Actualidad

El príncipe Andrés reaparece en plena pandemia para blanquear su imagen tras el escándalo de Jeffrey Epstein

El príncipe Andrés ha reaparecido tras su renuncia a los deberes reales por su vinculación con la red de explotación sexual de menores de Jeffrey Epstein. El hijo de Isabel II se ha fotografiado junto a su ex, Sarah Ferguson, mientras la ayuda a preparar unos paquetes destinados a la lucha contra el coronavirus. Para muchos británicos, se trata de una campaña de marketing para limpiar su imagen.

La asistente de la duquesa de York, Antonia Marshall, ha sido la encargada de difundir esta imagen en su perfil de Instagram: "La familia York es una firme unidad. Durante esta crisis están ayudando a los demás de manera continuada. Muy orgullosa de ellos", ha escrito junto a la instantánea en la que los dos aparecen colaborando con la organización Thames Hospice, situada en Windsor.

Desde Gran Bretaña han criticado el gesto del hermano del príncipe Carlos, asegurando que no es el momento adecuado para autorizar la difusión de esta foto: "Debería hacer esas buenas acciones, pero sin publicar esas fotos de mala calidad en Internet en un intento por generar simpatía", ha confesado el biógrafo Tom Bower en una entrevista.

Lea tambiénEl príncipe Andrés ficha a la ex abogada de Pinochet para que lo defienda en el caso Epstein

El príncipe Andrés y Sarah Fergurson mantienen una estrecha relación a pesar de que se divorciaran en 1996. Incluso viven juntos en Royal Lodge, situado muy cerca del Castillo de Windsor, donde estos días cumplen con el riguroso confinamiento para frenar la curva de contagios en el Reino Unido, país que ya cuenta con más de 10.000 muertes a causa de esta pandemia.

Lea también - El cumpleaños más triste del príncipe Andrés: sin honores y salpicado por otro escándalo sexual

El nombre del hijo de Isabel II está mancillado desde que se destapase su amistad con el pedófilo Jeffrey Epstein, que el pasado mes de agosto se quitó la vida en la celda estadounidense donde cumplía condena. El duque de York trató de limpiar su imagen en una sonada entrevista concedida a la BBC hace unos meses, con la que no hizo más que empeorar la situación. Causó un auténtico quebradero de cabeza a su madre, que tras una intensa reunión con el príncipe Carlos, lo animó a renunciar a sus deberes reales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin