elEconomista.es

Harry y Meghan Markle pagan la deuda de Frogmore Cottage gracias a que el príncipe Carlos les costea la seguridad

26/05/2020 - 10:38

Las arcas públicas británicas no costean la seguridad de Meghan Markle y el príncipe Harry desde el pasado 31 de marzo, momento en el que se oficializó su salida de la Casa Real británica y comenzaron a ser económicamente independientes. No obstante, el nieto de Isabel II le habría pedido a su padre, el príncipe Carlos, que le costeara la seguridad en Estados Unidos durante un año. A cambio de ello, pueden hacer frente a los elevados costes de su reforma de Frogmore Cottage, mansión en la que vivieron desde su boda en mayo de 2018 hasta su salida del Reino Unido. 

Lea también - Meghan Markle y el príncipe Harry: los prestigiosos asesores y abogados que los protegen en su nueva vida

Gracias a la ayuda de su progenitor pueden costear los 4 millones de dólares mensuales que cuesta su vigilancia en Los Ángeles, donde residen con el pequeño Archie desde entonces. El príncipe Harry no se esperaba que su abuela le retirara la vigilancia de la Policía Metropolitana, que lo custodiaba las 24 horas al día. "Habían esperado que los contribuyentes británicos continuarían pagando la factura por su protección, pero luego se les quitó la alfombra y tuvieron que pedirle al Príncipe Carlos que interviniera", señala una fuente al Daily Mail

Gracias a este empujón del príncipe Carlos para solventarles el problema de la seguridad, en abril pudieron comenzar a devolver a los contribuyentes británicos los 2'4 millones de dólares que desembolsaron para la remodelación de Frogmorge Cottage, donde vivieron desde que se casaron en mayo de 2018 hasta su salida del Reino Unido. 

Una escalofriante cantidad que el hermano de Guillermo de Inglaterra y la que fuera actriz de Suits se comprometieron a devolver en el riguroso acuerdo que firmaron con la reina Isabel II para salir de la Casa Real Británica. En abril de 2020, la monarca revisará con pelos y señales que se haya cumplido hasta la última condición. 

Lea tambiénEl príncipe Harry y Meghan Markle viven en una mansión de 18 millones de dólares en Beverly Hills

La misma fuente ha dado detalles sobre la cuestionada reforma, que a día de hoy continúa copando los titulares de prensa británica: "Uno de los mayores costos en Frogmore fue que contrataron a un prestigioso diseñador de Estados Unidos para diseñar el jardín". Además, según la fuente, Markle tenía un capricho por el que perdía los cielos: "Meghan también quería una cancha de tenis. Ya hay canchas de tenis cercanas en Home Park. Pero habría significado que salieran del jardín y fueran vistos, lo cual no le gustó ".

No obstante, en aquel momento los duques de Sussex consideraron que su reforma no era tan costosa para las arcas públicas: "Sintieron que Frogmore y el dinero gastado en él no era diferente de cualquier otro arreglo que involucrara el hogar principal de un miembro de la Familia Real".

Pero para calmar las aguas decidieron que pagarían hasta el último centavo una vez que dejaran a un lado su papel de flamantes royals británicos: "Pero como eran Harry y Meghan, siempre se usaba como un palo para golpearlos. Devolver el dinero fue una de las primeras decisiones que tomaron. Sabían que si lo hicieran, ya nadie tendría derecho a hacerlo".







Comentarios 0