elEconomista.es

Georgina Rodríguez y el elegante look de más de 75.000 euros con el que vuelve al trabajo

22/05/2020 - 14:35

Georgina Rodríguez ha vuelto al trabajo luciendo un look de escándalo. La novia de Cristiano Ronaldo ha acudido a una reunión en Turín enfundada en un vestido de la firma de Rihanna, Fenty, y unos completos de infarto. El diseño más los complementos suman la friolera de casi 80.000 euros. Al mismo tiempo, también se ha convertido en noticia porque la madre del luso, Dolores Aveiro, ha desmentido el último rumor de una mala relación entre ambas.

Lea también - Cristiano Ronaldo se pone en las manos de Georgina Rodríguez: las sorprendentes trenzas de raíz del luso

"Todos a remar. Día de trabajo", ha escrito Georgina junto a la instantánea en la que aparece en el lugar de trabajo mientras lucía este despampanante diseño. Momentos antes compartió en stories los complementos que ha elegido para la vuelta al curro.

Ver esta publicación en Instagram

Todos a remar ???????? #?? #workday

Una publicación compartida de Georgina Rodríguez (@georginagio) el

Un reloj 7300/1201R de la colección Twenty 4 de la firma Patek Philippe que tiene un precio de 51.870 euros y que está elaborado en diamantes y oro rosa; un bolso Birkin de la firma Hermès de 15.000 euros; un anillo de Cartier de 10.400 euros; y unas gafas de Chanel de aproximádamente 500 euros. Además, el vestido de Rihanna tiene un precio en su web de 748 euros y las sandalias de la misma firma 593 euros. En total, el atuendo suma la escalofriante cifra de 79.111 euros. Permitido para unos pocos privilegiados en su vuelta a la rutina. 

¿Mala relación con su suegra?

Dolores Aveiro ha estallado en Instagram para defenderse de los que la acusan de tener una mala relación con la mujer del jugador de la Juventus. Por equivocación, la madre del luso la había dejado de seguir en Instagram estos días atrás, lo que ha justificado de la siguiente forma: "Mis queridos seguidores, si he dejado de seguir a alguien con quien tengo una conexión directa ha sido por algo extraño, no intencional", ha escrito.

Se ha mostrado apenada por las malas lenguas: "Como sabéis, no domino esto y no entiendo nada... Si dejé de seguir a mi nuera y algunas personas más, fue por un descuido. Dejad de inventar historias, no estoy enfrentada con nadie. Simplemente no sé cómo usar Instagram. Este texto me lo ha escrito mi hija (todavía no sé cómo hacer stories). Solo sé publicar fotos y leer comentarios", ha sentenciado. 

Lea tambiénGeorgina Rodríguez vende una camiseta de Cristiano Ronaldo por más de 4.000 euros

Katia Aveiro también ha respondido furiosa a las especulaciones y a la prensa portuguesa, que una vez más se hizo eco del presunto distanciamiento entre ambas: "No quiero ser grosera, pero a veces tengo ganas de enviarlos a todos a la mierda. Solo pido una cosa, que respeten a mi familia y, especialmente a mi madre, y que no se inventen cosas que no tienen sentido".

Los medios lusos también han especulado que durante el confinamiento Cristiano y Georgina en Madeira la relación entre ambas se volvió a enfriar, hasta el punto de que la tensión era cada vez más palpable en el clan Aveiro. Por este motivo los dos se trasladaron de alquiler a una lujosa villa en la localidad de Caniçal, situada a unos 30 kilómetros de la capital de la isla portugesa. No fueron semanas fáciles para Dolores, pues también estuvo recuperándose de un derrame cerebral que sufrió a principios de marzo.







Comentarios 1

#1
22-05-2020 / 22:17
Duda existencial
Puntuación 6   A Favor   En Contra

Esta señora exactamente en que trabaja, porque aun no me e enterado.

Que yo sepa a pasado de doblar ropa en el Bershka a modela de pasarela de Milan y canguro de lujo para los vastagos de su fuente de ingresos.

Y desfilar no desfila mucho que digamos


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.