elEconomista.es

La cuñada de George Clooney, criticada por vender mascarillas de lujo en mitad del coronavirus

18/03/2020 - 12:51

Tala Alamuddin, la cuñada de George Clooney, está en el centro del huracán por vender mascarillas de lujo en mitad de la pandemia del coronavirus. Ha anunciado sus nuevos accesorios a través de Instagram y muchos internautas la han acusado de banalizar esta crisis sanitaria a nivel mundial.

Las vende a través de su página web y al escalofriante precio de 29 euros. Están disponibles en tres tallas y tres estampados diferentes, de animal, de militar o de tela vaquera y el periodo de entrega ronda entre las 8 y las 12 semanas. "En nuestro impredecible mundo, en el que batallar contra los elementos es una preocupación diaria, puedes cubrirte con La Masque, la mascarilla especialmente diseñada para ofrecer comodidad con estilo", anunció en redes. 

La hermana díscola de Amal Clooney aclaró que "todos los ingresos de Le Masque serán donados a la Cruz Roja de Singapur para dar apoyo directo a los afectados por el coronavirus", aunque eso no ha evitado que le lluevan un sinfín de críticas: "Qué superficial", "No tienes vergüenza" o "Qué decepción". Otros usuarios también le preguntaron si estaban certificadas por los profesionales sanitarios, a lo que ella ha respondido que son "una barrera física para estornudos y resfriados, pero no están aprobadas por los médicos, no tienen la certificación N95".

Lea tambiénFroilán va a sus clases en la universidad de forma presencial a pesar del coronavirus

A través de su firma de lujo también vende otros productos, como bolsas que rondan desde los 700 a los 1.800 euros y collares que llegan a alcanzar los 200. Se lleva dedicando a la moda desde hace más de una década, aunque esta firma llamada TALA la lanzó al mercado en 2017 en Dubái. 

Lea tambiénLa pulla de Vicente Del Bosque a Fernando Alonso tras sus críticas al Gobierno por la gestión del coronavirus

No es la primera vez que se ha colocado en el centro de la polémica. En el mes de octubre copó los titulares de medio mundo tras ser condenada por conducir un coche de lujo bajo los efectos del alcohol y sin seguro en Singapur, donde vive con su marido y sus cuatro hijos desde 2017. Se declaró culpable de diferentes cargos y fue condenada a tres semanas de cárcel, a una multa de 4.000 euros y a no poder coger el coche en cuatro años. También tenía antecedentes, pues tuvo problemas al volante en los años 2001, 2003 y 2013.







Comentarios 0