elEconomista.es

Carmen Lomana dice que se adelantó al Gobierno tomando sus propias medidas: "Hice la guerra por mi cuenta y no me equivoqué"

25/03/2020 - 12:24

Carmen Lomana está en el centro del huracán durante el confinamiento por coronavirus. Si este martes arremetía duramente contra Fernando Simón, el médico que informa cada día sobre la pandemia en España, ahora ha sorprendido con unas declaraciones que no han dejado a nadie indiferente. La socialité se está tomando muy enserio la cuarentena y recuerda que ella tomó sus propias medidas antes que el Gobierno: "Soy como Nostradamus, adiviné lo que iba a pasar".

La empresaria estaba pasando la cuarentena sola, pero ahora estará muy bien acompañada por una empleada de hogar que ya no sale y entra de su casa durante la cuarentena: "Tengo una empleada que venía todos los días en coche pero ahora ya se va a quedar y estoy encantada, porque estaba en la soledad más absoluta", informa a El Mundo.

Lea también - Carmen Lomana arremete contra Fernando Simón: "Este señor me da verdadero asco"

Carmen, al igual que muchas personas que residen en Madrid, se encerró en su hogar dos días antes de que Pedro Sánchez decretara el Estado de Alarma. Dice que se olía lo que iba a pasar: "Lo tenía clarísimo viendo lo que estaba pasando en China y en Italia. Y ya antes dejé de dar besos y de dar la mano, aunque a mucha gente le pareciera una borde. Ante tanto papanatas, yo hice la guerra por mi cuenta y no me equivoqué".

Señala que está siguiendo una rutina diaria, aunque hay algún que otro momento de flaqueza: "Hay días en los que el cuerpo me pide quedarme en la cama leyendo, pero no puede ser. Esto no va a poder conmigo".

Para animarse y también darle un chute de energía a sus seguidores, la que fuera concursante de Masterchef Celebrity se graba en casa: "Es que me piden tutoriales como loca y les digo 'me vais a tener todo el día trabajando', pero cuando veo la ilusión que les hace a muchas personas y lo bien que se lo pasan me animo. Es maravilloso tener ese feedback, pero estoy trabajando más que nunca. ¡Cuando termine todo esto voy a tener que ir a un spa! Es broma ¿eh?".

Lea también - Carmen Lomana, contra el 8M: "Cuando pongan el Día del Hombre pues a lo mejor me gusta el día"

Aunque esté todo el día entre las paredes de su domicilio, Lomana mantiene intacta su elegancia y pasa de ponerse un chándal: "Noooo, porque además es muy incómodo, cuesta mucho menos lavar un pantalón mono y un suéter ¿Sabes qué es lo más cómodo? esos vestidos de punto de seda, que los metes en la lavadora y no hay ni que plancharlos. Te pones cualquier complemento y ya está, monísima. Es fundamental para nuestra cabeza".

El peor momento de esta cuarentena lo vivió cuando se enteró de que Lucía Bosé, que falleció este lunes a a los 89 años, estaba contagiada de coronavirus. "No tenía ganas de nada. Me habían llamado para decirme que Lucía Bosé estaba muy mal, que se estaba muriendo, y me pareció apocalíptico. La muerte del marqués de Griñón también me dejó muy tocada". Aun así, ha recordado que murió tras vivir un gran momento: "Tenía mucha ilusión por ver el Pórtico de la Gloria ya restaurado y un amigo se la llevó a Santiago de Compostela. Al volver es cuando empezó a encontrarse mal. Era una mujer maravillosa, una amiga extraordinaria".







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.