elEconomista.es

Jaime de Marichalar pasa de caceroladas: miedo, soledad y demasiada nicotina

17/05/2020 - 9:07

Confinado, solo, preocupado y deprimido. Así cuentan sus amigos que está Jaime de Marichalar en su casa de Madrid desde que el estado de alarma obliga a no salir para evitar el contagio del coronavirus.

Mientras que su ex mujer, la infanta Elena, pasea cada día a su perro por los alrededores de su piso de Madrid, cerca del parque del Retiro, cerrado por la pandemia, y a las ocho de la tarde se asoma al balcón para sumarse al aplauso de los sanitarios, Marichalar en cambio había desaparecido por completo.

Se especulaba con que podía haberse ido a la finca de la familia a las afueras de Soria, donde cada uno de los hermanos tiene una casa y donde se reúnen muchos fines de semana y en vacaciones. Finalmente se confirma que no se ha movido de la capital. El 7 de abril cumplió 57 años en la soledad de su espléndido piso de tres plantas en pleno barrio de Salamanca. Un edificio que está a pocas manzanas donde estos días se ha situado el epicentro de las caceroladas contra el Gobierno, en algunos casos sin guardar la distancia obligadas por la situación de pandemia y sin llevar mascarillas.

Ese griterío llega sin duda hasta el ático del ex yerno de don Juan Carlos y doña Sofía. Pero el padre de Froilán y Victoria Federica nunca ha querido bajar y sumarse a la protesta. Marichalar teme por su propia salud. Ha vuelto a fumar y mucho, aunque lo había dejado después del ictus que sufrió en 2001.

Le preocupa también su trabajo en el mundo de la moda de lujo, tan afectado por la crisis, como nunca en la historia, y sobre todo, echa de menos a sus hijos y le obsesiona que no se cuiden lo suficiente. Algo que también manifestó la infanta Elena a la prensa, en uno de sus paseos con el perro: "Estoy preocupada por ellos como cualquier madre", vino a decir.

La cuarentena de sus hijos

Tanto Felipe como su hermana Victoria dejaron Madrid para pasar el confinamiento en el campo y con amigos. El nieto mayor de los reyes eméritos, abandonado por su ex novia Mar Torreseligió el lujoso hotel Alcuzcuz, un establecimiento con encanto y vistas al Mediterráneo, situado en una finca de 20 hectáreas en la zona malagueña de Benahavís, cerrado al público por el confinamiento. La propiedad pertenece a la familia de su amigo Andrés Parladé Tassara, compañero de la carrera de Administración de Empresas, en una Universidad privada de Madrid.

Lea tambiénLos románticos planes de Victoria Federica y su novio DJ en Semana Santa, frustrados por la pandemia

Por su parte, Victoria Federica también está en Andalucía, en una finca de la comarca de Las Villas, en la provincia de Jaén, junto a varios amigos, entre los que se encuentra el que parece ser su novio, Jorge Bárcenas, Dj de moda en fiestas privadas y discotecas. Parece que el joven la cuida a base de tortilla de patata y otras delicias.







Comentarios 0