elEconomista.es

El magnate Richard Branson hipoteca la isla en la que veraneaba Lady Di para salvarse de la quiebra

23/04/2020 - 11:31

El magnate Richard Branson está en una situación difícil para salvar su conglomerado de aerolíneas, hoteles y cruceros Virgin, tras el golpe económico que está viviendo el mundo entero como consecuencia del azote del coronavirus. Para salvarse de la quiebra, el multimillonario, considerado uno de los hombres más ricos de Inglaterra, está dispuesto a hipotecar su isla privada Necker, la que se convirtiera en el refugio de Diana de Gales tras los problemas con el príncipe Carlos o donde Obama aprendió a hacer 'kitesurf'.

Lea también - Las firmas de lujo renuncian a sus sueldos millonarios por el coronavirus: del CEO de Gucci al de Tods

Esta paradisíaca isla, situada en las caribeñas Islas Vírgenes Británicas, es su residencia oficial desde hace más de cuatro décadas y sobre ella levantó un hotel de lujo, que muy pocos pueden permitirse. Dormir en él cuesta nada más y nada menos que 45.500 euros la noche. En él tiene a su servicio a 175 empleados, a los que ya ha advertido que llegan tiempos convulsos y que deben estar preparados por si tienen que cambiar de vida para hacer frente a esta situación.

Para salvar su preciada isla, el multimillonario ya ha invertido 250 millones de dólares en los últimos días. Un dinero que no le es suficiente para rescatar la compañía y que ha obtenido a raíz de la venta de gran parte de su colección de arte y de joyas, y también de diferentes propiedades en la capital inglesa. Además, para salir a flote tampoco ha recibido la ayuda económica del gobierno tory de Boris Johnson. Por tanto, al empresario no le que quedará de otra que hipotecar sus famosa isla o ponerla como aval para el rescate británico. 

La isla favorita de los famosos

Una de sus huéspedes más preciadas fue la mismísima Diana de Gales, que se alojó en este hotel junto a sus hijos y sus hermanas tras descubrir las infidelidades del príncipe Carlos en 1989. Lady Di y Richard Bransos mantuvieron una estrecha relación de amistad, que el multimillonario recuerda con mucho anhelo.

Lea tambiénAmancio Ortega baja al sexto puesto de ricos con 50.000 millones de euros

"Todavía puedo ver a Diana riéndose en la playa, con Guillermo y Harry cuando eran niños. Para ella, nuestro pequeño paraíso era un lugar al que escapar de la inclemente presión mediática a la que estaba sometida, y allí podía estar en su elemento: jugando con sus hijos, como una madre más", confesó en una entrevista en 2017. 

El príncipe Harry también le guarda un gran cariño a este lugar y no solo por el tiempo que pasó junto a su madre. En esta isla también protagonizó alguna que otra borrachera durante el cumpleaños de Sam Branson en 2012 y las celebraciones del Año Nuevo 2015.

Por sus idílicos pasajes también han pasado Barack Obama, que aprendió en esta isla a practicar 'kitesurf' mientras veraneaba con su mujer y sus tres hijas; Kate Moss celebró su sonado cuarenta aniversario con los festejos que se prolongaron durante una semana entera; Sarah Ferguson sopló las velas de su 60 cumpleaños muy bien acompañada por sus hijas Beatriz y Eugenia de York; y estrellas como Brad Pitt, Jennifer Aniston y Robert De Niro también han pasado allí unos idílicos días.







Comentarios 0