Actualidad

Exclusiva: Ágatha Ruiz de la Prada recibe la visita de Luismi en pleno confinamiento

Desde que rompió con Ágatha Ruiz de la Prada a principios de este año, Luis Miguel Rodríguez andaba un tanto desaparecido. Pero el fracaso de esa relación no le produjo ningún trauma. El dueño de Desguaces La Torre es y será un seductor nato, lo lleva en su ADN.

Después de Agatha, recuperó a sus amigas de siempre y quizá alguna nueva. "Yo soy patrimonio de la Humanidad femenina", nos ha dicho alguna vez. El dueño de Desguaces La Torre apareció en la vida de la marquesa de Castelldosríus cuando ella pasaba una etapa de gran desánimo y desolación sentimental después de romper su matrimonio con Pedro J. Ramírez. Pero después de las famosas fotografías con la actriz porno Marcia Di Lele las cosas no volvieron a ser como antes para la diseñadora y el Chatarrero y, tras varios titubeos, acabaron rompiendo como pareja, pero no han roto su amistad.

Amigos con derecho a...

Luismi siempre ha quedado bien con las mujeres importantes que han pasado por su vida, y también con sus últimas novias, como Carmen Martínez-Bordiú y Agatha, pero confiesa su incapacidad para ser fiel: "Yo no engaño a nadie; me han fabricado así y así seré hasta que me muera. Yo les digo siempre la verdad por delante pero no me creen, les queda la duda al verme tan sincero pero luego se enfadan. Tengo 60 años, soy feliz y siempre soy el mismo".

Lea también: Ágatha Ruiz de la Prada rectifica: "No quería ofender a Cruz Sánchez de Lara ni a Pedro J. Ramírez"

Visita a La Flaca

Informalia ha podido saber que Luismi y "La Flaca", como él llama a la ex mujer de Pedro J. Ramírez, se han visto en tiempos de confinamiento. El Mercedes del empresario ha sido visto llegando a la finca de Carabaña, muy cerca de la que tenía Rodrigo Rato, donde está recluida la diseñadora junto a su hijo Tristán. El pasaporte de Luismi por su condición de ganadero le permite andar por las carreteras para recorrer sus fincas, porque tener que dar de comer a sus animales le da derecho a movilidad. Esa capacidad de movimientos puede ser lo que haya animado a Luismi a llegar hasta la residencia de Agatha, una enorme propiedad agrícola en la que también hay animales.

Lea también: Pedro J. Ramírez dejó a Ágatha el tras comunicarle que estaba con otra y ella le echó de casa

Ganadero con derecho a moverse

Al Chatarrero no se le ve más en público por el obligado confinamiento debido al Covid-19, que nos tiene a todos encerrados. Sin embargo Luis Miguel anda de un sitio para otro, recorriendo unos 200 kilómetros diarios por la carretera, de una a otra de sus fincas situadas entre las provincias de Madrid y Toledo. El empresario de chatarra más importante de España es hombre de campo, con distintas propiedades agrícolas. En una finca tiene vacas, en otra distinta, ovejas, y en una tercera tiene caballos. Y es él mismo, con menos trabajadores estos días, quien va personalmente a dar de comer a los animales y quien se ocupa de sus necesidades, según nos confirmas fuentes cercanas al propio Luismi.

Servicio no esencial

Sin embargo, Desguaces La Torre, el mayor centro de Europa de recambios de segunda mano, está cerrado desde el confinamiento, al parecer y como mínimo hasta el día 11 de mayo. El propio Luismi nos explica que le resulta incomprensible este cierre obligado ya que "se trata de piezas imprescindibles para camiones, furgonetas, coches o motos, que siguen circulando por todo el país", argumenta. La clasificación del desguace como "comercio al por menor", le impide tenerlo abierto. "Cosas de las leyes", se lamenta Luis Miguel. "Son pérdidas pero asumibles, es lo que hay y con eso tenemos que lidiar", se conforma.

Al día con Hacienda

Pero los proyectos de su propietario siguen en marcha. Rodríguez ha comprado el terreno de 100.000 metros cuadrados contiguo al desguace, que ya contaba con otros 700.000 metros cuadrados, lo que va a convertir Desguaces La Torre. Puesto al día de sus deudas con Hacienda, asegura que está al corriente de los pagos actuales y para fin de año, habrá pagado ya la totalidad de atrasos anteriores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin