglaterra y su mujer viven en Los Ángeles desde finales del mes de marzo. El 31 de ese mes dejaron de ser económicamente independientes tras cortar su vinculación con la corona británica. En la ciudad de las estrellas viven por el momento de alquiler en la mansión del afamado actor Tyler Perry, que está valorada en 18 millones de dólares. Comparten vecindario con algunas estrellas de la talla de Ben Affleck y Tom Hanks.







Comentarios 0