elEconomista.es

Boris Johnson confiesa que se debatió entre la vida y la muerte por culpa del coronavirus

3/05/2020 - 10:23

"Los médicos se habían preparado para anunciar mi muerte", ha dicho el primer ministro británico, Boris Johnson, que ha decidido junto a su prometida Carrie Symonds poner el nombre de su hijo en honor a los facultativos que le salvaron la vida cuando agonizaba víctima del coronavirus.

Johnson cuenta en The Sun que los especialistas en el hospital St. Thomas de Londres, donde estuvo tres días en cuidados intensivos, le dieron "litros y litros de oxígeno" para mantenerlo vivo. "Fue un momento difícil, no lo voy a negar. Tenían una estrategia para lidiar con un escenario del tipo 'muerte de Stalin'", en referencia a una comedia negra sobre los últimos días del líder comunista.

Lea tambiénIsabel II manda un mensaje de ánimo a la prometida de Boris Johnson ante el coronavirus

Así lo describe el premier: "Yo no estaba en un estado particularmente brillante y era consciente de que había planes de contingencia en marcha. Los médicos tenían todo tipo de arreglos sobre qué hacer si las cosas salían mal", añade.

"Me dieron una mascarilla para la cara, así que conseguí litros y litros de oxígeno y durante mucho tiempo tuve eso y la pequeña cirugía de nariz", explica, y añade que la cruda realidad de su situación golpeó rápidamente en su entorno cuando fue conectado a los monitores y trasladado al sector de cuidados intensivos.

Johnson se internó en el hospital St. Thomas el pasado 6 de abril y recordó cuando "los malditos indicadores seguían yendo en la dirección equivocada" y por un momento se hundió pensando en que no había cura para el COVID-19.

En su lucha a vida o muerte durante una semana, Johnson siguió preguntándose cómo iba a sobrevivir. "Era difícil creer que en pocos días mi salud se hubiera deteriorado hasta tal punto. Recuerdo haberme sentido frustrado. No podía entender por qué no mejoraba", dice.

"Pero el mal momento llegó cuando era 50-50 si iban a tener que poner un tubo en mi tráquea. Fue entonces cuando se puso un poco... empezaron a pensar en cómo manejarlo de manera presentable", recuerda el primer ministro del Reino Unido.

Boris Johnson fue dado de alta el 12 de abril y al poco tiempo regresó a su oficina en el número 10 de Downing Street para atender la emergencia por el coronavirus en el Reino Unido, donde han muerto unas 28.000 personas por el COVID-19.

Sentado en su despacho, el primer ministro recordó para la prensa esos días en que casi pierde la vida pero se recuperó a tiempo para presenciar el 29 de abril el nacimiento de Wilfred, el hijo que tuvo con su prometida Carrie Symonds.

"Fue gracias a una maravillosa, maravillosa asistencia médica que lo logré. Realmente trabajaron duro y marcaron una gran diferencia", agradeció el premier a las autoridades de salud que lograron su recuperación.

"No puedo explicar cómo sucedió. No sé... fue maravilloso ver el...", decía al reportero de The Sun cuando su voz vaciló mientras sus ojos se enrojecían y se detuvo para respirar profundamente. "Me emociono con esto... pero fue algo extraordinario", concluye.

Su prometida, Carrie Symonds, publicó este sábado la primera foto de su hijo, Wilfred Lawrie Nicholas Johnson, y explicó por qué ambos eligieron ese nombre. "Wilfred por el abuelo de Boris. Lawrie por mi abuelo. Nicholas por los doctores Nick Price y Nick Hart: los dos médicos que le salvaron la vida a Boris el mes pasado".

El Primer Ministro británico y su prometida se han decantado por Wilfred y Lawrie porque que es así como se llamaban sus respectivos abuelos. Además, han añadido como tercer nombre Nicholas para rendir homenaje a los dos médicos del hospital St Thomas que han salvado la vida de Boris Johnson, Nick Price y Nick Hart. Estos dos doctores le atendieron durante el tiempo que permaneció ingresado en el hospital, primero en la UCI y posteriormente en planta.

Boris, de 55 años, y Carrie, de 32, respiran tranquilos después del susto junto a su hijo en su residencia de Downing Street. Wilfred Lawrie Nicholas es el sexto hijo del mandatario británico, que ya tiene cinco de relaciones anteriores. Poco después de ser padre regresó a la Cámara de los Comunes, ya que ha renunciado a la baja paternal que le corresponde o que al menos la aplazará hasta finales de junio. Para Johnson la prioridad es seguir al frente de la gestión de la crisis sanitaria que golpea al Reino Unido incluso con más dureza que en España. 

Boda

Cuando todo vaya mejor, Boris y su prometida pasarán por el altar, según han anunciado, si bien facilitaron la fecha. Recordemos que en el mismo comunicado en el que confirmaron que iban a ser padres, dieron a conocer sus intenciones de darse el 'sí, quiero', una vez el primer ministro obtuvo el divorcio de su anterior esposa, la segunda. Se habían comprometido durante sus vacaciones en la isla caribeña de Mustique.

Boris y Carrie Symonds se conocen al menos desde 2012 pero se cree que su relación afectiva empezó a finales de 2018, cuando el líder conservador anunció su divorcio de Marina Wheeler.







Comentarios 0