elEconomista.es

Boris Johnson y Carrie Symonds, padres de su primer hijo en común

29/04/2020 - 12:27

El primer ministro británico, Boris Johnson, de 55 años, y su novia, Carrie Symonds, de 32, han anunciado este miércoles el nacimiento de su primer hijo, un "niño sano". Se trata del primer retoño para Carrie y el quinto para el líder conservador, que tiene otros cuatro fruto de su matrimonio con Marina Wheeler.

Un portavoz de la pareja ha desvelado que el bebé nació en un hospital londinense y que tanto el niño como la madre se encuentran "muy bien". Jonhson y Symonds están "encantados" con su bebé y agradecen su atención "al equipo de maternidad" del servicio nacional de salud (NHS, siglas en inglés).

Esta buena nueva llega tan solo unas semanas después de la complicada situación de salud que atravesó Boris cuando contrajo el coronavirus. El primer ministro británico incluso ingresó en la UCI y estuvo varios días allí hasta que recobró la normalidad. Carrie, que también estuvo contagiada por Covid-19, siguió el estado de salud de su prometido recluida en una vivienda a las afueras de Londres. Por fortuna, una vez superada la enfermedad, ambos se reencontraron.

Boris y Carrie mantienen una relación sentimental desde finales del año 2018, cuando el político se divorció de su segunda mujer Wheeler, con la que estuvo un cuarto de siglo casado y con la que tiene cuatro hijos. No obstante, los prometidos se conocen desde año 2012, año en el que la mujer encabezaba el gabinete de comunicación del partido "Tory".

Symonds nació el 17 de marzo de 1988 en Londres en el seno de una familia acomodada, ya que es hija de Matthew Symdons, el fundador del prestigioso periódico The Independent, y la abogada del mismo medio Josephine Mcaffe. Además, la prensa inglesa especula que su abuela es nada más y nada menos que la hija no reconocida de Herbert Asquith, primer ministro del Reino Unido entre 1908 y 1916, extremo que no se ha confirmado.

Carrie se ha formado en diferentes instituciones privadas, llegando a alcanzar el importante puesto de jefa de comunicación en el partido Tory. Sin embargo, la comunicadora dejó su puesto a raíz de hacerse pública su relación con Johnson.

Tras dejar el mundo de la política, Carrie se dedicó a las cuestiones sociales. Es una de las patronas que está al frente de la Conservative Animal Welfare Foundation, con la que este mismo verano se reunió el primer ministro británico.

Entre los proyectos en los que se encuentra plenamente volcada está el de Vibrant Oceans, a través del que defiende la protección de las ballenas entre otros asuntos: "Por favor, para de matar ballenas", se leía en la camiseta que lució en la manifestación de este verano. Está muy concienciada por la causa, por lo que en estos meses ha realizado algún que otro viaje a otros países para conocer de primera mano la situación de emergencia que atraviesa la fauna marina.

Al mismo tiempo, encabeza importantes campañas para concienciar sobre el mal uso del plástico y la necesidad de reducir considerablemente su uso. Da ejemplo usando botellas rellenables e incluso pajitas de aluminio. También está en contra de la caza furtiva de elefantes y leones.

Asimismo, ha causado un gran revuelo por sus reivindicaciones feministas y por contar ante los medios de comunicación que fue víctima de una agresión sexual a manos de John Worboys, hombre que en el Reino Unido es conocido con el nombre del "violador del taxi", que habría agredido a aproximadamente 100 mujeres.

Symonds también se ha convertido en toda una referente en el mundo de la moda británica. Algunos de los estilismos que luce en sus apariciones públicas se venden como churros en multitud de tiendas. Uno de los vestidos que agotó en cuestión de horas es el que lució mientras acompañó a su novio durante su discurso tras ser nombrado primer ministro. Se trataba de un modelito de la firma Ghost con estampados florales muy favorecedor.

La joven mantiene una relación estupenda con el padre de Johnson, con quien comparte su pasión por el activismo. Los dos charlaron muy animadamente durante la famosa protesta de ballenas que tuvo lugar frente a la embajada de Japón en Londres. Según apuntan los medios británicos, la periodista también ejerce una gran influencia en la vestimenta, el corte de pelo y el aspecto físico del primer ministro.

Symonds tiene a otras primeras damas del mundo como referentes. Se ha leído la autobiografía de Michelle Obama, que lanzó al mercado en 2018: "Esto realmente merece petarlo. Me ha encantado", escribió la futura mujer de Boris Jonhson.

En la relación entre el primer ministro y Carrie también ha habido algún que otro altibajo. Este mismo verano protagonizaron una pelea que copó los titulares de los tabloides británicos. Los vecinos escucharon gritos de la mujer y varios portazos y denunciaron el caso a la policía. Esta pelea casi le cuesta el cargo al político.







Comentarios 0