elEconomista.es

Ana Obregón hará un funeral por su hijo cuando esté en condiciones de soportarlo

24/05/2020 - 10:15

Los amigos y familiares que están cerca de Ana García Obregón coinciden al afirmar que no hay palabras para calificar su estado de ánimo. Ana está hecha polvo desde mucho antes del miércoles 13 de mayo, fatídico día de la muerte de Aless.

Durante el último mes de vida del joven, que hubiera cumplido 28 años este mes de junio, sus padres fueron testigos de cómo su final era irremediable. La impotencia ante la muerte anunciada de un hijo produce un dolor inmenso y que deja huella para siempre, coinciden también los psicólogos. Fuentes de la familia desvelan a Informalia que Ana tiene en mente celebrar en Madrid un funeral por su hijo Álex Lequio cuando ella esté en condiciones de soportar el volver a revivir tantas emociones. Ana baraja una ceremonia con una cantidad reducida de personas, siempre de acuerdo con lo que permitan en cada momento las leyes sanitarias dictadas por la pandemia. Una de las opciones es una misa abierta que le permita recibir personalmente las condolencias de los amigos de su hijo, los suyos propios y los de Alessandro Lequio, que les han enviado cientos de mensajes a los que no ha tenido fuerzas de responder.

Lea tambiénAna Obregón y el proyecto que podría hacerle recuperar la sonrisa tras el brutal drama de su hijo Álex

Álex Lequio mu

De vuelta a Madrid, Ana recibe cada día en su casa el apoyo de Alessandro Lequio, presente junto a ella en Barcelona ese último mes de lucha de su hijo por sobrevivir. El dolor del aristócrata se reflejaba en sus gestos al dejar Barcelona con los restos de Aless y en el cementerio donde lo enterraron en Madrid.

Ana Obregón sigue en su casa de la pequeña urbanización privada levantada por su familia, constructores de muchas de las edificaciones de la lujosa zona de La Moraleja, en el municipio de Alcobendas. El matrimonio formado por Antonio García y Ana Obregón, como dueños de la empresa constructora Jotsa, quiso que sus cinco hijos, Juancho, Javier, Ana Amalia y Celia, fueran vecinos y tuvieran sus chalés puerta con puerta unos de otros. Esa proximidad familiar es en este momento una buena ayuda para Ana. Esta vecindad es lo mejor que le puede pasar a las actriz, tan cerca de sus hermanos y esos sobrinos que han crecido junto a su hijo y eran sus mejores amigos.







Comentarios 0