elEconomista.es

Así es la mansión veraniega de Boris Johnson, donde se recupera del coronavirus junto a su novia Carrie Symonds

14/04/2020 - 12:48

Boris Johnson, que recibió el alta hospitalaria este domingo tras estar una semana ingresado en la UCI por coronavirus, se recupera en la mansión veraniega de los primeros ministros británicos, junto a su prometida Carrie Symonds. En esta portentosa residencia, que tiene el nombre de Chequers, superan los tiempos de angustia mientras esperan a su primer en hijo en común, que vendrá al mundo en verano.

En ella pasan las vacaciones de verano los magistrados británicos desde nada más y nada menos que el año 1917. Se encuentra a unos 60 kilómetros de Londres y muy cerca de Ellesborough, una pequeña localidad de algo más de 500 habitantes que pertenece al condado de Buckinghamshire. Para estos días de recuperación y mientras todo vuelve a la normalidad, el primer ministro y su mujer han dejado atrás su residencia habitual en Doning Street.

Su intocable decoración se basa en el estilo Tudor, que le aporta el gran valor histórico que requiere por las personalidades que han ocupado sus estancias: desde David Lloyd George hasta Winston Churchill, pasando por John Major y Margaret Thatcher, entre otros. Una de las que más cariño le tenía a estas paredes era Teresa May, que no solo pasaba allí su tiempo de desconexión en verano, si no que también la visitaba cada fin de semana de su polémico mandato.

Lea también - Carrie Symonds, prometida de Boris Johnson: "Han sido momentos muy oscuros"

La emblemática mansión también cuenta con objetos de gran trascendencia, como el piano que ha protagonizado más de una imagen memorable; o las finas porcelanas de procedencia china y los cuadros de artistas como Van Dyck o Constable que se encuentran en el acomodado salón del siglo XVI.

Entre las paredes de esta residencia, también conocida como la casa de campo de los magistrados británicos, se han dado momentos de gran valor histórico que siguen latentes en nuestra memoria. Entre ellos, importantes conversaciones tras la Primera Guerra Mundial para sacar adelante el país bajo el mandato de Lloyd; las reuniones de Churchill con los dirigentes del resto del mundo durante la Segunda Guerra Mundial; o la recordada reunión de Margaret Thatcher, una de las primeras ministras británicas, con el presidente ruso Mihail Gorvachov.

Lea tambiénIsabel II manda un mensaje de ánimo a la prometida de Boris Johnson ante el coronavirus

El ex presidente español José María Aznar también viajó hasta allí en compañía de su mujer, Ana Botella, durante la guerra de Irak. Además, en los despachos de esta residencia también comenzaron a moverse los hilos del Brexit, de la mano de Theresa May y su inseparable equipo de gobierno. Elaboraron el famoso documento de Chequers, en el que describían los pasos a seguir para salir con éxito de la Unión Europea.

Antes de pasar a ser propiedad de los primeros ministros británicos, la residencia estuvo en manos de una multimillonaria heredera estadounidense, Ruth Lee, que se la compró a Henry Delavel Astley para regalársela a su esposo. En 1917 pasó el testigo de la residencia a las arcas británicas, convirtiéndose en la residencia veraniega de los futuros magistrados.







Comentarios 0