Actualidad

Santiago Abascal, positivo en coronavirus: Lidia Bedman podrá trabajar de influencer desde casa

"Este martes, al conocer el positivo de Javier Ortega, me puse en cuarentena y pedí a un laboratorio privado un test de Covid-19. La prueba también ha dado positivo así que seguiré trabajando desde casa. Gracias por vuestra preocupación aunque me encuentro razonablemente bien". Son las palabras de Santiago Abascal comunicando su nueva situación. El positivo del líder de Vox conlleva, como en el caso de Irene Montero y Pablo Iglesias, el confinamiento de su mujer.

Con sus palabras, el líder de Vox, Santiago Abascal, confirmaba que es víctima de la pandemia que asola el planeta. Después de Ortega Smith, y de que este jueves conociéramos el positivo de la ministra Irene Montero y la consiguiente cuarentena de su novio, Pablo Iglesias, otra pareja queda afectada. Pero si el diputado ultraconservador está contagiado, su mujer, la influencer Lidia Bedman, estará en cuarentena, igual que sus hijos. 

Lea también: Así fue el encuentro de Letizia e Irene Montero: beso, apretón de manos y... ¿coronavirus?

Más allá de sus éxitos electorales, todo lo que rodea al líder del Vox cuenta con una especial repercusión mediática. Al poco de contar que estaba enfermo en sus cuentas, las redes sociales ardían. El poder mediático de lo relacionado con Abascal es inabarcable. Apoyamos esta afirmación con una dato: aquella noche en El Hormiguero de Pablo Motos, donde Santiago Abascal presentó su mejor cara, fue lo más visto de la TV con más de cuatro millones de espectadores y el 25,5% de cuota de pantalla. Aún hoy, el suyo sigue siendo el tercer programa más visto de la historia y el segundo con mejor share en 14 años de historia del programa.

Este diputado, que ahora deberá quedarse en casa con su mujer y sus hijos, mantiene al margen de su papel político una imagen pública de hombre saludable, fuerte y musculado, y en las redes le llaman "empotrador". Abascal es todo menos un enfermo vulnerable al coronavirus. Pero claro, eso es una imagen irreal, como hemos visto.

La influencer Lidia Bedman es sin duda la principal afectada por el positivo de su marido. Al igual que Pablo Iglesias con lo que le ha sucedido a Irene Montero, la pareja del enfermo corre por razones obvias serios riesgos de estar contaminada. Igual que sus hijos.

Lidia ha actuado como buena consejera en cuestiones de imagen y seguro que tiene que ver con el modo de comunicar en redes de Abascal, o con el aspecto que vemos en el parlamentario ultraconservador, porque Bedman es influencer (más de 200.000 seguidores en Instagram) y en eso del postureo sabe moverse. Con ella tiene dos hijos que se suman a los dos mayores del parlamentario, fruto del matrimonio civil que contrajo en 2002 y que se rompió en 2012. 

Ni pistola ni inmunidad a la enfermedad

Hubo un tiempo en el que a Abscal le perseguía el mito de que llevaba siempre consigo en el tobillo una Smith&Wesson. Pero no era verdad. El propio Abascal dijo que ya no la llevaba, aunque la tiene en casa, dice que para proteger a sus hijos. Antes sí la portaba: "Voy siempre armado con una Smith & Wesson. Al principio para proteger a mi padre de ETA; ahora, a mis hijos", declaraba hace tiempo. Nieto de un alcalde de la época franquista, no solo es amante de las armas, porque tiene licencia, sino que reivindica un cambio en la ley para que todos puedan tener en casa la suya. Ahora ha caído otro mito: el de hombre indestructible, casi inmune. Pero al caer Orega Smith, su compañero en Vox, poco ha tardado en sentirse mal y dar positivo: Abascal es humano.

La Primera Dama de uno de los partidos más polémicos del abanico nacional no se mojaba con ideologías hasta la  precampaña de las anteriores elecciones generales. La it girl se saltó esta norma no escrita el pasado 6 de octubre, durante el mitín que ofreció Vox en el Palacio de Vistalegre de Madrid. Bedman se trasladó allí junto a su esposo y sus dos hijos y, por primera vez, mostró su apoyo a la formación liderada por Abascal en Instagram. Lo hizo a través de una fotografía en la que aparece Jimena, su hija mayor, agitando dos banderas: la de España y la de Vox. No tenemos constancia de la presencia de Lidia en Vistalegre hace una semana, pero está claro que allí el virus campó a sus anchas, visto lo visto con Abascal y Smith.

En anteriores ocasiones, Lidia escribía como en esta imagen: "España siempre". La niña aparecía con el rostro tapado por un corazón, mientras que a su lado se apreciaba la figura de Abascal consultando el teléfono móvil.

Lea también - El verano del amor de Santiago Abascal y Lidia Bedman: de Irlanda a Cádiz

Tras esta breve incursión política, Bedman volvió a su faceta de influencer y compartió otra nueva imagen en la que desvelaba a sus seguidores dónde compró los zapatos que llevaba la pequeña.

Pero Bedman cuemta con una profesión bien adaptada al coronavirus, a la cuarentena y al teletrabajo. El negocio de influencer le permite seguir trabajando aislada, aunque no podrá salir a exteriores a hacerse ciertas fotos.Lidia cobra 500 euros por foto y hasta 1.300 por post. Según la directora de la agencia Influgency, Arantxa Pérez, a Lidia Bedman le sale muy rentable el negocio en las redes: "Por los seguidores que tiene podría pedir por compartir una foto unos 600 euros y por un vídeo o una publicación en su blog, con 5 fotos y palabras SEO, podría cobrar 1.300 euros.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carmen
A Favor
En Contra

Estas modas de fotitos y postureos fomentan el machismo y la superficialidad de la mujer (y del hombre, que en tonterías también hay igualdad).

Puntuación 2
#1